Crítica de Hacknet Game. | Team Fractal Alligator
Críticas

Hacknet, lo más parecido a hackear que harás nunca

Crítica de Hacknet Game. | Team Fractal Alligator

…si no eres un hacker de verdad, claro. Hacknet, desarrollado por el one-man-army Team Fractal Alligator, te hace creer que eres un pirata informático indagando por la red y rastreando IPs al ritmo de tu curiosidad y capacidad de aprendizaje.

La seguridad informática es una preocupación recurrente en la opinión pública. La vulnerabilidad que sentimos los profanos de la informática es total. Cualquier día pueden meter mano a nuestros archivos o nuestros sistemas operativos pueden ser pasto del virus de moda. El hacker, en el imaginario colectivo, es una figura enigmática que aún suena futurista. A menudo toma la forma de un genio asocial (véase Mr Robot) que se ve envuelto en guerras virtuales entre organizaciones de justicieros a lo Anonymous y grupos de crackers sin escrúpulos. El hacker medio, sin embargo, es más bien el cabrón que te ha petado la web sólo por demostrar que puede. En Hacknet puedes jugar a ser los tres tipos.

Aunque el juego salió en 2015 sin hacer demasiado ruido, ha cosechado una segunda oleada de buenas críticas (y nuevos jugadores) con el lanzamiento a finales de marzo de este año de la expansión Hacknet Labyrinths, que le da una vuelta de tuerca a la fórmula y ofrece una continuación de la historia. Recientemente se añadió el juego original al catálogo (The Vault) de Origin Access, el servicio de suscripción de EA, y se abrió la veda a los mods.

Los precedentes más similares de este género son Uplink y Duskers. Como en las desktop films, que se cuenta todo con la captura de un monitor, y parecido a las sensaciones del reciente Orwell, la frontera entre realidad y ficción es difusa. El juego es una interfaz, compuesta por un emulador de terminal, una vista de monitor, un mapa de la red con los nodos que vas descubriendo (servidores y dispositivos) y una columna para notas en la que también se representan gráficamente los procesos al ejecutar programas. En la esquina superior derecha accedes al correo electrónico por el que te llegan las misiones. No hay cinemáticas ni escenarios. Estás tú, convertido en hacker, sentado delante de tu ordenador en la vida real. No hay más transición con el mundo ficcional que el propio juego que estás ejecutando. Se rompe la cuarta pared. Esta autorreferencialidad se expresa en detalles como que al iniciar el juego te abra un terminal mostrando el código ejecutándose en tiempo real o que se te abra la disquetera si tecleas “openCDtray”.

Hacknet es al hackeo lo que Guitar Hero a tocar la guitarra

En efecto, tienes que teclear comandos UNIX en el terminal y te los tienes que aprender, pero no son muchos y se van consolidando poco a poco. La curva de aprendizaje es bastante suave y es la clave del equilibrio entre hacerlo realista e interesante, a la par que accesible sin conocimientos previos. No nos engañemos, Hacknet es al hacking lo que Guitar Hero a tocar la guitarra. Te sientes como un hacker, husmeando en sistemas ajenos encerrado en tu habitación, pero se te da la información que necesitas sin abrumarte, hay chuletas de comandos y ayuda consultables en cualquier momento, o puedes hacerte tú mismo una nota. También puedes navegar con el ratón en vez de con sólo comandos y la bendita tecla Tab te los autocompleta, al igual que los nombres de archivo. De no ser así, sería un coñazo estar escribiendo sin dejarse ningún punto.

Primer contacto. | Equilateral

Primer contacto. | Equilateral

Todo empieza al recibir un correo electrónico programado para ser enviado al morir su autor, un tal Bit que requiere nuestra ayuda. Bit nos pone varias misiones simples que sirven de post tutorial para aprender lo básico: navegar por los archivos, eliminar o descargarlos y las múltiples formas de superar la seguridad de un sistema.

Para el allanamiento de moradas virtuales, según el nivel de protección del objetivo, echaremos mano del arsenal de programas que iremos recopilando para abrir puertos o superar servidores proxy o firewalls. Cuando ya tenemos el starterpack de nuestro mentor póstumo, éste nos invita a una organización y desde ese momento iremos completando contratos y subiendo de estatus de una organización a otra de más nivel.

Crackeando un sistema informático. | Equilateral

Crackeando un sistema informático. | Equilateral

El juego apela a nuestra curiosidad y nos impulsa a ser autodidactas. Para progresar en las misiones se requiere perspicacia, comprensión lectora y, como todo en informática, paciencia. No es difícil, pero a veces hay que releer atentamente los correos electrónicos o rebuscar a conciencia la red para encontrar una pista. Los encargos suelen ser cortos y con una complejidad proporcional a nuestro nivel. Hay que prestar atención a lo que te piden e ir cimentando los conocimientos para aplicarlos en el futuro. Si cometes un error, lo más probable es que no puedas arreglarlo. Si eres poco cuidadoso, te puedes llevar un susto. No puedes cargar partidas, se guarda automáticamente cuando ocurre algo importante. Tienes que lidiar con las consecuencias como en la vida real, aunque puedes saltarte o abortar encargos.

Puedes usar tu ingenio para tirar de hilos opcionales y descubrir subtramas. Al trastear por los archivos ajenos encontrarás extractos de chats IRC chistosos y documentos privados paródicos, pero cuanto más urgues, antes te darás cuenta de que muchos están repetidos. En una misión tienes que acceder a una tableta que resulta ser del científico principal de XCOM y contiene textos copiados y pegados de los avances en la investigación de armas y alienígenas.

Extracto de chat IRC | Equilateral

Extracto de chat IRC | Equilateral

El juego está traducido al castellano, aunque hay bastantes títulos de documentos y nombres de programa que se han dejado en inglés, mientras que en algunos consejos se traducen los comandos UNIX cuando no debería, porque si no los tecleas en inglés, no te los va a leer el terminal.

Hay demasiados contratos iguales que, si bien son simples, se hacen tediosos y dilatan en exceso el avance de la trama principal, diluyendo su relevancia. No busquéis aquí ninguna trama ciberpunk bien desarrollada. Eso no quiere decir que sea aburrido, pero sí que se queda en un simulador sin un buen argumento que ayudaría a mantener un interés creciente y evitar misiones rutinarias. Algunos mods se han centrado en contar una historia; otros añaden variedad musical al limitado pero acertado repertorio de electrónica psybient y trance que, dicho sea, refuerza la concentración y el sentirse como el hacker arquetípico.

Y recuerda: borra siempre la carpeta de registros (/log) antes de salir, no dejes huellas.

Hacknet, lo más parecido a hackear que harás nunca
Comments
To Top