Artículos de opinión

Los Early Access invaden las consolas

Recreación de los Early Access invadiéndonos.

Lo primero que debemos hacer es preguntarnos: ¿qué es un Early Access? ¿Cuál es su objetivo? ¿Por qué desata pasiones y por qué tiene tantos detractores?

Empecemos por el principio:

Un Early Access es el lanzamiento de un videojuego, en fase de desarrollo, al mercado. De esta manera, el jugador puede adquirirlo por un precio inferior (se supone) al que tendrá el día de salida y, por otro lado, sirve a los desarrolladores para financiar el proyecto y pulir los posibles bugs que los jugadores detecten durante las partidas.

Parece que todos salen ganando, ¿verdad? Bajo mi punto de vista, hasta aquí parece que la iniciativa de los Early Access es muy enriquecedora. El feedback con la comunidad de jugadores es vital para que los desarrolladores sepan qué es lo que tienen que solucionar y qué aspecto del juego necesita más mimo y cariño. Por tanto, basándonos en este planteamiento, podríamos decir que es la manera más eficaz de alcanzar el videojuego perfecto. El mejor ejemplo que tenemos de este proceso de desarrollo de un videojuego es Minecraft, que constantemente aplica actualizaciones para eliminar aquellos errores que entorpecen el disfrute del juego.

Sin embargo, me gustaría que atendiéramos a las palabras “en fase de desarrollo”, porque hay mucha gente (y a los comentarios en Steam me remito) que piensa que está comprando un juego pulido de fallos. Un Early Access es una prenda a medio hacer, y el problema, no es que a este vestido haya que arreglarle las costuras, la cuestión es que nada ni nadie te asegura que finalmente vaya a salir a la venta… y ya lo has pagado. Para colmo, puede que te topes con un desarrollador un poco “listo”, que piense que con el dinero que ha ganado sacando a la venta la fase alfa de su juego, tiene ya suficientes ingresos para hacer las maletas e irse. Cube World es un ejemplo del lado oscuro de estos “accesos anticipados”.

Mirando el tema con un poco de distancia, podemos decir que están haciendo que la gente pague por un juego que ni siquiera está acabado. Que sí, que es muy bonito todo eso de que tanto la comunidad como los desarrolladores “trabajen” de manera conjunta, pero yo me pregunto: ¿y los beta testers? Desde mi punto de vista, el Early Access no es más que una manera de las empresas para sacarle beneficio a un juego por el que, mientras que antes tendrían que pagar a una serie de personas que le testearan el juego, ahora no solo les sale gratis el testeo sino que, además, ganan dinero. Independientemente de que finalmente salga el juego o no. Gracioso, ¿verdad?

Y eso está bien, o es relativamente aceptable, si lo hace una empresa indie, con pocos recursos, que sí necesita una fuente de financiación importante y que muy probablemente no se pueda permitir pagarle a un grupo de beta testers. Pero cuando leo que empresas como Sony, consolidadas, fuertes, con un alto impacto en el mercado, planea implantar los Early Access a sus juegos… No puedo evitar sonreír con un poco de picardía. ¿Desde cuándo Sony ha necesitado que la comunidad le reporte bugs? En una entrevista durante el E3 del 2014, Adam Boyes, vicepresidente de relaciones entre desarrolladores y publisher de SCE (Sony Computer Entertainment), afirmaba alegremente que «No queremos que alguien, al comprar un título, espere un producto completo y tenga una experiencia negativa».

En este sentido, Sony se sube al carro de los Early Access y, para ahorrarnos un disgusto, nos hace pagar por un juego que no está acabado.

Comments
To Top