Reportajes

Homosexualidad en los videojuegos: cuando el amor vence

La homosexualidad hecha consola. | SoyHomosensual

Hoy, el Gobierno de EEUU ha legalizado por fin el matrimonio homosexual. Bajo el lema #LoveWins millones de personas de todo el mundo han celebrado la decisión. Pero ¿cómo se ha tratado la homosexualidad en los videojuegos a lo largo de los años?¿Y los matrimonios gays?

Todo comenzó en California. Corría el año 2241, más de un siglo después de la Gran Guerra. Aunque ya había pasado bastante tiempo, Estados Unidos, o lo que quedaba de él, seguía sumido en un fangal de pobreza y radiación. Era una situación desesperante para muchos: la comida escaseaba, bandidos y saqueadores poblaban los hinóspitos caminos y multitud de enfermedades complicaban la vida fuera de los refugios. Sin embargo, no todo era malo, algunos sabían encontrar un brote verde en uno de esos charcos de estiércol. Ese brote a veces tenía la forma del amor, y en el Yermo, esa forma era cualquiera: el matrimonio, por primera vez en la historia, era libre, era amor.

Esta situaión en realidad no pertenece a 2241, sino a 1998. En ese año todos los niños que obtuvieron una copia de Fallout 2 pudieron ser testigos del primer matrimonio homosexual de la historia de los videojuegos, un límite que pareció haberse roto para siempre con el juego de Black Isle Studios (IceWind Dale, Baldur’s Gate) pero que años después, incluso hoy en día, sigue siendo un tabú para muchos. Y es que, como describió en 2012 la escritora de RPGs Patricia Hernandez, “California, el estado en el que transcurre Fallout 2, aún no ha legalizado el matrimonio homosexual, pero increíblemente ya era una opción en un juego hecho en 1998. En 2012 la mayoría de los juegos siguen sin incluir opciones de romances homosexuales, mucho menos matrimonios”.

El primer juego en incluir un matrimonio gay fue Fallout 2. | Listal

Dos años después del lanzamiento de Fallout 2, llegó a las tiendas una de las sagas más icónicas actualmente, que de hecho monopoliza el género de la simulación social. Estamos hablando, cómo no, de Los Sims.

En un juego en el que el objetivo principal es vivir (no sobrevivir) y cuya importancia reside básicamente en las relaciones interpersonales, era de esperar que los focos estuvieran puestos sobre si exisitiría o no la posibilidad de mantener relaciones homosexuales. Afortunadamente, los jugadores se encontraron con que esto era posible, pero con una gran pega: los sims del mismo sexo no se podían casar. Claro que es preferible pensar que, al ser un simulador social, se buscaba trasladar a la perfección las limitaciones que encontraban las personas reales a un mundo virtual, y en ese momento, ni siquiera el debate sobre la legalización del matrimonio homosexual tenía la suficiente fuerza. Sin embargo, es extraño pensar que una saga no permita el matrimonio con personas del mismo sexo pero sí con robots, como ocurría en Los Sims 2, en el que a lo máximo que podían aspirar los gays era a convertirse en pareja de hecho.

Boda lésbica en Los Sims. | BItspers

No sería hasta 2009, con la tercera entrega del simulador, cuando dos sims de igual género podían casarse libremente. La decisión no estuvo exenta de polémica, ya que en Rusia el juego salió a la venta con una calificación +18 por ese detalle. Algo parecido a lo que ocurrió en su siguiente entrega, Los Sims 4, cuyas críticas por incluir libertad a la hora de escoger cónyugue fueron solventadas con las siguientes declaraciones de Deborah Coster, desarrolladora del juego: “No tenemos plan de cambiar los Sims 4. Una de las características principales del Los Sims es dejar que los jugadores decidan como jugar al juego. Nosotros ofrecemos la simulación en mundo abierto y las elecciones del jugador y su creatividad hacen el resto”.

Antes de que Los Sims permitieran contraer matrimonio con quien el jugador quisiera, ya Peter Molyneux reintrodujo con Fable lo que ya se había adelantado en Fallout 2: la posibilidad de ligar, mantener relaciones y, por supuesto, casarse con personas del mismo sexo. Esto iba a más, el juego incluso permitía travestir a protagonista, lo que lo convertía en todo un referente de la libertad sexual.

Otra gran aportación a la normalización de la homosexualidad en el mundo de los videojueos la hizo BioWare. Tanto en Dragon Age como en Mass Effect las relaciones homosexuales están a la orden del día. Ambos dan una gran importancia a la interacción del protagonista con los demás personajes, por lo que este tipo de idilios no eran algo secundario. Algunos ejemplos de personajes homosexuales son Zevran el elfo antillano y Anders el mago en Dragon Age o Steve Cortez en Mass Effect, aunque en Dragon Age no sólo se podían mantener relaciones con personajes conocidos, sino que existían burdeles en los que trabajaban, incluso, elfos transexuales.

El particular método de interacción con los personajes de Mass Effect fue parodiado en Saints Row IV con su ya conocido tono satírico, pero sorprendentemente con cierto grado de normalidad, puesto que el protagonista, fuera masculino o femenino, podía copular con todos los tripulantes de la nave (incluyendo un robot) de forma totalmente natural.

Escena de amor entre dos hombres en Saints Row IV. | Destructoid

Uno de los últimos casos de incorporación de matrimonios homosexuales viene de Japón, concretamente del juego Fire Emblem Fates, que a través de un comunicado anunció esa posibilidad: “Podemos confirmar que ‘Fire Emblem Fates’ incluye la posibilidad de que se realicen matrimonios homosexuales entre los principales personajes creados por el jugador y otro personaje”. No termina ahí el comunicado, sino que prosigue con una explicación de la razón por la que se ha añadido esa posibilidad: “Creemos que nuestras experiencias de juego deberían reflejar la diversidad de las comunidades con las que trabajamos”.

Pero, ¿por qué es necesaria una justificación? Cabe recordar que en Japón ya tuvieron problemas anteriormente con el tema de la homosexualidad, en concreto cuando Nintendo tildó de “bug” los matrimonios homosexuales en Tomodachi Life para, después de multitud de quejas de los usuarios, mantener su postura de no aceptar matrimonios homosexuales en el juego.

En conclusión, en los videojuegos han evolucionado muchas cosas, pero otras, como este y otros determinados tabúes sociales, se han mantenido casi intactos a lo largo de la historia, con algunas valientes excepciones que han obtenido tanto alabanzas como protestas. Solo queda esperar a ver si la industria de videojuegos reacciona positivamente ante la legalización del matrimonio homosexual en EEUU y comienza a tratar con normalidad este tema, tal y como demandan muchos usuarios.

Comments
To Top