Sin categoría

Referencias cinematográficas de los protagonistas de GTA V

Cartel de Vinewood en GTA V. | GTA Wikia

No es que os descubramos gran cosa al decir que la saga de videojuegos Grand Theft Auto ha bebido desde sus inicios del gran cine (y de las grandes series de la televisión). Aún así, como somos grandes deudores de la saga de Rockstar, hemos decidido analizar las referencias cinematográficas de los protagonistas de GTA V. Comencemos.

Michael Townley

O como se hace llamar, Michael De Santa. Representa el muy desgastado cliché del italoamericano rellenito y vividor, que arrastra un turbio pasado criminal y sobrevive como puede la monotonía de una jubilación forzosa en los chalets de lujo de Los Santos. ¿A quién nos recuerda el señor De Santa? Miradlo desde este punto de vista. El pobrecillo es un sociópata incapaz de sentir empatía por nadie, que necesita de la adrenalina que le proporciona la violencia para escapar de la depresión, que vive una mentira encerrado dentro de la sociedad cuando su única intención fue siempre abusar de ella. ¿No se da un aire al protagonista de Los Soprano? Las similitudes entre ambos van más allá. El punto de inflexión en la vida de Tony Soprano se produce en el momento en que, a raíz del desmayo que sufrió cuando una bandada de patos abandonó su piscina, Tony comienza a ir al psiquiatra estableciendo un estrecho vínculo con la doctora Melfi. Por su parte, la vida de Michael cambia drásticamente cuando unos delincuentes roban su velero, al que quiere más que a su propio hijo, y en la operación de rescate conoce la valía del que será desde entonces su pupilo.

Adorable psicópata...

Adorable psicópata… | Shook Down

Pero un personaje de estas características se presta a tener más influencias. Michael De Santa no es únicamente Tony Soprano, es la mezcla de este y Carlito Brigante, criminal puertorriqueño al que el actor Al Pacino daba vida en Carlito’s Way, digan lo que digan la gran joya del director Brian de Palma. Brigante es un legendario delincuente local que, al salir de prisión, se marca como meta ganar el dinero suficiente para retirarse a unas islas paradisíacas junto con su pareja. Si bien Michael pudo lograr ese retiro que a Carlito siempre le estará vedado, nunca llegó a estar satisfecho con su nueva vida y, claro está, terminaría volviendo a las andadas. Pero los dilemas morales que se plantean en Carlito’s Way, tales como la lealtad a los antiguos compañeros de armas o la imposibilidad de renunciar a ser como eres, son una constante en las aventuras de Michael por todo San Andreas.

Franklin Clinton

El chaval de la pandilla. Que de chiquillo inocente tiene poco, pero al lado de los otros dos admitamos que está un poco verde. Franklin es un aprendiz de criminal, de gran criminal, pero por el momento se dedica a hacer sus propios chanchullos para ganarse la vida. Robar coches para el dueño falto de escrúpulos de un concesionario o patear algún que otro trasero junto a su amigo Lamar. Todo le vale para conseguir hacerse un nombre, aunque estas labores lo estén llevando más cerca de la muerte que del éxito. Inconsciencia de la juventud. Esa juventud que no ha sido corrompida, por el momento. Llena de sueños y locas ambiciones, que suelen acabar siempre en el terrible choque con la dura realidad. Y la aceptas y sobrevives o caes en el abismo.

De ahí que veamos en Franklin una versión barriobajera de Vincent Mancini, hijo bastardo de Sonny Corleone, quien en El Padrino III consigue la protección de su achacoso tío Michael (Corleone, no De Santa) el cual ve en su sobrino al futuro heredero de la familia mafiosa que lidera. Vincent, quien ha adquirido el temperamento de su padre, a diferencia de este dirige parte de esa pasión volcánica hacía el gran amor que siente por su prima (imaginémosla por un instante sin el careto de Sofía Coppola). Además, mientras que Sonny Corleone nunca pudo aprender nada de su padre, el gran Vito encarnado por Marlon Brando, y actuaba siempre con una actitud demencial que llevaba a su familia a la ruina, al menos Vincent se deja instruir por Michael adquiriendo así una sabiduría equiparable a la de su antecesor. Esta relación de instrucción guarda muchas similitudes a la mostrada entre Michael Townley y Franklin, pero se puede aderezar un poco más.

Vincent Mancini | Mundo Blá

Vincent Mancini | Mundo Blá

Pero la amistad, o lo que sea, que surge entre Michael y Franklin no solo es equiparable al ejemplo dado con la tercera entrega de El Padrino. Los absolutos no existen. Más bien sería un término medio entre esta y la que se recrea entre Jesse Pinkman y Mike Ehrmantraut en la serie Breaking Bad. El asesino a sueldo Mike recibe como encargo liquidar al drogadicto Pinkman ya que este pone en riesgo el futuro del prometedor negocio que se monta Heisemberg. Sin embargo, vueltas de la vida, Mike acoge en su seno al pobre Jesse, al que comienza a educar en las artes de la guerra, encariñándose de él como si fuera ese hijo que se menciona en un spin-off posterior. El patetismo de ambos los hace más cercanos a los protagonistas de GTA V que los infalibles mafiosos italianos.

Trevor Philips

No hay término medio con el personaje más emblemático de GTA V. O lo amas o lo odias. Con él, el estereotipo de paleto se ha dotado de tal complejidad y taras psicológicas que el resultado es tan original como complicado encontrarle algún parecido razonable. Ojalá el maravilloso Cletus de Los Simpson fuera un poco más hipster. Pero no me imagino al pobre Cletus desayunando restos humanos, aplastando la cabeza de un pobre cornudo después de que le pillará tirándose a su novia o experimentando continuamente vivencias paranormales (en realidad, alucinaciones propias del abuso de drogas duras). Bueno, esto último quizás sí. Pero no se acerca ni de lejos.

Hablamos del extremista y desquiciado Trevor Philips, al que solo podemos catalogar de una forma. Como el cúmulo de todos esos paletos aislados en las montañas de Kentucky, traficantes de drogas que en sus ratos libres beben o cazan (o beben mientras cazan) ciervos con fusiles de asalto, que tan bien se reflejan en la serie Justified, una de las grandes olvidadas. Trevor, al igual que el imponente Boyd Crowder, jamás abandonará Harlan con vida. Ojo, no nos referimos al sentido más literal del término, no hemos dado ningún spoiler. Ni del juego ni de la serie. Para finalizar, ¿os lo imagináis como el driver de Drive, Ryan Gosling? Se parecen tanto como un cangrejo a un escorpión.

Easter Egg de GTA V | Ziff Davis

Easter Egg de GTA V | Ziff Davis

Comments
To Top