Artículos de opinión

Lara desentierra la polémica sobre los videojuegos exclusivos

Rise of the Tomb Raider vuelve a resurgir la polémica en torno a los videojuegos exclusivos, un tema que, a pesar de los años, todavía continúa presente en la industria.

El próximo título de la cazarrecompensas Lara Croft parece traer de vuelta algunos viejos fantasmas del pasado, el de los videojuegos exclusivos. Rise of the Tomb Raider fue anunciado durante el último E3, pero parecía que de forma exclusiva para la consola de Microsoft, o al menos eso rezaba durante la conferencia de éste: “Only on Xbox One”.

Sin embargo, los últimos rumores apuntan a que el título también podría salir en PS4 y PC. The Know, el mismo canal de YouTube que desveló la existencia de Dark Souls III, ha anunciado que las aventuras de Lara Croft estarán disponibles en 2016 en la plataforma de Sony, un año después de su lanzamiento en Xbox One. Este hecho, además, parece que traería consigo una reducción del precio del juego, que aproximadamente rondaría los 40$.

Rise of the Tomb Raider| Square Enix

Rise of the Tomb Raider| Square Enix

Todavía no hay ningún tipo de confirmación oficial por parte de Square Enix o Crystal Dynamics, aunque teniendo en cuenta la filosofía que últimamente están siguiendo con respecto a las exclusividades en los videojuegos, no sería de extrañar que esto terminase ocurriendo.

Parece que, de nuevo, algunas compañías intentan usar una estrategia que la generación pasada ya puso en evidencia su debilidad: comprar una videoconsola por un título. Está claro, las producciones internas siempre van a existir y, obviamente, éstas solo se encontrarán disponibles en los sistemas de sus creadores. Es imposible imaginar un Uncharted en Xbox al igual que lo es un Halo en PlayStation. Pero eso no ocurre con los juegos procedentes de desarrolladoras externas, o al menos, no suele.

Se acabó comprar una PlayStation 3 para jugar a Final Fantasy XIII, Resident Evil 5, Tekken 6 o Metal Gear Solid Ground Zeroes. Los videojuegos exclusivos no tienen sentido, y los desarrolladores se han dado cuenta de ello. No sé exactamente qué cifra habrá puesto sobre la mesa Microsoft para asegurarse el próximo Tomb Raider, ni si estos beneficios serían superiores en el caso de ser multiplataforma. Tras algo así, se pueden pensar dos cosas: la primera, que la cantidad de dinero es astronómica; y segunda, que los desarrolladores no esperan tener demasiadas ventas con ese título y aprovechan esa “subvención” para recaudar un dinero que, aun siendo menor, está asegurado.

Final Fantasy XIII| Square Enix

Final Fantasy XIII | Square Enix

Por esta razón, aquellos juegos considerados como obras maestras no tienen ningún miedo a anunciarse como multiplataformas. Xbox One, PS4 o PC, no importa cual tengamos, podremos jugarlo. La generación anterior fue un duro golpe en el mentón para algunos, confiados de que ese añorado título únicamente se iba a encontrar disponible en su consola. Pero pensadlo, todos perdemos con esto, tanto si lo valoramos desde el punto de vista empresarial como del jugador. En el primer caso se limita a la desarrolladora, obligando a lanzar ese título en una sola plataforma; mientras que en el segundo, los discriminados son los usuarios, “o compras esta videoconsola o no juegas, por eso debes escoger la nuestra”. Ese podría ser el argumento de Sony o Microsoft.

Pero eso se acabó. Rise of the Tomb Raider es solo un caso aislado de (junto a Bloodborne) una práctica que cada vez se profesa menos. Es un retazo de aquel egoísmo y discriminación que en el pasado intentaba provocar que nos aferráramos a una compañía como si nuestros ingresos dependiesen de ésta. No somos “sonyers” o “xboxers”, somos amantes de los videojuegos.

Comments
To Top