Descubrimientos

Los 5 juegos españoles que queremos ver en PlayStation #Gamepolis2015

5 juegos españoles que nos gustaría ver en PlayStation.

Durante la tercera entrega del festival de videojuegos Gamepolis multitud de estudios presentaron los videojuegos con los que buscaban encontrar la financiación de inversores interesados en apoyar esos títulos. Muchas de estas ideas eran realmente interesantes e innovadoras, por lo que nos gustaría poder disfrutarla desde nuestras consolas. Estos son los cinco juegos españoles que nos gustaría ver en PlayStation:

Shaman Beat de Alquimiaware

Se trata de una aventura de exploración basada en puzzles de percusión que bebe de la fuente de juegos como Patapón o Rythim Paradise, pero que en ningún momento intenta copiarlos. El control minimalista del Chamán protagonista hace que el juego se pueda adaptar fácilmente a las consolas de SONY, ya que sólo se necesitan dos botones para seguir el ritmo de este musical mundo.

Stand de Shaman Beat en Gamepolis 2015. | Equilateral

Stand de Shaman Beat en Gamepolis 2015. | Equilateral

Un juego tranquilo, sin presiones de tiempo o de enemigos que puedan matarte: el Chamán habla con la naturaleza a través de la música en un ambiente cuidado y relajado. Las canciones que se van aprendiendo permiten interactuar de una forma u otra con el escenario hasta el punto de que una canción recién aprendida puede servir para abrir una nueva vía que estaba bloqueada antes, lo que aumenta enormemente las posibilidades de exploración del juego.

La integración visual de la música del escenario es de las pocas guías que ayudarán al jugador durante esta travesía, consiguiendo así que la resolución de los puzzles dependa más del ingenio que de la habilidad musical. Uno de sus puntos fuertes es su diseño artístico, basado en las pinturas primitivas de los aborígenes australianos, que no queda ensombrecido por la música, tal y como se podría esperar en un juego de estas características.

Shaman Beat se lanzará en dispositivos móviles como primera toma de contacto, ya que los dos desarrolladores que conforman el estudio Alquimiaware no disponen de los medios y de los contactos necesarios para publicar en PlayStation, aunque no es algo que descarten.

 

Song of Horror de Protocol Games

Lovecraft, Sillent Hill y el primer Alone in the Dark han influído el juego del estudio Protocol Games, formado por tres personas. Este título de terror, que le da gran importancia al argumento, presenta un sistema de muerte perpetua de sus personajes: en cada capítulo hay un número determinado de personas con la que puedes jugar y, si mueren todos, debes empezar desde el principio. En total hay 16 personajes, pero la historia principal está centrada en uno de ellos, que es precisamente con el que menos se juega, ya que si él muere no hay más oportunidades.

Todos los peligros que acechan al jugador acontecen de forma aleatoria, tal y como pudiera suceder en P.T., y hay que medir mucho las decisiones que se toman para no morir y perder un personaje, ya que tampoco disponemos de ninguna mecánica de combate con la que defendernos de las criaturas que aparezcan. La ambientación tenebrosa está bien conseguida en parte por el buen trabajo del estudio con las luces dinámicas, que rompen la oscuridad que reina en los distintos escenarios.

Stand de Song of Horror en Gamepolis 2015. | Equilateral

Stand de Song of Horror en Gamepolis 2015. | Equilateral

Después de 10 meses de desarrollo Song of Horror llegará primero a PC, aunque sus creadores ven muy probable que el videojuego llegue a PlayStation 4 como título descargable.

Walk Boy de UpWare

Es un juego de mecánica simple, del estilo endless run en el que lo único que se puede hacer es saltar pulsando un botón para esquivar obstáculos y enemigos. En realidad, este videojuego está enfocado a la tecnología móvil, de partidas rápidas con el objetivo de recoger monedas y alcanzar la mayor puntuación posible, pero las innovaciones añadidas por los chicos de UpWare hacen que este juego merezca un hueco en este reportaje.

La premisa de este juego es que el chico que lo protagoniza es capaz de viajar en el tiempo gracias a su walkman, pero cuando se le estropea se ve condenado a saltar de época en época sin ningún tipo de control. Lo innovador es que si durante una carrera en una época el jugador altera más de lo normal el ecosistema de esa época, cuando salte a la siguiente esta se habrá modificado de forma que la dificultad se verá incrementada, por lo que uno de los objetivos más importantes del juego es no tocar nada que pueda cambiar el futuro.

Equipo de desarrollo de Walk Boy. | Equilateral

Equipo de desarrollo de Walk Boy. | Equilateral

Cada época tiene tanto su forma de jugar como sus objetos especiales que te ofrece el propio juego, pero que no servirán de nada si has llenado el indicador de alteración temporal del nivel anterior. La dificultad del juego, en una última instancia, te la marcas tú mismo con tus acciones del pasado.

La personalización del personaje principal, cuyo diseño recuerda intencionadamente al de Marty McFly, será también un añadido en la versión final del juego, la cual se espera en principio únicamente para dispositivos móviles, aunque una vez más las ganas de publicar en PlayStation se hacen patentes en los desarrolladores, que hacen cábalas con la posibilidad de convertir Walk Boy en un juego de plataformas adaptado a consola si SONY se interesase por ellos.

Slap Village de Monkey Toons

Stand de Slap Village en Gamepolis 2015. | Equilateral

Stand de Slap Village en Gamepolis 2015. | Equilateral

Si mezclas humor, vaqueros, conspiraciones alienígenas y viajes en el tiempo obtienes Slap Village, una autodenominada ‘loca ensalada Western’ que protagonizan Lourditas y su ratón Rasta. La historia gira en torno al viaje que la protagonista realiza a casa de su abuela en unas vacaciones que parecían normales hasta que, al llegar al pueblo que da nombre al juego, empiezan a suceder cosas extrañas; su abuela, un prototipo de hippie de los años 60, ha desaparecido, y todo apunta a que está involucrada en una extravagante trama que tendremos que resolver.

Esta investigación la realizaremos utilizando un sistema similar al de las aventuras gráficas clásicas, algo que un principio puede obstaculizar su adaptación a PlayStation 4, aunque también incorpora una serie de minijuegos que hacen que la experiencia no resulte monótona y aburrida.

La idea del estudio Monkey Toons es hacer una trilogía, aunque este primer capítulo servirá como prueba para comprobar si el juego realmente encuentra su público.

Pirates Treasure Hunters de Virtual Toys

Hablamos ahora del juego más consolidado de los cinco. Este MOBA de creación española fue lanzado en Corea, un país propicio para este sistema de juegos dado el asentamiento de las ligas de eSports, y se encuentra aún en beta cerrada. Tal y como contó Gilberto Sánchez, el responsable editorial de Virtual Toys, es un juego free-to-play que huye del modelo pay-to-win, aunque reconocen que hay mucho mercado para este segundo sistema económico.

Presentación de Pirates Treasure Hunters. | Equilateral

Presentación de Pirates Treasure Hunters. | Equilateral

El juego destaca por la incorporación de mecánicas cooperativas dentro de los equipos, más allá que en cualquier otro MOBA, algo que llevó a uno de los grandes publishers coreanos a apostar por él. También resulta innovador por la posibilidad de controlar vehículos y de interactuar con el escenario, tanto para moverse por él como para atacar a los contrincantes. La temática pirata da mucho juego a la hora de crear escenarios, aunque también ofrece muchas posibilidades en la creación de personajes con habilidades únicas.

Comments
To Top