Artículos de opinión

Si Varoufakis fuera un personaje de videojuego

Varoufakis como un auténtico luchador callejero. | Yllomorpheme

“Cargaré con orgullo el odio de los acreedores”. Si no supiéramos que esta frase la ha pronunciado Varoufakis al renunciar a su cargo como Ministro de Finanzas de Grecia podríamos pensar que algún personaje de videojuego ha verbalizado esta épica sentencia antes de lanzarse a pelear contra algún jefe final. Y es que si Yanis fuera el protagonista de un videojuego dejaría en pañales a más de un antihéroe wannabe de tratamiento plano y descafeinado (y sí, te miro a ti, Rico). La única razón por la que el ex-ministro no podría ser el personaje de un juego es porque ya lo es, y no uno, sino muchos.

Una perfecta pose de protagonista. | Angelos Christofilopoulos

Una perfecta pose de protagonista de videojuego. | Angelos Christofilopoulos

Varoufakis es genial. Entiéndanme, genial como personaje. Tiene carisma, es inteligente, suelta chascarrillos, tiene porte, una moto y ese aura de rebelde que hace que más de uno empezase a ver las noticias cuando Syriza saltó a la palestra. Cualquier guionista podría dotarle de una buena historia que mereciera la pena jugar (y si no siempre queda colocarlo como protagonista de algún Call of Duty). Los aspectos que le han hecho tan popular han podido verse antes en grandes figuras de los videojuegos, casi como si el griego fuera un collage de todos ellos, a pesar de que asegura que, aún habiendo trabajado en VALVE, no ha jugado a nada desde la época de Space Invaders.

La personalidad: el incauto pertinaz

Si hay algo que destaca de Varoufakis es su carácter. El intrépido economista es capaz de sacar una sonrisa incluso a aquellos europeos que tanto le odian, ese comportamiento gamberro y desenfadado recuerda a alguien, quizás a cierto asesino del Renacimiento… Si, es cierto que hay multitud de personajes de videojuegos que tienen (o intentan tener) ese desparpajo, pero no todos lo consiguen.

Varoufakis va un paso más allá, no es como James Heller, el protagonista de Prototype 2, cuyo humor brota de la necedad, no, él quiere decir algo y lo dice con las palabras exactas, las cuales resonarán en las cabezas de todos. Tiene gran mesura, aunque no lo parezca, porque nunca lo parece, al igual que ocurre en el caso de Ezio Auditore y Nathan Drake. De la mezcla de ambos obtendríamos un curioso y chulesco engendro cuyos comentarios no dejarían indiferente a nadie, ¿no es la perfecta definición del ex-ministro?

¿Y si Nathan y Yanis compartieran aventura? | Gameinformer

¿Y si Nathan y Yanis compartieran aventura? | Gameinformer

Los ideales: el deber del indebido

Muchos videojuegos versan sobre luchas contra el poder establecido, y es ahí donde muy probablemente encajaríamos a Varoufakis. Aunque en un primer momento el nombre que me vino a la cabeza fue Faith, la protagonista de Mirror’s Edge, su historia está tan mal contada que tristemente casi no pudimos ni atisbar reflexiones revolucionariasen el primer juego de la saga (algo que, espero, se solucione en ME: Catalyst).

De pronto recordé unas declaraciones de Varoufakis que vienen a pronosticar su dimisión: “Mi mayor miedo, ahora que he aceptado el reto, es que me puedo convertir en un político”. El miedo a convertirte en tu propio enemigo, en aquello en lo que más odia. Eso me recordó inevitablemente a Fable 3, ese juego en el que puedes decidir si ser bueno o malo con tu pueblo y que, dependiendo de la elección obtendrás un resultado u otro: si eres malo, tu pueblo se salvará, si eres benévolo, desaparecerá.

Todo por el pueblo. | Peva

Todo por el pueblo. | Peva

Esa diatriba que experimenta un personaje que no debería estar ahí, tan cerca del poder, pero que es tan esencial para el devenir de la sociedad no podía hacer otra cosa que recordarme a Yanis Varoufakis.

El vehículo: el noble corcel mecánico

Muchos personajes tienen símbolos que les hacen reconocibles en todo momento; puede ser un arma, una prenda o un tatuaje. En algunos casos este símbolo se materializa en forma de vehículo, y ese caso sería el de Varoufakis si fuera un personaje de videojuego.

Él y su moto son inseparables. No cabe duda de que ese medio de transporte siempre se ha relacionado con la rebeldía, por lo que a veces no parece casualidad que sea el que Varoufakis utiliza. Si esto fuera una web de cine, estaríamos hablando de que el personaje que mejor se adapta a él es Butch Coolidge, encarnado por Bruce Willis en la genial cinta de Tarantino ‘Pulp Fiction’. Sin embargo, dado el escenario que nos rodea, cambiaremos a Quentin por Hideo y a Bruce por Eva.

"El Euro está muerto". | appy-pollyloggies

“El Euro está muerto”. | appy-pollyloggies

Cada vez que recuerdo esa escena en la que Eva hace su primera aparición en Metal Gear Solid 3 paseando la rueda de su moto por la cara de Ocelot, echo en falta mi PlayStation 2 para poder rememorarla. Ahora, de vez en cuando, imagino a Varoufakis encima de esa moto, marcando el dibujo del neumático en la mejilla de Angela Merkel mientras sonríe pícaramente.

Eva se despide con su moto. | Metal Gear Informer

Eva se despide con su moto. | Metal Gear Informer

El físico: la calva que enamoró a Grecia

Algunos le han comparado con Voldemort y no les falta razón, pero en los videojuegos también contamos con calvas ilustres que se asemejan a la de Varoufakis. Todos estaréis pensando ya en, al menos, uno de ellos dos y con ambos Yanis tiene algo en común.

Por suerte, con el que menos en común tiene es con el primero: el Agente 47. El protagonista de la saga Hitman luce un impecable casco rapado rematado en la nuca con su archiconocido código de barras. La elegancia le define, y lo mismo podemos decir de Varoufakis, que aún huyendo de la tradicional, aburrida y sosa corbata ha conseguido marcar tendencia con un estilo muy personal que pasaríamos a juzgar si esto fuera una revista de moda.

El segundo personaje con el que Varoufakis guarda cierto parecido no podía ser otro que Kratos. En realidad tampoco hay nada positivo en tener algo en común con el dios de la guerra. Por suerte, además de la falta de pelo sólo están relacionados por su origen: Grecia. En la mismísima capital de la Hélade nació el ex-ministro, aquella por la que Kratos pululaba decapitando centenares de enemigos y pintándolo todo con su sangre, dejando así un panorama más desolador que el corralito que atraviesa ahora el país.

Dios de la Guerra. | PlayStation

Dios de la Guerra. | PlayStation

En definitiva, así como todos los personajes son un cúmulo de incontables influencias, ya sean directas o indirectas, Varoufakis es un personaje fácilmente trasladable al mundo de los videojuegos si se supiera sacar partido a aquellos rasgos que le hacen único.

Comments
To Top