Fan art de Hyper Light Drifter. | jacobpeltola
Críticas

El nostálgico homenaje de Hyper Light Drifter

Fan art de Hyper Light Drifter. | jacobpeltola

Al analizar un producto, sea del tipo que sea, tendemos a compararlo con los que se nos han quedado guardados por diversos motivos en nuestra memoria. Es algo que no podemos evitar, y si bien es cierto que a veces este proceso ensalza la obra estamos tratando, otras veces la puede empequeñecer sin que esta tenga culpa.

Estamos ante un videojuego rico en influencias. Alex Preston, creador y encargado del diseño y la dirección artística, habla de Hyper Light Drifter como un homenaje a los videojuegos de 8 y 16 bits de finales del siglo pasado, como la hipotética descendencia que dejaría la unión entre clásicos como The Legend of Zelda: A Link to the Past y Diablo, añadiendo un combate más dinámico y endiablado. Tus hazañas se desarrollan en un hermoso mundo post-apocalíptico; la naturaleza, poderosa e imponente como en Nausicaä del Valle del Viento, ha ido tapando con el paso del tiempo las heridas de una antigua catástrofe, de la cual aún podemos encontrar monumentales y pequeños restos, como en mi amado Dark Souls.

Hyper Light Drifter | Hearth Machine

Hyper Light Drifter | Hearth Machine

Nos introducen en la historia con una espectacular cinemática, y una vez tenemos el control, el contexto y las pequeñas historias (en las que se tratan temas como el racismo y el abuso de poder) que rodean y enriquecen el acontecimiento principal se nos muestran a través de escasos testimonios en forma de imágenes con los que nos obsequian algunos npcs, la arquitectura y el paisaje. Si no lo sabéis ya os lo digo yo, soy un acérrimo defensor de la narrativa que se utiliza en los juegos de From Software, y si bien es cierto que sobre el papel Hyper Light Drifter se basa en el mismo método para contar su historia, no utiliza bien los recursos de los que dispone para que funcione: los npcs que nos hablan no deben ser ni el 20% de los que vemos, y lo que nos dicen la primera vez que los encontramos, que es bien poco, no variará aunque obviamente estén sucediendo cosas importantes tras nuestro paso por sus vidas. El paisaje aunque en ocasiones es esclarecedor y nos ofrece estampas espectaculares a la vez que reveladoras, es interesante en unas cuantas zonas de paso, pero la mayoría de lugares que visitamos por oficio son repetitivos visualmente y no están tan inspirados.

Donde creo que funciona realmente Hyper Light Drifter es cuando tenemos que usar nuestra espada para acabar con las hordas de enemigos que a veces llenan la pantalla. Con las ya de sobra conocidas mecánicas de espadazo, disparo y esquiva, disfrutamos de combates tan frenéticos y complicados como satisfactorios. Hay muchos tipos de enemigos, sus ataques y comportamientos están bien diseñados y diferenciados, y con el avance iremos desbloqueando habilidades y nuevas armas de fuego las cuales nos permitirán ir puliendo nuestro estilo de combate. Como ya he dejado caer, este juego no perdona, y como vayas con poca vida, y se mezclen la ferocidad con la que atacan los enemigos y el número con el que te puedes encontrar, se te puede complicar mucho la vida durante un buen rato. Es en ocasiones cuando esta cuando te tienes que dar cuenta de que el juego te está diciendo: “Acostúmbrate a morir, o investiga un poco más y te refuerzas, porque aquí te vamos a dar hasta en el cielo de la boca”.

Los bosses actúan como exámenes en los que se evalúa lo aprendido en cada zona, y cuando luchas contra ellos puedes aplicar lo que has ido aprendiendo, porque su comportamiento (y apariencia) es el bizcocho deforme que sacas del horno habiendo metido en una batidora a todos los enemigos a los que te has enfrentado hasta llegar a él, un par de cucharadas de levadura, y polvitos blancos variados.

El diseño de niveles notable, y nos invita a investigar y a mirar con lupa cada recoveco por si hubiera pasadizos hacia zonas secretas. Además la mecánica de esquivar sirve como una especie de salto que da mucho juego gracias a la colocación de plataformas de todos los tamaños y tipos, que conectan el mapeado y potencian mucho los enfrentamientos.

La exploración aparte de satisfactoria, a veces puede ser necesaria

La exploración aparte de satisfactoria, a veces puede ser necesaria | Equilateral

Visualmente no deja indiferente, eso un hecho, pero me escama que los tráilers mostraran casi que lo más destacable. Aun así, el trabajo a nivel visual en Hearth Machine es de matrícula de honor. Cada personaje está animado con mimo y estilo, y no sólo en las 4 direcciones que a priori se trabajan en vista isométrica. Artísticamente tiene personalidad y destellos de puro talento, pero no mantiene el nivel de forma regular, y la atmósfera hipnótica que consigue con ciertas estampas, se pierde en muchas de las “mazmorras”, que bajo mi punto de vista desmerecen el conjunto. No quiero dejar la impresión de que este juego no destacado técnica y artísticamente, porque ciertamente hay momentos cautivadores en los que la combinación entre la música o la falta de esta, y una imagen reveladora, nos pueden dejar boqueabiertos. Simplemente yo esperaba más de esto.

Tengo curiosidad por cómo maduraré este juego, porque puedo afirmar que merece mucho la pena, pero no puedo negar que me deja un ligero conflicto interno sobre si me ha gustado mucho, o simplemente es un buen juego. Con suerte, tras la batalla, lo que quede en mi recuerdo sean tan poético como el reino que visitamos en esta aventura.

El nostálgico homenaje de Hyper Light Drifter
Comments
To Top