Críticas

Furi, un espectáculo de luces y sonido

Art work de Furi. | PlayStation

The Game Bakers nos trae su nuevo título, Furi, un videojuego que nos hace enfrentarnos a distintos ‘Jefes finales’ en un espectáculo de luces y sonidos.

El estudio francés The Game Bakers nos trae Furi, un videojuego de estilo ‘hack and slash’ en tercera persona, en el que tendremos que derrotar a un puñado de ‘Jefes’ para conseguir escapar de una prisión. Y todo acompañado por un estilo visual muy colorido y una banda sonora electrónica para acompañarnos en los combates. Furi está gratuito para los miembros de PS Plus durante el mes de Julio. Así que vamos a ver si Furi es mucho más que machacar botones o si, por el contrario tendremos que arrojar el mando por la ventana.

El planteamiento principal de Furi no es otro que la venganza, la excusa más utilizada para justificar el que nuestro personaje asesine indiscriminadamente a todo bicho con vida. Aunque, hay que añadir que a la venganza se le une las ansias de libertad que posee nuestro protagonista. Después de haberse pasado mucho tiempo encerrado en una prisión y haber recibido innumerables tipos de tortura, el protagonista silencioso de Furi consigue escapar de su celda con la ayuda de un personaje muy peculiar. A partir de aquí tomamos el control del guerrero torturado para derrotar a todos los Guardianes que habitan en cada una de las plantas que tiene la prisión.

furi 1

Uno de los paseos que nos llevan al siguiente enemigo. | Equilateral

Lo primero que hay que destacar de Furi es su diseño artístico. Han aprovechado el motor Unity para crear un estilo con colores muy vivos y tonos eléctricos, unidos a una iluminación de neón muy psicodélica que le da un toque muy futurista. Los diseños de los personajes están a cargo del dibujante Takashi Okazaki, el creador de Afro Samurai. Y esto se nota en el aspecto del protagonista, con la misma forma de andar y de moverse que el Samurai. Y también en el diseño de los ‘Jefes’, cada uno con un ‘look’ muy marcado y único, muy del estilo de Okazaki. Gran parte de la espectacularidad de los combates reside en el aspecto visual, toda la pantalla se llena de colores con diferentes contrastes y luces. Aunque con tantos brillos en la pantalla y la lejanía de la cámara es difícil ver donde esta nuestro personaje.

Otro aliciente indispensable en esta mezcla de luces y acción es la música. Con artistas como Carpenter Brut, The Toxic Avenger, Lorn, Waveshaper o Kn1ht, los temas frenéticos y electrónicos están asegurados. Dan la pincelada perfecta al cuadro que nos presenta The Game Bakers, adecuándose perfectamente a cada combate o bajando el ritmo en las secciones entre ‘Jefes’. Es todo un detalle que al pausar el juego, en la esquina inferior derecha nos ponga la canción y el autor de la música que estamos oyendo en esa parte del juego.

Pero hay que hablar ya de la jugabilidad, un juego donde se valora la precisión y la habilidad de los jugadores debe de tener un buen control. Y en cierta medida lo tiene, aunque con algunos peros. Tengo que añadir que en la versión de PC el juego te recomienda utilizar un mando, avisándote ya que va a ser muy complicado dominarlo con teclado y ratón. También te recomienda ajustar la dificultad en ‘normal’ para disfrutar plenamente de la experiencia de Furi. Porque en ‘fácil’ no nos dura ni dos horas y solo disfrutamos de la historia principal. Pero los combates también tienen cosas que contarnos.

Furi te recomienda ajustar la dificultad en ‘normal’ para poder disfrutar plenamente de la experiencia que los desarrolladores han ideado para ti

Comenzamos la aventura siendo rescatados de nuestra celda por un extraño personaje con máscara de conejo, que recuerda al amigo imaginario de Donnie Darko. Por lo que intuimos que el juego va a estar lleno de alucinógenos. Tomamos el control del personaje y observamos que solo podemos caminar lentamente y que no hay más camino que el que nos muestra el escenario. La cámara es siempre fija, vamos a estar muy ocupados machacando otros botones como para que tengamos que preocuparnos de la cámara. Incluso en estas secciones previas a los combates. Únicamente debemos caminar hacia delante mientras nuestro “salvador” nos cuenta detalles del mundo, o nos da información del enemigo al que vamos a enfrentar. Para añadir mayor restricción, si pulsamos un botón el personaje caminará automáticamente hacia su objetivo, sin detenerse a menos que volvamos a pulsarlo de nuevo. Haciendo de estas secciones una cinemática con posibilidad interactiva que debemos aprovechar para descansar y prepararnos para el siguiente combate. Además de disfrutar de escenarios impresionantes. Me gusta el ambiente de seriedad que le dan al juego pero me hubiese gustado más libertad para explorar los escenarios y poder desestresarme después de un duro combate.

Y llegamos a los combates, la temática principal de Furi que bebe de lo visto en No More Heroes o incluso Shadow of the Colossus, aunque este último le daba mucha más importancia al viaje hacia cada coloso. Una cinemática nos presenta al Guardián que debemos derrotar y acto seguido comienza el combate. Cada enemigo tiene distintos ataques y patrones de movimiento pero todos tienen aspectos comunes. Por ejemplo, todos los jefes poseen varias fases, 4, 5, 6, 7… dependiendo de cada uno. Y cada una tiene dos barras de vida, una azul que es como su escudo y otra naranja que representa su vida real. La barra ‘azul’ siempre se la tendremos que quitar aprovechando todo el escenario, pero la ‘naranja’ nos obligará a estar más cerca del enemigo con una barrera que nos impide separarnos de él. Nos fuerza a un combate cuerpo a cuerpo mucho más peligroso. Al quitarle estas dos habremos pasado de fase y pasaremos a la siguiente donde el enemigo cambiara sus ataques y movimientos, volviéndose aún más rápido y difícil. Tenemos que tener en cuenta que nuestro personaje posee 3 barras de vida, cada vez que nos quitan una se reinicia la fase en la que estemos, y si perdemos las 3 se reinicia el combate desde el principio. Esto es exigente pero no hay que desesperar porque durante el combate disponemos de algunas ayudas. Cada vez que superamos una fase se nos cura la actual barra de vida, también podemos coger curas por la pantalla disparándole a unos orbes verdes, aunque no se distinguen bien en fases donde toda la pantalla está llena de orbes luminosos. También nos curan un poco cuando bloqueamos un ataque enemigo de forma exitosa. Estos son los aspectos comunes de cada combate, básicamente tenemos que esquivar los ataques enemigos y golpearles en el momento adecuado hasta vaciar todas sus vidas… básicamente.

furi 3

Los combates son un festival de luces y sonidos | Equilateral

Para derrotar a los Guardianes disponemos de dos armas, una pistola de rayos y una katana. Con el stick derecho controlamos la pistola, mientras lo mantengamos en una dirección esta disparará continuamente. De esta forma podemos atacar a distancia a nuestro enemigo, o a sus ataques para anularlos. Luego disponemos de la katana con la que podremos atacar y bloquear, siendo los contraataques un elemento fundamental para poder atacar a los enemigos y sobrevivir a ellos. También tenemos un botón para desplazarnos rápidamente y poder esquivar los ataques, cuanto más lo pulsemos más lejos nos desplazaremos. Aquí es donde encuentro un fallo en el diseño de controles, la mayor parte del tiempo estaremos disparando con el stick derecho, pero el enemigo no para de lanzarnos ataques, por lo que tenemos que esquivar muy a menudo. Me resulta muy difícil hacerlo si tengo que estar pasando del stick a la X continuamente, pierdo valiosos segundos que me hacen perder vida. Hubiese sido más lógico colocar la esquiva en uno de los gatillos para no soltar el stick derecho que, como ya he dicho, sirve para disparar y romper ataques enemigos, es imprescindible. Cada enemigo es único y nos ataca de diversas formas, por lo que es indispensable estudiarnos sus patrones de ataque para saber en qué momentos atacar cuerpo a cuerpo, cuando esquivar, cuando bloquear y cuando parar, porque en muchas ocasiones los enemigos se ponen de color dorado para indicarnos que son invulnerables.

Este videojuego nos podrá a prueba con combates árcade de distintas fases y dificultad progresiva, premia enormemente la habilidad. Además se vuelven verdaderos espectáculos audiovisuales con escenarios preciosos, luces y colores vivos, música perfecta para cada momento y conversaciones durante los combates al más puro estilo anime. Es en estos momentos donde Furi nos cuenta su historia, el por qué estábamos encerrados, quienes son los guardianes, qué es esta prisión y la más importante ¿Qué me he fumado para que el ‘señor conejo’ no pare de seguirme?

furi 2

La cámara fija cambia conforme nos movemos para ofrecernos los mejores planos | Equilateral

Furi no inventa nada nuevo pero con sus mecánicas hace lo que muchos intentan imitar y pocos consiguen. La sensación de sacrificio y recompensa de la saga Souls, el notar que aprendemos con cada error y que con nuestro esfuerzo y habilidad, podemos superar cualquier reto. Si un enemigo se nos resiste, lo mejor es dejar de jugar, descansar con otra cosa y cuando volvamos, lo derrotaremos sin problemas. Furi no pasará a la historia por su gran trama ni su innovación, pero desde luego ha sabido cautivarme con un espectáculo de luz y sonido. Además de hacerme creer que soy bueno en los videojuegos, eso ya es un punto positivo.

Furi, un espectáculo de luces y sonido
Comments
To Top