Lurditas meditando. | Equilateral
Críticas

Slap Village, una aventura gráfica del montón bueno

Lurditas meditando. | Equilateral

Crear una aventura gráfica hoy en día y no caer en los errores del género es difícil. Slap Village casi lo consigue con carisma, humor y minijuegos.

Mi primer encuentro con Slap Village fue en Gamepolis 2015, evento malagueño en el que pude hablar con sus desarrolladores sobre las intenciones que tenían con esta aventura gráfica de corte clásico, que busca el point and click como mecánica básica pero al mismo tiempo usa los minijuegos para evitar el hastío. No pude probarlo, pero la idea me quedó clara y me pareció una solución bastante buena con la que intentar escapar del sopor que me supone jugar ese tipo de juegos. Además, la historia también me llamó mucho la atención en su día: mezclaba aliens, conspiraciones, viajes en el tiempo y otras tantas locuras enmarcadas en un lejano oeste anacrónico. Es una premisa que mola, y con una trama así podría hacer el esfuerzo de jugar a una aventura gráfica tal y como hice con Dead Synchronicity (de verdad, no me gustan nada).

Un año después el primer episodio de Slap Village se ha puesto a la venta en Steam gracias a la producción de Tizona Interactive. Slap Village: Reality Slap es el primero de tres capítulos que conformarán la trama completa de la aventura de Lurditas, la protagonista de esta historia. Todo comienza con una cotidiana visita de Lurditas a casa de su abuela, pero la normalidad va a durar lo que tardes en abrir el primer baúl de la primera habitación en la que apareces; ahí verás el primer objeto irreverente que te abrirá las puertas de un mundo ilógico pero consecuente.

Lurditas investigando una mina abandonada. | Equilateral

Lurditas investigando una mina abandonada. | Equilateral

Y es que el humor es la piedra angular de Slap Village. De hecho yo diría que es lo que va a hacer que te decantes entre si te gusta o no. Teniendo en cuenta que todos los aspectos de un producto cultural son subjetivos, creo que el humor es el que menos se puede obviar. O te gusta, o no. A mí el tipo de humor de Slap Village no me termina de convencer, prefiero otro tono, pero admiro que hayan construido una obra en torno a bromas, parodias y referencias teniendo en cuenta lo poco que abunda este tipo de guiones en los videojuegos. Es arriesgado hacer que todo tu videojuego gire en torno al humor porque te puedes quitar de un plumazo a un gran sector de tu público objetivo que no conecte bien con tu estilo.

Como digo, a mí no me ha gustado mucho el tipo de bromas que tiene, pero lo que no puedo evitar reconocer lo bien que están integradas en la trama. Tiene que ser difícil darle concordancia a un mundo tan loco y enrevesado (y además darle un trasfondo ecologista tan marcado y necesario), un mundo en el que te puedes encontrar tanto un cerdo de carreras que sólo corre con bebidas energéticas como un portal espaciotemporal al que sólo se puede acceder conectándole un pendrive. Este tipo de mejunjes sólo sale bien cuando todo el equipo creativo tiene las ideas y los objetivos claros, algo que parece que Monkey Toons ha tenido muy en cuenta.

Anacronismo tras anacronismo; así avanza Slap Village. | Equilateral

Anacronismo tras anacronismo; así avanza Slap Village. | Equilateral

Otra cosa en la que se nota que los desarrolladores de Slap Village han puesto empeño es en su dirección artística. Por un lado tenemos el magnífico doblaje al español en todos los personajes importantes, desde Lurditas hasta el surfero que tiene una casa hawaiana en mitad del desierto. Aunque no haya mucha variedad de actores de doblaje, sí que hay diversidad de registros que dotan a cada persona con la que hablas de un carisma propio. Quizás le pondría la pega de que a veces es un poco exagerado -ese acento andaluz…-, pero Slap Village en sí es un juego exagerado. De hecho eso también se nota en el diseño de los personajes, que es otro aspecto que quería destacar; se nota que Moonkey Toons es un estudio que ha trabajado en animación, porque jugar a Slap Village es prácticamente como jugar a una serie animada. La identidad visual de este título es, sin duda, uno de sus puntos fuertes, si no el mayor.

En cuanto a la jugabilidad poco se puede decir. Es una aventura gráfica aderezada con minijuegos que buscan, como dije antes, evitar que la partida se vuelva monótona. Algunos lo consiguen y otros no, aunque ninguno consigue aportar demasiado al juego. Son paréntesis anecdóticos que cubren un espacio narrativo. Para eso funcionan de lujo. El grueso jugable -como no podía ser de otra forma- es la investigación a lo point and click, lo que significa que Slap Village va a cometer los mismos errores que la mayoría de aventuras gráficas (soluciones enrevesadas, facilidad para quedarse atascados…). Pero también consigue algo que no es tan sencillo de alcanzar; consigue transmitir esa sensación de que todo está conectado, de que dos elementos a priori sin relación acaban sirviendo para resolver un misterio o desbloquear una zona. Esto le viene al pelo teniendo en cuenta la mezcla de conceptos absurdos que tiene su historia.

En uno de los minijuegos tienes que vencer a tu contrincante en un pulso de pies. | Equilateral

En uno de los minijuegos tienes que vencer a tu contrincante en un pulso de pies. | Equilateral

Como aventura gráfica Slap Village es impecable. Esto no quiere decir necesariamente que sea bueno o malo, sino que capta a la perfección la esencia de su género para traducirla en una historia a la que se adapta desde el primer minuto. No soy un amante de este tipo de videojuegos y tampoco me ha llegado al corazón el humor de Monkey Toons, pero he disfrutado con el universo de Slap Village. No sé, es un juego entrañable, supongo que por el carisma que tiene. Este primer episodio ha superado las expectativas que me habían creado sus desarrolladores en Gamepolis 2015, y (aunque no estoy de acuerdo con el modelo episódico que han escogido para narrar su historia) espero con ganas el segundo capítulo de la vida de Lurditas.

Slap Village, una aventura gráfica del montón bueno
Comments
To Top