Boor es una flor que se abre poco a poco. Hermosa y trágica. | Dazlog Studio
Indiespaña

Descubriendo Boor, una flor que se abre poco a poco

Boor es una flor que se abre poco a poco. Hermosa y trágica. | Dazlog Studio

Plataformas y puzzles, esa es la base de Boor. Esa y una historia hermosa y trágica que se abre poco a poco; como el capullo de una rosa.

En el pasado Salón Manga de Jerez tuve la enorme suerte de jugar a Boor, de Dazlog Studio, una apuesta curiosa y preciosista de Daniel Moreno, un chico de 23 años que se autodenomina (con razón infinita) “a one-man-army game Studio“.

Pensado en un primer momento como un una aventura corta para la Jam de málaga del 2014 el proyecto de Boor pronto creció. Su creador simplemente no tuvo suficiente con la pequeña parte de la historia que había contado… y en 2015 consiguió el apoyo del público en  Steam Greenlight para su aventura de puzles y plataformas. Casi un año más tarde, por fin, tenemos nuevas de este titulo que promete gráficos minimalistas y una historia… fuera de lo corriente.

Oscuro y creepy en ciertos momentos, ¡me encanta el arte del juego! | DazlogStudio

Oscuro y creepy en ciertos momentos, ¡me encanta el arte del juego! | DazlogStudio

Lo primero que te llamará la atención, como me la llamó a mí, es que los gráficos son la mínima expresión de lo que podemos llamar gráficos: colores planos, rojo, negro y blanco, ambientes oscuros, pocos detalles, sombras… Pequeño, estrecho, mínimo, siempre lo justo para narrar lo que quiere narrar.

Porque se trata de eso: de narrar una historia. Los dibujos (hechos a mano, que no se nos olvide) con los cuales nos deleita el juego son expresionismo y minimalismo a partes iguales: cuentan con una fuerza que sorprende al principio y cautiva después; pero siempre están puestos al servicio de lo que quieren contar.

Eden es un paraje bello... pero que esconde muchos secretos. | Dazlog Studio

Eden es un paraje bello… pero que esconde muchos secretos. | Dazlog Studio

Pero, claro, estamos hablando de que Boor quiere narrar algo ¿Qué es lo que quiere contar? Pues algo diferente, aunque al principio suene a más de lo mismo, es mi respuesta. La historia de Boor es la de una niña (ella es la que da nombre al videojuego) que aterriza de forma algo “accidentada” en un planeta desconocido: Eden. Con tu nave muy escacharrada decides adentrarte a pié en el abandonado planeta, en busca de ayuda. Pronto darás con rastros de una pasada civilización humana devorada por la naturaleza… pero sin un solo alma con vida que nos pueda contar qué ha pasado o echarnos una mano.

Cientos de extraños ojos nos vigilan, desde la distancia, y mientras vamos avanzando y acercándonos a lo que parece ser la única instalación que queda en pié en el planeta… descubriremos que nuestros acompañantes no tienen precisamente buenas intenciones.

Por suerte, aunque va desarmada, nuestra pequeña heroína (que se da un aire a caperucita roja que no puede con él) cuenta con un poder curioso que va a ser el que nos salve el culo en Eden: el desdoblamiento. Esta será la base total de la jugabilidad de Boor y, aprender a manejar su capacidad para convertirse en una especie de fantasma y abandonar su cuerpo sólido, será lo único que nos ayude en los puzzles de este simpático plataformas en 2D.

¡Minion, pulsa ese botón!. | Dazlog Studio

¡Minion, pulsa ese botón!. | Dazlog Studio

¿Por qué la niña puede hacer esto? ¿Por qué estaba en una nave espacial? ¿Qué ha pasado con los seres humanos en Eden? Pues de eso trata el juego: de que busques las respuestas a estos enigmas. Pero para ello, y siguiendo una técnica que en escritura se llama “show don´t tell”, vamos a tener que sudar.

El juego transcurre “en silencio”. Las cinemáticas brillan por su ausencia. Boor va desgranando su argumento, para nada infantil a pesar de todo lo que podamos pensar por los dibujos, a base de diálogos con los diferentes personajes con los que nos iremos encontrando. A base de bocadillos sobre NPCs y pequeños monólogos que, aunque parezca mentira, nos irán descubriendo un mundo oscuro y bastante triste: experimentos con humanos, robots que se revelan, niños soldado

¿Como puede ser que un plataformas 2D basado en puzzles trate semejantes temas? Pues no lo sé, pero lo hace muy bien. Tan bien que, para mi, el eje al rededor del cual gira Boor es su historia. Una historia que se va abriendo a nuestros ojos poco a poco, puzzle tras puzzle, sin grandes revelaciones… pero dejándonos helados con sus implicaciones más de una vez. Como una flor que se abre por la mañana.

"Señorita, la conmino a que abandone su actitud violenta o nos veremos obligados a usar la fuerza". | Dazlog Studio

“Señorita, la conmino a que abandone su actitud violenta o nos veremos obligados a usar la fuerza”. | Dazlog Studio

Pero quizás algo de todo esto ya os haya llegado, al fin y al cabo no estoy diciendo nada que no se comentara en 2015 (más allá de que por aquel entonces no había una versión final y hoy sí), lo que seguro que no os suena tanto es lo siguiente: Badland Games se ha interesado en el proyecto y, muy probablemente, tengamos versión para PS4 más temprano que tarde, como dijo salvador.

Yo no sé vosotros, pero a mi me está llamando.

Descubriendo Boor, una flor que se abre poco a poco
Comments
To Top