Cuadrados, circunferencias, triángulos, flechas... | Parallel Circles
Críticas

Flat Heroes es mucho más que un party game

Cuadrados, circunferencias, triángulos, flechas... | Parallel Circles

No sólo de multijugador local vive el indie español Flat Heroes, sino que también destaca por otras muchas cosas como el game feel o su diseño artístico.

Ay, la repetición; el alfa y el omega de todo videojuego. Creo que no se me ocurre ningún título que no tenga como base el ensayo y error. Intentarlo, fracasar, volver a intentarlo. Nivel tras nivel, mundo tras mundo, partida tras partida, juego tras juego. Se podría decir que la maestría con la que se trata la repetición separa un buen juego de uno malo. Así, títulos que utilizan este sistema como inspiración narrativa tendrían asegurado un hueco en el salón de la fama del mal llamado ocio electrónico, desde la representación jugable del método científico en Boson X hasta la expresión máxima del concepto roguelike en Nuclear Throne. La repetición es algo innato en los videojuegos, y en vez de intentar evitarlo, algunos creadores optan por convertir esa desventaja en uno de los puntos fuertes de su producto. Los dos españoles que conforman Parallel Circles parece que son conscientes de esto y han construido su ópera prima, Flat Heroes, en torno a una repetición placentera, de esas que enganchan y hacen muy difícil dejar de jugar.

Casi tan complicado como dejar de jugar a Flat Heroes es clasificarlo en un género concreto. La campaña de marketing de sus desarrolladores ha ido encaminada a describirlo como un título ideal para jugar con amigos, ya sea compitiendo o colaborando. Luego explicaré por qué creo que es una clasificación que se queda algo corta, con todos mis respetos hacia el trabajo de los desarrolladores y entendiendo que a veces es necesario acotar tu producto para que llegue al gran público. Por el momento nos quedaremos con que es un juego de plataformas 2D en el que controlas un cuadrado con el que tienes que ir resolviendo niveles y enfrentarte a bosses cada cierto tiempo. Figuras geométricas, plataformas, colorido… Muchos lo desecharán por creer que es uno de esos juegos genéricos de móvil que abundan la Play Store. Nada más lejos de la realidad.

La guerra geométrica ha comenzado. | Parallel Circles

La guerra geométrica ha comenzado. | Parallel Circles

Como adelantaba antes, creo que también es fácil caer en el error de pensar que Flat Heroes es “sólo” un party game, es decir, uno de esos juegos con multijugador local que sirven para animar las reuniones de amigos. Si bien es cierto que sirve muy bien a ese propósito -sobre todo en los modos competitivos-, creo que es muy injusto relegarlo a ese subgénero teniendo en cuenta todo lo que ofrece en su faceta para un jugador. He disfrutado mucho jugando a Flat Heroes yo solo, y, aunque me ha supuesto un reto muy difícil en algunos niveles, no he tenido la necesidad imperiosa de requerir ayuda de un tercero. ¿Qué significa esto? Que el diseño de niveles de Flat Heroes es muy bueno, producto de una dedicación exclusiva por parte del equipo de desarrollo, lo que es digno de admirar en una época en la que abunda lo procedural, lo aleatoriamente generado.

Jugar a Flat Heroes es sinónimo de disfrutar, de divertirse. Ya no sólo por el buen diseño de niveles, sino también por el game feel, un aspecto del juego que los chicos de Parallel Circles han querido destacar de forma maestra en su juego. Y lo han conseguido. Como podéis adivinar el game feel es la sensación que se siente al ponerse a los mandos de un videojuego, cada uno de los estímulos que se reciben cuando se interactúa con un título: sonidos, vibración del mando, físicas de los objetos… Son, en definitiva, pequeños detalles que los jugadores nos tragamos de forma involuntaria pero que van fraguando en nuestra mente una percepción positiva de la jugabilidad del juego. En Flat Heroes esto está llevado al límite, por lo que es un placer jugar partida tras partida. Aquí es donde hay que recordar eso que dije de la repetición placentera. Se podría escribir mucho sobre cómo es el game feel de este videojuego, pero sería como desgranar una receta por ingredientes para intentar saborear un delicioso plato. No quiero cometer ese error. Lo ideal es no quedarse con las ganas de pegarle un buen mordisco a Flat Heroes.

Tal y como el resto de enemigos, los jefes finales de Flat Heroes están muy bien diseñados

Por otra parte la repetición es menos rutinaria gracias a la variedad de “enemigos” que vamos a ir encontrando durante el juego. Esto va en consonancia al buen diseño de niveles del que hablé antes, pero creo que merece un momento de reflexión aparte. En Flat Heroes vas a tener que huir de peligros más o menos típicos en un juego de plataformas, con la diferencia de que tu campo de juego es muy reducido: un espacio cuadrado en el que a veces tocar los bordes te conduce a la muerte instantánea. La forma en la que el juego va introduciendo nuevos peligros está muy bien pensada, de manera que cuando crees que controlas los retos que te propone un segmento del videojuego, da una vuelta de tuerca más para que te tengas que retar a ti mismo a consegui superarlo. Los jefes finales, que los hay, son una figura que dota al juego de un tempo y un ritmo que no me esperaba en un título de estas características -yo caí en el error de creer que era un party game al uso- ya que cada mundo tiene uno al final y debes vencerlo para conseguir pasar al siguiente conjunto de niveles (además de desbloquear modos multijugador y nuevas paletas de colores). Como el resto de enemigos, los jefes finales están realmente bien diseñados.

Escenarios coloridos y dinamismo constante. | Parallel Circles

Escenarios coloridos y dinamismo constante. | Parallel Circles

Otra de las cosas que más me ha sorprendido de Flat Heroes es que el juego no tiene sprites. Según sus desarrolladores, todo lo que aparece en pantalla está creado a través de código. No sé cómo puñetas lo habrán hecho para que les salga tan bien -tampoco sé lo común que es esto en el mundo de los videojuegos- pero es impresionante pensar que el cuidado diseño artístico de Flat Heroes es puro código. Con relación al game feel del que hablaba antes (y del que inevitable y evidentemente han presumido sus creadores durante la campaña de marketing) aquí es donde se percibe el detalle y el mimo con el que han tratado al juego desde Parallel Circles.

Concluyendo, el juego me ha encantado. Es versátil, ya que se puede disfrutar tanto solo como en compañía, y en ambas facetas va a dar lo mejor de sí. Tanto es así que podrían parecer incluso dos juegos distintos. No veo razones para no tener Flat Heroes en tu biblioteca de Steam. Y aunque afortunadamente en esta web no ponemos notas a los videojuegos, si tuviera que ponerle una a este no bajaría del 10.

Flat Heroes es mucho más que un party game
Comments
To Top