Descubrimientos

Salón Manga de Jerez 2016, donde conocí a mis nuevos amores indies

Salón Manga de Jerez 2016, donde conocí a mis nuevos amores indies. | Logo oficial del Salón Manga de Jerez
Salón Manga de Jerez 2016, donde conocí a mis nuevos amores indies. | Logo oficial del Salón Manga de Jerez

El 24 de septiembre estuve en una cita a la que no podía faltar como friki: el Salón Manga de Jerez 2016. La asociación Nexo Indie me dio muchas alegrías ese día.

Llegué al Salón Manga de Jerez con muchas ganas de ver cosplays chulos, a una dibujante/mangaka que me encanta (luego descubrí que venían dos más que también me encantaban y ya se me hicieron los ojos estrellitas de colores) y, por supuesto, con la idea de probar videojuegos indies. Nexo Indie era la encargada de organizar la zona indies de la GamerCon 2016, evento que se celebraba dentro del propio Salón Manga de Jerez 2016, y allí que me dirigí yo con ganas de probar cosas.

Zombie Rising – Flee or Fight

Ahí andaba yo, hermoso como un oso, con mi libretita debajo del brazo y buscando novedades jugables. Y mira: no me decepcionaron para nada, había un porrón de cosas interesantes. Para empezar me acerqué a un stand donde daban gominolas, por eso de que romper el hielo con chuches siempre es más fácil. Se trataba del de Flee or Fight, una compañía indie con un runner de zombies que regalaba deliciosos cerebros de gelatina.

En Zombie Rising lo de la historia… como que no hace falta. ¡Tú mata cosas y corre, pecador! | Flee or Fight

En Zombie Rising lo de la historia… como que no hace falta. ¡Tú mata cosas y corre, pecador! | Flee or Fight

La idea principal del juego es que, mientras correteamos por los mundos del señor, tenemos que superar diferentes escenarios compuestos siempre por los tres mismos “hitos”: primero huimos mientras matamos zombies a tiros con nuestras diferentes armas, luego nos emboscan y tenemos que barrer a esos cabronazos de la faz de la Tierra, y por último nos enfrentamos a un jefe final. Y en todo el proceso ganamos oro que nos servirá para comprarnos armas más tochas y mejorar las que tenemos. El proyecto andaba ya casi en fase final, por lo que pude observar, y no le quedaba más que resolver algunos glitches gráficos (bichos que se congelan y tal, lo típico).

Me sorprendió gratamente el planteamiento: los runners son un género que no se da, tradicionalmente al menos, al grinding. Lo habitual es que los runners tiren de habilidad y sean juegos “de hacer cola” (los típicos a los que se les puede dedicar diez segundos sin sentirte mal por abandonar la partida). En este sentido la idea es bastante refrescante. Mientras hablaba con su desarrollador me comentó que la idea era implementar dos tipos de monedas: una “soft” que puedas ganar in-game matando zombies y otra “hard” por la que habría que pagar; pero, con todo y con eso, hizo mucho énfasis en que el juego iba a ser totalmente F2P y que solo pagaríamos por “acelerar las cosas” o por “grandes bonos” y ayudas. Tiene potencial para ser uno de los grandes en mi móvil; aunque no tantas como el siguiente.

Taps & Dragons – Ninja Code

Imagen promocional de Tap&Dragons. | Ninja Code

Imagen promocional de Tap&Dragons. | Ninja Code

De Flee or Fight pasé a Ninja Code Studio, un estudio indie que anda publicando con Genera (sí, los que tienen los derechos de Star Wars para móviles y lo están petando fuerte, esos Genera) y que estaba exponiendo su nuevo Cliker llamado Tap & Dragons. Cuando les pregunté que cuando salía me miraron, se rieron y me dijeron que ya estaba en Google Play desde hacía un tiempo, que lo que habían venido a enseñar aquí eran las nuevas mejoras que le habían implementado.

Ninja code para mi se ha convertido en sello de calidad. | Ninja Code Studio

Ninja code para mi se ha convertido en sello de calidad. | Ninja Code Studio

Yo no sé a vosotros, pero a mí los clickers me flipan: desde que probé Tap on titans suelo llevar uno en mi móvil siempre, porque la premisa de los bucles, las reliquias, los artefactos y los héroes… me vuelven loco. El problema es que aún no había encontrado nada que mejorase, o siquiera igualase, a ese mítico Tap on titans. Pues bien: en el Salón Manga de Jerez dejé de buscar. Tap & Dragons tiene todo lo que tiene el mejor Cliker que he jugado jamás y encima lo mejora: buenos gráficos, simple pero adictivo, con pantallas lo suficientemente largas como para que sean un reto pero no eternas…y lo que para mí ha sido mejor de todo: fusión de héroes.

Si habéis jugado a Tap on Titans recordaréis que uno de sus problemas, o al menos a mi me lo parecía, era que la compra de héroes y de sus subsiguientes habilidades no significaba nada más que una subida del DPS o del DPT. Llegaba un punto en que ya te daba igual la cara del tío; no eran más que escalones para poder seguir progresando. Pues bien, esto los chicos de Ninja Code lo solucionan de una forma tremendamente elegante: los héroes se fusionan unos con otros y, durante el juego, vas a tener que decidir a quien juntar con quien pues no vas a poder pillarlos a todos al mismo tiempo. De este modo los héroes se convierten en algo parecido a un árbol de habilidades único que, conforme vas evolucionando, va suponiendo mejores y diferentes habilidades. Para muestra un botón: un cierto héroe de fusión, que retiene todas las habilidades de sus predecesores, te permite causar un “Sangrado” sobre tus enemigos mientras que otro puede revivirte a otro héroe caído una vez al día. Pero no puedes tenerlos a los dos, tendrás que elegir.

Por otra parte las mazmorras diarias, que en Tap on Titans se limitan a la pelea con un boss cada vez más fuerte, en este caso serán auténticas mazmorras que deberás terminar en un límite de tiempo, con monstruos que te pondrán estados alterados o con peculiaridades tales como que solo les afecte cierto elemento de tus héroes o que solo se les pueda hacer daño con cierta habilidad de la protagonista. Decidme que no es una pasada porque yo ya lo tengo bajado.

El desarrollador también me habló de que están implementando ahora un modo online para poder jugar con más amigos y que su objetivo es “tener todo lo que ya hay en cualquier otro cliker, y mejorarlo”. Para mí ha sido sin duda uno de los dos descubrimientos mayores de toda la jornada, una burrada de juego que pesa solo 70 mb y que, aunque de momento no tiene todo lo que prometen, ya para mi está en top. Como le metan todo lo que me dijeron que le meterían…

Origami Invaders – Chicken Indie Games

El juego que da nombre a la compañía es un “space invaders” con un gato montado sobre una gallina que dispara panales de miel… original es quedarse corto. | Chicken Indie Games

El juego que da nombre a la compañía es un “space invaders” con un gato montado sobre una gallina que dispara panales de miel… original es quedarse corto. | Chicken Indie Games

Salí del Stand de Ninja Code con ganas de seguir allí para siempre, pero sabiendo que habría muchas otras cosas que me gustaran. El siguiente en mi lista fue Chicken Indie Games, un estudio con un juego peculiar cuanto mínimo. Me encontré rápidamente probando una versión móvil de Origami Invaders, un juego que parece ser que ya ha salido para Xbox 360 y que no es otra cosa que un Space invaders típico tópico de toda la vida.

¿Que qué tiene de peculiar? Bueno, pues resulta que, tal y como se ve en la imagen, eres un gato montado en una gallina disparando panales de miel a unos bichejos de papiroflexia. La idea me pareció muy divertida, y el juego en sí está bastante bien para pasar el rato… pero claro, se te queda corto.

Fue entonces cuando su desarrollador me comentó lo que de verdad hace de este juego para móvil una auténtica maravilla: el modo padre. Al parecer Chiken Indie Games no está buscando con este juego un solo título más o menos chulo, no, está planteando toda una iniciativa educativa: su aplicación va aparejada a un proyecto de “gamificación de la educación”. La idea es que tú, padre, puedas controlar desde el móvil las horas que juega tu hijo, el cuando y el como; pero no se queda ahí y da un pasito más allá: añade la posibilidad de premiar actitudes de la vida real con monedas del juego, e incluso que sean los propios personajes del juego quienes lo feliciten cuando se porte bien o le amonesten cuando se porte mal. Me quedé pilladísimo con la idea.

Es la primera vez que veo un proyecto educativo que no solo no trata de negar el acceso de los niños a las nuevas tecnologías para “facilitar su enseñanza”; sino que incluso sincretiza y se apoya de los videojuegos, tradicionalmente denostados como medio de enseñanza (¡Uuuuh,uuuuh! Soy el fantasma del “po un niño mató a sus padres porque jugaba mucho” ¿Me reconoces?). Realmente me pareció una genialidad.

La idea es, según el desarrollador, que Origami Invaders sea el primero de una serie de juegos enfocados al público más “pequeño” los cuales contarán con un “modo padre” desde el cual, con una sola aplicación, se podrían controlar todos y llevar este “proceso de gamificación”. Espero que el proyecto siga adelante y no se quede en eso, en un proyecto, porque podríamos estar hablando de una idea revolucionaria si se ejecuta bien.

Drakonoid – Fraxel Games

Me gustó el concepto de está compañía... aunque es demasiado simplista. | Equilateral

Me gustó el concepto de está compañía… aunque es demasiado simplista. | Fraxel Games

Así que tres de tres: había pisado tres stands y los tres me habían sorprendido: un runner con componentes grinder, un cliker como nunca había visto y una vuelta de tuerca a un clasicazo. La tarde prometía y… puestos a jugar clásicos ¿Por qué no pasar de un Space Invaders a un Arkanoid de toda la vida? Los chicos (y la chica) de Fraxel Games tenían expuesto un Arkanoid que mezclaba un dragón que juega con drones con la invasión de unos aliens de gominola. Sí, como lo oís: aliens de gominola.

El planteamiento, como veis, es genial para un enamorado del bizarrismo como yo… pero, desgraciadamente, se queda muy corto. Drakonoid, que así se llama el título, es el segundo videojuego que saca esta compañía para Android… y ninguno de los dos me ha conseguido llegar todo lo que debería. Es una pena, porque en diseño de personajes y mundos está muy bien, pero tanto la interfaz (absurdamente simplista, lo siento chicos) como lo básico de los controles (es casi imposible que se te caiga la pelota, incluso llegué a jugar con 8 al mismo tiempo, debido a que con un simple “tap” la raqueta se teletransporta a donde tú le mandes) hacen de este título una experiencia mucho más plana de lo que debería.

Drakonoid, no eres tú: soy yo. | Equilateral

Drakonoid, no eres tú: soy yo. | Fraxel Games

El juego se basa en que tu simpático dragón, usando su dron a modo de raqueta (Creo que en primeras versiones era un esqueleto de Dragón, no tengo claro cual de las opciones me gusta más), tiene que ir “bombardeando” con una bola a los entes alienígenas que están destruyendo su hogar. Para ello cada fase cuenta con sus propias peculiaridades (Bloques que renacen, bloques explosivos…) pero en todas el objetivo es el mismo: destruir al “boss”; un bloque gigante con su propia barra de vida que no te lo va a poner fácil. De nuevo, el planteamiento mola… pero en la ejecución falla. El juego ya está disponible en Google Play y solo espero que, con el tiempo, corrijan los defectos gráficos, de control y de interfaz porque potencial tiene.

Drakonoid me dejó un sabor de boca agridulce, de estas veces que dices “jo.. y si…” pero claro, los “y si…” no sirven de nada y, por mucho que me pesara, continué dándole caña a los juegos que se iban quedando libres en los concurridísimos stands. De hecho hubo uno que no tuve forma de probar, por mucho que lo intenté.

Un PVP de insectos en el que los jugadores controlaban a una serie de bichos con mucha mala uva y la capacidad de lanzar rayos láser. Este juego, del que no pude apuntar ni el nombre, mantuvo durante todo el tiempo que estuve allí un grupo compacto de jugadores con serios piques entre ellos, con incluso cola para probarlo. Yo intenté, pero al final me quedé sin saber qué lo hacía tan especial, cosa que me dio lástima infinita.

PvP Phovos Vector Prime – Porks Studio

El otro que se encontraba en exposición era PvP Phovos Vector Prime, de Porks Studio, y sí que conseguí probarlo. Al parecer los autores se habían pegado una paliza de órdago para tener listo el prototipo completo en 25 día, por lo que el juego se notaba poco pulido en ciertos aspectos, pero el apartado gráfico y la historia tal cual me la contaron… dios, me hicieron salivar.

El problema es que no he logrado encontrar material de este juego ni contactar directamente con los autores (Por Facebook sí, pero ha sido un contacto fugaz) por lo que no tengo imágenes ni nada con lo que enseñaros de lo que estoy hablando. Basta decir que es un proyecto al que merece la pena estar atentos: un PvP ambientado en un marte colonizado por varias facciones humanas que pelean entre ellas por la supremacía sobre le planeta rojo con naves espaciales muy chulas y sobre unos escenarios que… ¡Oh my god!. Espero poder informaros con más detalles pronto.

Y con esto llegamos finalmente a los últimos por los que me pasé, ojo: los últimos porque quería disfrutarlos; los últimos porque quería poder hablar con ellos con tranquiliad y no tener la presión de tener que mirar aún los otros chorrocientos juegos.

Majotori y Pureya – Majorariatto

Majorariatto ¿Que por qué ese nombre? No lo sé, pero lo he tenido que googlear tres veces. | Majorariatto

Majorariatto -a cuya ópera prima, Majotori, publicamos una crítica hace algún tiempo- estaban de vuelta en este salón del manga con novedades jugosas: por una parte una mejora considerable de Majotori, con animaciones y una mejor visual más que clara; y por otro con Pureya, un nuevo juego para móviles tan idiota como divertido.

Una muestrecilla de como se ve ahora Majorariatto <3. | Majatori

Una muestrecilla de como se ve ahora. | Majorariatto

El narratrivia Majotori consiguió el Green Light tras una campaña algo accidentada, y ahora, con una nueva programadora (Kony Pyon, a la que dan ganas de abrazar fuerte) vuelven de nuevo con más historias, más preguntas y un mejor apartado gráfico. Un bello remake para un juego que se lo merecía.

Pureya, por otra parte, se trata de un nuevo juego para móviles del mismo dúo dinámico. Una especie de Wario Ware, con minijuegos que van cambiando cada 10 segundos que comparten todos la misma idea: cazar una bolitas de colores que suman puntos mientras tratamos que nuestro personaje (un barquito, un calamar, un águila…) no muera en el intento. Esos puntos, según me comentaron, más tarde pueden ser intercambiados por disfraces y cambios visuales para los minijuegos.

¡Pureya! 10 segundos y cambio: velocidad y absurdez en estado puro. | Majoririatto

¡Pureya! 10 segundos y cambio: velocidad y absurdez en estado puro. | Majoririatto

Tal y como me dijo Alva, y creo que tiene colgado en su página, “las matemáticas tras este juego son sencillas si conseguimos crear un minijuego que te entretenga un minuto, entonces podemos hacer cien minijuegos diferentes que te entretengan cien minutos”. Lo gracioso de todo es que están creando este juego “porque no les gustan los juegos de móvil” y querían hacer algo viejo como el tiempo pero que últimamente se está perdiendo: una jugabilidad totalmente de “cola de supermercado”, un juego que puedas abrir, jugar 10 segundos y volverlo a cerrar, sin dramas, sin “mierda, después de pasar por caja guardo la partida y…” porque cada loop de Pureya, cada cambio de minijuego, viene acompañado de un autosave de tal modo que lo puedes dejar cuando quiera… ¡Pero no quieres!

En el Salón Manga de Jerez había solo cuatro minijuegos, cuatro minijuegos que ya conseguían lo típico de “una más, solo una más” y, aunque es verdad que se queda muy corto, si la idea es meter cien… yo lo veo como un concepto genial. Finalmente me confirmaron, con absoluta tranquilidad, que no iba a haber micropagos. Parece ser que se estaban planteando cobrar un precio simbólico por la aplicación, y ya. A mi me dejaron muy buen sabor de boca en general y salí de la GamerCon 2016 del Salón Manga de Jerez agotado, pero con la idea de que había aprovechado divinamente todo un día de juego y de locura. 

Espero que os haya gustado esta crónica, algo tardía, de mi periplo con Nexo Indie y todos sus pequeños-grandes desarrolladores. Para mí ha sido un auténtico placer el traéroslo. ¡Nos leemos en los comentarios, si queréis, y estad atentos porque estas semanas profundizaré en juegos indies que me he dejado en el tintero!

Comments
To Top