Mercenarios de Quantum Quest. | Quantum Goose
Críticas

Primeras impresiones de Moonlighter y Quantum Quest

Mercenarios de Quantum Quest. | Quantum Goose

Os traemos las primeras impresiones de Moonlighter y Quantum Quest, que junto a Rise and Shine configuran un panorama de grandes promesas valencianas

Hace un par de semanas pudimos probar tres desarrollos indies de factura valenciana en un evento de playtesting en el Oh My Game Bar de Valencia: De Rise and Shine ya os trajimos en su día unas primeras impresiones, y hoy hacemos lo propio con Moonlighter y Quantum Quest:

Moonlighter – Digital Sun Games

En Digital Sun Games están trabajando en Moonlighter, un action rpg con toques de rogue-like que nos meterá en la piel de Will, un vendedor en un mundo de fantasía que quiere vivir aventuras. Lo primero que sorprende de Moonlighter es su cuidado apartado gráfico, ya que tiene un pixel art de los que enamoran. Al probar el juego despertamos en una casa que a la vez es nuestra propia tienda, donde venderemos los objetos que encontremos y fabriquemos en las aventuras. En lo que pudimos probar, exploramos la aldea en la que despertamos y nos perdimos entre sus preciosos sprites, pero enseguida quisimos ir a la aventura, así que salimos a explorar y encontramos una zona con varios portales de los que solo pudimos entrar en uno. Daba la sensación de ser un juego con ganas de ser muy grande, con varias mazmorras que explorar y que nos permitirán abrir una mayor al final.

El cuidado aspecto de Moonlighter | Digital Sun Games

El cuidado aspecto de Moonlighter | Digital Sun Games

Parece ser que habrá una gran importancia a la hora de recopilar objetos para combinarlos y crear otros nuevos, ya que nos quedó demostrado por el ratio de caída de ítems de los enemigos que fuimos encontrando en la mazmorra, a los que fuimos despachando a golpe de espada o a flechazo, y que nos obsequiaban con múltiples objetos. Este sistema de creación nos promete invertir muchas horas en organizar todo lo que encontremos para crear nuevos ítems que mejoren a nuestro personaje. Por otro lado, el desarrollo de las mazmorras es muy similar al visto en The Binding of Isaac, con esa forma especial de aúnar lo simple y lo adictivo, a la vez que nos ofrece un entorno diferente con cada visita.

A pesar de que la versión que pudimos probar estaba en fases iniciales de su desarrollo, comprobamos de primera mano que Moonlighter desprende un carisma especial, así como su personaje, que nos enamoró con la enorme mochila con la que carga y que le da un sentido estético al drop y a la recolección de objetos. Es, en definitiva, una propuesta a la que le queda mucho por hacer, pero que seguro nos regalará una aventura de mazmorreo memorable.

Quantum quest – Quantum Goose

Quantum Quest se presenta como una opción interesante para unir lo mejor de los juegos de tablero y los videojuegos, ofreciéndonos una propuesta que hará las delicias de los más roleros, y de quienes tengan ganas de un proyecto original.

También aquí el apartado visual va a tener vital importancia, ya que las ilustraciones de los menús y las cartas son increíbles, y nos meten de lleno en la estética cyberpunk con la que el juego nos va a envolver. En la misión de introducción que pudimos disfrutar se nos presentaron a dos de los personajes y algunas mecánicas de juego, como sus fases de turno, algunas de las cartas de las que dispondremos, y su sistema de exploración del mapa, que nos irá revelando los secretos de cada sala a medida que entremos en ella.

Los combates serán habituales en Quantum Quest | Quantum Goose

Los combates serán habituales en Quantum Quest | Quantum Goose

Uno de los puntos originales de su estética es que estaremos jugando a un juego de mesa “tal cual”, ya que los únicos elementos en tres dimensiones son sus figuras y fichas. No jugaremos en un entorno 3d, lo tendremos que imaginar como si jugáramos en la realidad: permanentemente nuestro punto de vista será el de un grupo de jugadores sentados a una mesa disfrutando de su juego favorito. Esto es literal, si alejamos la cámara y enfocamos el entorno, veremos la mesa, sillas, libretas, dados y lápices, así como otros elementos típicos que podríamos encontrar en una reunión de amigos roleros.

En el rato en que pudimos disfrutarlo la partida se hizo amena (aunque al principio tuvimos que estar bastante atentos a las reglas) y el sistema de combate se intuía bastante sólido y desafiante; no se nos contó demasiado de la historia, pero el juego sólo por su jugabilidad y lo que propone ya es capaz de venderse sin necesidad de una historia sólida. Ya veremos cómo acaba el desarrollo de la misma y si su funcionalidad multijugador aún mejora más la experiencia tan promotedora que Quantum Quest nos propone.

Primeras impresiones de Moonlighter y Quantum Quest
Comments
To Top