Pandilla protagonista de Oxenfree. | Night School Studio
Críticas

Revisitando Oxenfree: presente y futuro de un universo adolescente

Pandilla protagonista de Oxenfree. | Night School Studio

Oxenfree apuesta por acercanos a la ciencia ficción adolescente, ofreciéndonos un especial cuidado en la estética y la narrativa. Sin duda, Oxenfree ha marcado un inicio muy bueno y condecorado para Night School Studio, y su universo promete ampliarse en los próximos años con una película y una secuela.

A principios de este año, Oxenfree de Night School Studio llegaba a Steam, Xbox One, y PS4, y nos sorprendía con su apuesta por un estilo visual muy cuidado y una narrativa cautivadora. A lo largo de este año, ha recibido multiples premios y menciones, y a las puertas de que empiecen a aparecer las listas de mejores juegos indie de 2016, desde Equilateral queremos analizar el presente y futuro de este juego. Un futuro que, como ya podemos aventurar, parece prometedor.

Alex, la principal protagonista de esta historia. | thiefmaster905 (DeviantArt)

Alex, la principal protagonista de esta historia. | thiefmaster905 (DeviantArt)

En mis experiencias con el juego, uno de los elementos que me resultó más atractivo fue el apartado visual. Entré al juego esperándome encontrar una orientación artística parecida a Gone Home o algo más fantasioso como el Viaje de Chihiro. Y puedo decir que, una vez lo he jugado, es toda una delicia visual. Respecto a la calidad gráfica, todas y cada una de las texturas de los escenarios parecen estar dibujadas a mano, y se ve que les han puesto un cariño especial. El modelado de los personajes y otros objetos del escenario es carismático y entrañable. No obstante, son mejorables, como se delata cuando tienes la oportunidad de hacer zoom en los avatares. En todo caso, esto se nota en pocas ocasiones, pues normalmente la visión es panorámica y alejada. También he observado en más de una ocasión que las texturas de fondo no están encajadas, habiendo algún espacio vacío en la pantalla en la que uno se pregunta si eso es un agujero dimensional creado por tus acciones, o es que al equipo de diseño se le pasó por alto. Dentro de este apartado visual, creo que merece una mención especial el toque retro que tiene el juego cuando, en los viajes en el tiempo, ves el videojuego como si fuera una cinta de video borrosa y dañada. La verdad, me resultó muy original y coherente con el ambiente retro del juego. En general, el conjunto visual y artístico resulta realmente atractivo, como queda confirmado por el premio en Excellence in Visual Art que les fue otorgado en el Independent Games Festival.

En cuanto a la banda sonora, juega un papel fundamental en crear un ambiente fantasioso y acechante de los escenarios. En cada uno los escenarios, diferentes temas con un toque synth contribuyen a transportarnos a la magia, juventud, y energía de la ciencia ficción ochentera y adolescente. Es especialmente interesante como la música se ve distorsionada y afectada por los acontecimientos que van ocurriendo, cómo se ve afectada por los saltos dimensionales, y su papel cómo refugio emocional en alguno de los protagonistas.

Uno de los apartados en que me ha dejado un sabor agridulce es el de la jugabilidad. A lo largo del juego, la radio que has traído a la isla juega una parte fundamental en meterte y sacarte de los problemas. Así mismo, la forma en que se te presenten cada una de las acciones y posibilidades de interacción con el entorno resulta muy limpia y clara. Pero, no obstante, donde más flaquea este apartado es en el control del personaje. El juego permite e incentiva la exploración, pero la navegación tan lenta por los escenarios lo vuelve una tarea tediosa si quieres buscar todos los secretos que guarda la isla. En todo caso, Oxenfree tiene una rejugabilidad muy alta. No solo por la corta duración del juego, sino porque como pasa con los juegos de “escoge tu aventura”, te invita a retomar tus decisiones a ver que ocurre. Además, a todo el que lo haya acabado, le invitamos a rejugarlo, pues se llevara alguna que otra sorpresa.

Cada uno de los rincones de esta isla te ofrecerá sus misterios y te dejará huella. | Night School Studio

Cada uno de los rincones de esta isla te ofrecerá sus misterios y te dejará huella. | Night School Studio

Mientras todo se rompe a nuestro alrededor, las sombras de la duda y el rencor nos acechan

tumblr_o2sbwjKhIP1r75rs1o1_1280.png

El fascinante y terrorífico encuentro de los universos adolescentes | Fan-art de “Chibali”

No obstante, los puntos débiles de Oxenfree quedan compensados con uno de los elementos por los que este juego ha tenido tanto éxito, que es su narrativa. La historia del juego ha levantado más de algún debate en nuestra redacción, y hemos coincido en que la crisis de la adolescencia es uno de los temas principales sobre los que se vertebran todos los eventos y problemas que ocurren durante el juego. El desarrollo de la narrativa está marcado por las reglas de la ficción adolescente y las problemáticas de esta etapa. En esta (nuestra) historia, la duda, la culpa, el miedo, son las sombras que se apoderan de nosotros y pueden tornarse en contra nuestro y de los que queremos. En el arco narrativo del juego, encontramos continuamente que debemos resolver pequeños “grandes” problemas, gestionando los conflictos y aprendiendo las preocupaciones y los tabús de nuestros compañeros por la historia que nos cuentan y las reacciones y miedos que tienen. Así, la historia es una contínua lucha contras nuestras sombras: aquello que evitamos, escondemos, y no reconocemos en nosotros, pero que nos atenaza. Mientras todo se rompe a nuestro alrededor, las sombras de la duda y el rencor nos acechan. Queremos volver al calor de nuestra infancia, pero aquel niño que dejamos atrás ya no es quienes somos ahora, y la nostalgia podría llegar a hacernos mucho daño si nos quedamos atados a ella. En todo momento, vemos la dificultad que tienen los personajes para dar cuenta de todas estas emociones, pero gracias al poder de la amistad y de la radio de Alex, las cosas pueden salir bien.

No me gustaría cerrar esta crítica sin hablar de uno de los assets del juego que si bien suele pasar desapercibido, creo que son indicativos de la calidad y cuidado que caracterizan a Oxenfree: los actores de voz. Entre los actores y actrices que ponen voz a los personajes tenemos un casting que incluye a profesionales recurrentes en juegos de Telltale Games, como Erin Yvette en la piel de Alex, Anthony Lam como Michael, o Britanni Johnson como Nona, quien ha participado en Borderlands (1 y 2). Otros son del ámbito del cine, como Aaron Kuban (Ren). En este video que dejo a continuación podréis curiosear más sobre ello.

Uno de los elementos que no he visto destacado en otras críticas de este juego, y que mientras lo jugué me parecieron un puntazo, fue como el juego rompe la cuarta pared. Esta cuarta pared es lapantalla de tu monitor de PC o TV, y se rompe cuando un personaje hace referencia directa al jugador. Esta rotura ocurre en  momentos como el test de la escuela militar, donde uno de los entes, cuando estas respondiendo a un cuestionario que si suspende puede tener respuestas nefastas, te demanda que, ante las dudas y constantes quejidos de tu personaje, “Te limites a señalar con el puntero la respuesta correcta” y no dudes en responder. En ningún otro momento el juego había hecho referencia a como moverte por el espacio, sino fuera por los clásicos menús contextuales y tutoriales. Todos estos misterios y el afán por descubrir los secretos del juego ha llevado a que la comunidad de jugadores utilize apps para decodificar los códigos morse de las emisiones, y a raíz de este interés, se han organizado juegos en vivo que ha movido bastante a la comunidad de fans.

En general, puedo decir que Oxenfree ha supuesto una experiencia memorable. Y así le ha parecido a la crítica, pues ha recibido diferentes premios en el Independent Games Festival. Ahora mismo, Oxenfree está nominado en 4 categorías de los Premios Titanium de Fun & Serious Game Festival (categorías de “mejor diseño narrativo”, “videojuego revelación”, “mejor idea original”, y “mejor juego independiente”), que se resolveran en Bilbao el próximo 28 de Noviembre.

Ante este éxito, podemos preguntarnos: ¿qué ha ocurrido con Oxenfree y la compañía Night School Studio después del lanzamiento? En la última Comic Con de San Diego (ver el siguiente video a partir del minuto 28), uno de los creadores de Night School Studio, Sean Krankel, comentó que están trabajando en una película y han empezado a perfilar algunas ideas para la secuela del juego: “Estamos trabajando con nuestros compañeros de Skybound en desarrollar una película. Estamos muy contentos sobre ello. No sabemos de que va a ir el guión aun, pero sabemos que probablemente tendrá lugar en Edwards Island [la isla original del juego]. Ahora estamos en el proceso de desarrollar como esta versión de Oxenfree se verá. En términos de la secuela del juego, definitivamente tenemos algunas ideas sobre él, si bien puede no ser exactamente lo que Night School haga próximamente. Pero definitivamente, tenemos un montón de historias que encajan en este universo y aún tenemos que ir perfilándolas”.

Aquí es donde me entró el “hype”, ya que Skybound está dirigida nada más y nada menos que por Robert Kirkman, escritor y creador de The Walking Dead. Mirando en perspectiva la calidad de este primer videojuego de Night School Studio, me permite aventurar que Oxenfree y sus creadores tienen un futuro muy prometedor, y, sin duda, merece un lugar de mención especial en cualquier lista de mejores juegos indie del 2016.

Revisitando Oxenfree: presente y futuro de un universo adolescente
Comments
To Top