Noche estrellada. | Eric Barone
Críticas

Stardew Valley, voy a hacer un corral

Noche estrellada. | Eric Barone

Stardew Valley se pensó para suplir la carencia de simuladores de granja en PC. Sin embargo el resultado final es un juego adictivo, divertido y reconfortante.

Una de las cosas que más me gustan de los videojuegos es su forma de romantizar todas las profesiones. De este modo, en Ace Attorney ser abogado es una emocionante aventura llena de testigos estrafalarios y situaciones absurdas, tener nuestra propia tienda es relajante y divertido en Style Boutique y las recetas siempre salen deliciosas y nunca hay que fregar en Cooking Mama. En Stardew Valley somos uno de esos oficinistas que trabajan en cubículos idénticos. Un día, cansados del trabajo, abrimos la carta que nos dió nuestro abuelo antes de morir, en ella nos deja en herencia una granja y nos pide empezar una nueva vida en ella. Y nosotros aceptamos.

Socializar es una importante tarea. | Stardew Valley

El ecologismo es una temática recurrente en Stardew Valley. No es casualidad que empecemos en una oficina de aspecto sórdido, gris y sucio, ya que el juego establece desde el principio las empresas corporativas como un elemento malvado en su mundo, en contraste con la naturaleza, amable y benévola. El pueblo representa un lugar feliz, al que nuestro personaje va cuando no sabe qué hacer con su vida, para hallar un objetivo allí.

Cuando llegamos a la que será nuestra nueva casa, nos la encontramos rodeada de rocas, malas hierbas y tocones. Los experimentados en los juegos de simulación de granjas en seguida reconocerán esta zona como el tutorial del juego, un vecino nos dará herramientas y lo siguiente será limpiar y preparar el terreno para plantar semillas. El juego es bastante parco en información y la mayoría de las mecánicas las descubriremos haciendo las misiones secundarias iniciales.

Quizás lo que más me gusta sea precisamente eso. Stardew Valley al principio parece un juego tontorrón, un Harvest Moon para PC con gráficos de 16 bits, pero en realidad, es todo lo complejo que tú quieras. Puedes abandonar las tareas de agricultor y dedicarte a hacer amigos por el pueblo, explorar las profundidades de la mina y ser un aventurero, o sacar el máximo partido a tu granja y tener el monopolio de producción de coliflores. El juego no será en absoluto exigente contigo, pero te recompensará en las tareas en las que decidas especializarte, contando incluso con un árbol de habilidades con el que obtendremos mejoras.

StardewValley_6

Paisaje invernal. | Stardew Valley

El mundo es increíblemente profundo y en cada píxel y cada conversación se nota el amor que el creador ha puesto en él durante los cuatro años que estuvo en desarrollo. Todos los npc están perfectamente diferenciados, tanto a nivel estético (aunque se echa en falta una mayor diversidad) como a nivel narrativo, cada uno tiene una manera de comportarse y una historia que contarnos, y cuando avancemos en la relación, se desbloquearán eventos únicos en situaciones muy específicas. El juego cuenta también con una gran cantidad de secretos, pero lo más probable es que no descubramos la mayoría. Y esta minuciosidad, casi innecesaria puesto que la jugabilidad ya es excelente de por sí, rodea al juego de un misterio casi mágico, haciendo que en algunos momentos parezca que el pueblo exista de verdad.

SquirrelA nivel gráfico es impecable, el pixel art es el estilo predilecto de los desarrolladores indies, básicamente porque es fácil de dibujar y animar y mucho más barato que el 3d, pero también porque tiene ese carácter atemporal que hace que el juego se vea siempre igual de bello. Los personajes, los animales, los árboles, todo en este juego es bonito, pero el mejor momento llega en invierno, cuando todo está cubierto por una capa blanca de nieve y vemos los copos caer plácidamente sobre los árboles.

Stardew Valley es enorme, siempre hay algo que hacer, ya sea regar las matas de tomates, esquilar a la oveja o llevarle un pastel al vecino. Jugarlo es laborioso, pero la sensación de recompensa es constante, esto, unido a que sólo podremos guardar la partida al pasar de un día a otro, hace que sea increíblemente adictivo. No es un juego perfecto, pescar es algo engorroso, el cursor no es demasiado preciso y el principio puede resultar algo lento. Sin embargo, es el perfecto equivalente digital a tomarse un baño largo y calentito tras un día agotador. Al final nuestro abuelo tenía razón y lo mejor era dejarlo todo e irse a la granja.

Stardew Valley, voy a hacer un corral
Comments
To Top