Somos Ava Turing. | Bulkhead Interactive
Críticas

The Turing Test, ciencia ficción y puzles

Somos Ava Turing. | Bulkhead Interactive

The Turing Test es un juego de puzles en primera persona que bebe tanto de obras del mismo género como del cine de ciencia ficción. Estamos en el espacio, una IA tiene el control de todo… ¿Qué podía salir mal?

Los desarrolladores de Pneuma: Breath of Life esta vez bajo el nombre de Bulkhead Interactive nos traen The Turing Test. Lo primero en lo que podemos pensar al ver alguna imagen del título es en juegos del calibre de Portal o The Talos Principle y es lógico, se notan las claras influencias que tiene The Turing Test.

Un puzle que solo un humano puede resolver

La premisa que se nos plantea es realmente interesante: somos Ava Turing (y no muy sutiles), acabamos de despertar de un sueño criogénico y somos el plan de emergencia del ISA para saber qué ha pasado con el equipo que investigaba en Europa, la luna de Júpiter, y que lleva 450 horas sin dar ningún tipo de señal. No sabemos por qué pero el propio equipo de tierra ha bloqueado el acceso a las instalaciones con una serie de habitaciones que conforman un puzle que solo un humano puede resolver.

T.O.M. (la inteligencia artificial que nos despierta y nos acompañará durante todo nuestro trayecto por estas instalaciones) parece sospechoso desde el principio, pero a ver, ya hemos visto suficientes películas para saber lo que puede llegar a hacer una IA demasiado inteligente. Pese a tener un argumento algo predecible, la ambientación, el gran papel de James Faulkner como T.O.M. y algún que otro giro en la trama hacen de las escasas 4 horas que ofrece The Turing Test algo disfrutable.

Creo que lo he entendido

Creo que lo he entendido. | Equilateral

El problema de la historia radica en el planteamiento; no es que el juego pese a tratar los temas que trata sea superficial y pedante, es la forma que tiene Bulkhead de mostrarnos los temas que quiere tratar: nos los tira a la cara (a partir del giro del capítulo 4 se empieza a ver más aún) y abusa del diálogo entre Ava y T.O.M. para tratar dos puntos de vista distintos. A esto se le suma un desarrollo pobre que parece intentar imitar a las dos obras que cito al principio; al comienzo de cada sala se inicia un diálogo entre los dos personajes que o bien acaba ahí o te deja a medias para continuar en la siguiente. Mientras que en Portal 2 GLaDOS intenta minar la moral de Chell llegando a evolucionar según avanza el juego (tema del que hablan en el El Píxel Ilustre), ni T.O.M. ni Ava llegan a dar su brazo a torcer en ningún momento.

El diseño de niveles es muy mejorable

Por otro lado el otro gran pilar que sostiene a esta obra: los puzles. Con nuestra herramienta de manipulación de energía (EMT para los amigos) trabajaremos con unos núcleos que harán funcionar todo tipo de artefactos, desde puertas hasta imanes gigantes. Pese a no ser algo especialmente original se nos ofrece un abanico de posibilidades mayor de lo que podemos esperar en un principio. Aún así la progresión no está ejecutada de la mejor de las maneras, teniendo, entre otras cosas, habitaciones innecesarias que harán de tutorial para mecánicas realmente intuitivas. Resolver estos puzles no nos supondrá ningún esfuerzo, cosa que puede ayudar a que nos centremos más en el argumento pero que a la vez nos llegue a aburrir (ni los puzles opcionales serán un reto).

 

No me convences. | Equilateral

No me convences. | Equilateral

En definitiva, The Turing Test tiene ideas muy interesantes (¡nos llegan a plantear la posición del jugador respecto al personaje principal!) pero tiene muchas cosas por pulir y como aficionado a la ciencia ficción y a este tipo de juegos me gustaría ver el trabajo de este equipo en un futuro.

The Turing Test, ciencia ficción y puzles
Comments
To Top