Descubriendo Limbo seis años después. | PlayDead
Críticas

Descubriendo Limbo seis años después

Descubriendo Limbo seis años después. | PlayDead

No tenía pensado escribir nada sobre Limbo; intentar juntar unas palabras de forma que el lector pueda al menos esbozar en su cabeza el abanico de sensaciones que transmite este juego me resulta complicado, sobre todo porque que ni siquiera yo tengo claro qué pensar tras haberlo jugado.

Comenzamos despertando en un bosque sin saber cómo hemos llegado ahí ni por qué. No hay una introducción, no hay diálogo y el contexto se lo tenemos que dar nosotros. El título del juego ya nos encamina un poco: según la doctrina tradicional católica, el limbo es el lugar adonde irían las almas de quienes mueren sin el bautismo antes de tener uso de razón. Me reservo mi interpretación de lo que sucede en el juego para otra ocasión.

3

Estamos ante un juego de puzzles-plataformas bastante convencional, no es su diseño de niveles lo que más llama la atención. Es entretenido y satisfactorio jugablemente, y con el cambio de escenario a mitad del recorrido, introducen nuevas mecánicas que le dan una pequeña vuelca de tuerca a la resolución de los puzzles. Lo que me sucede aquí, es que aunque el juego en el aspecto estrictamente lúdico mejora, me resulta peor en términos generales: dejo de tener interés por lo que me rodea, olvido si algo tiene o no un significado, y simplemente voy avanzando de nivel en nivel por el mero hecho de que esto es un videojuego y va de superar pruebas, creo.

La dirección artística desempeña un trabajo memorable: las criaturas que nos encontramos, el entorno, la ausencia de colores, las sombras, el desenfoque, la niebla… Cada uno de los elementos que forman parte de nuestro viaje componen con elegancia una pesadilla tétrica y al mismo tiempo hermosa.

Limbo respira una atmósfera inquietante, sin banda sonora, el silencio y el sonido ambiental aportan lo necesario a la sensación de vacío, contribuyendo además a acrecentar los momentos de extrema violencia con la que castiga los errores que cometemos. Hay situaciones de crudeza realmente intensas, y en mi retina se han quedado grabadas algunas escenas especialmente perturbadoras; a veces, de hecho, me hubiese gustado parar, o encontrar un camino alternativo por lo que suponía seguir caminando, pero esto es un scroll lateral, así que tenemos que enfrentar todo lo que se nos ponga por delante.

1

Mal rollo chavales | Playdead

Como he comentado antes, no hay colores, solamente blanco o negro (y una gama de grises), luz u oscuridad, y emplean esta dicotomía para destacar ciertos aspectos. El niño que manejamos tiene los ojos blancos, emiten luz, un rasgo que lo diferencia de todos los demás niños que encontramos en nuestro camino.

Al final, con sus cosas buenas y sus no tan buenas, estoy escribiendo esto porque quiero recomendarlo, y si hay alguien que leyendo esto sin haberlo jugado, le da una oportunidad (está para casi todas las plataformas y barato), me sentiré plenamente satisfecho.

Descubriendo Limbo seis años después
Comments
To Top