Firewatch, Flat Heroes, Aragami, Superhot... Así hasta 100. | Equilateral
Reportajes

Los 100 mejores videojuegos indies de 2016

Firewatch, Flat Heroes, Aragami, Superhot... Así hasta 100. | Equilateral

Firewatch, Inside, Flat Heroes, Superhot, Aragami, Moon Hunters… Decidir cuáles han sido los 100 mejores videojuegos indies de 2016 ha sido muy difícil, pero lo hemos conseguido con la ayuda de varias firmas invitadas que se han ofrecido a ayudarnos con esta extensa lista que podría imprimirse y servir como carta para Papá Noel.

Adiós a 2016. El año se acaba y nos deja una estupenda cosecha de videojuegos tanto dentro del panorama independiente como fuera de él. Nosotros, como amantes de esos juegos más humildes y desconocidos, hemos querido reunir en un mismo artículo los mejores videojuegos indies de 2016. Entre redactores y excepcionales firmas invitadas hemos reunido un total de 100 jueguitos que demuestran la calidad de la que hemos podido ser testigos este año. It’s a great time to be alive. Sin más dilación os dejamos con esta lista que hemos preparado con tanto cariño y sin ningún tipo de jerarquía en base a su calidad. Allé vamos:

1. Superhot

por Fran Pinto

1 SuperhotUno sabe que está delante de una idea brillante cuando, además de contemplar los gloriosos pormenores y el tejido mismo de la idea, le sobreviene continuamente un pensamiento: es increíble que nadie se le haya ocurrido antes esto. Con Superhot sucede exactamente así. Una propuesta simple, unas reglas sencillas y un uso progresivamente más complejo y atrevido del juego que es por sí solo el primer nivel. Siguiendo la metodología que Shigeru Miyamoto estableció en el primer Super Mario Bros. (la elocuencia brutal del nivel 1-1: esto es lo que hay y sobre esto vamos a trabajar), unos polacos desconocidos han bordado un juego que es una pesadilla a la hora catalogar en un género (no es shooter, no es puzzle, no es estrategia, y al mismo lo es todo) y una gozada inolvidable en el momento de jugarlo.

2. Firewatch

por Jonathan León

2 FirewatchEl debut de Campo Santo ha resultado ser una de las sorpresas más gratas que nos ha dado 2016 en materia de videojuegos. Firewatch supone una refinación y al mismo tiempo una vuelta de tuerca con respecto al género de los juegos narrativos en primera persona, ya que a diferencia de otras obras del estilo, sabe manejar con maestría el diálogo y la acción del guión. Su puesta en escena, con ese tono tan maduro, cotidiano y creíble que pone al jugador en medio de una melancólica historia sobre los lazos personales, lo convierte en un título inolvidable. A buen seguro, casi cualquier persona que haya jugado a Firewatch lo recordará con cariño.

por Carlos Gurpegui

He perdido la cuenta de las veces que he dicho que Firewatch es mi GOTY personal. La obra de Campo Santo es una de las reflexiones más profundas que se han hecho en el medio sobre la comunicación, las relaciones y sobre la manera en la que enfrentamos la construcción de un personaje a través de nuestras propias y profundas decisiones.

3. Aragami

por Javier Alemán

3 AragamiEl debut de los paisanos Lince Works aprende de lo mejor de Dishonored y deja al jugador más o menos tranquilo, permitiéndole resolver sus retos con libertad. Más un puzle que un videojuego de sigilo al uso, se hace realmente gratificante planificar con cuidado la resolución de cada escenario, saltar de sombra en sombra y ser la criatura tenebrosa e invisible que nos proponen. Buena estética, un nivel de desafío cómplice que pide pero que da y una mecánica basada en la oscuridad que crece a medida que avanzamos. Apúntenselo.

4. The Banner Saga 2

por Jonathan León

4 The Banner Saga 2El primer The Banner Saga ya era un juego excelente que miraba cara a cara a las superproducciones acerca de decisiones morales y les decía cómo hay que hacer las cosas. Su segunda entrega no hace nada nuevo y por ello pierde ese factor sorpresa, pero la excelencia sigue estando ahí. Continuamos la historia donde la dejó el primero, en ese hostil mundo de desolación nórdica; bello a la par que marchito. Acarreamos con una inmensa responsabilidad al tomar decisiones de cara al devenir de nuestra caravana, ese pueblo andante que nos sigue hasta el fin del mundo, literalmente. La enorme escala de grises diluye el bien y el mal hasta lo indecible, enseñándonos que en este mundo al borde del colapso no se sobrevive solo con buenas intenciones. Todo ello aderezado con un sistema de combate táctico que sigue siendo tan sólido como lo recordábamos y que nos pondrá a prueba a cada instante.

5. Candle

por Miguel Moreno

5 CandleUna aventura gráfica de corte clásico desarrollada en España por Teku Studios, afincado en Teruel. Candle no revoluciona su género. Quizá no aporta grandes innovaciones en sus mecánicas o en su diseño. Sin embargo, todo lo que hace lo hace tan rematadamente bien que su encanto resulta irresistible. El mundo de Candle entra por los ojos, las animaciones y los diseños realizados artesanalmente son de una calidad fuera de toda duda. Será un placer para cualquier jugador perderse en su mundo y sus personajes, explorar sus escenarios, resolver sus intrincados puzzles… y un deleite para sus sentidos, pues se ha cuidado cada detalle con cariño, pasión y talento.

por Carlos Gurpegui

La opera prima de Teku Studios es un ejemplo del buen hacer que hay en nuestro país. Uno de los juegos más hermosos, en el sentido más profundo de la palabra y una aventura bien construida que sacará de quicio a algunos de los jugadores de aventuras gráficas más veteranos.

6. ADR1FT

6 ADR1FTEsta experiencia en primera persona -que se creó con la intención de ser jugada en realidad virtual– cuenta la historia de un astronauta que despierta en mitad del espacio sin saber muy bien cómo llegó ahí. La estación espacial en la que previsiblemente vivía ahora está destrozada por lo que le toca investigar qué es lo que ha pasado con ella. Pero claro, estamos en el espacio. Durante las (pocas) horas que dura este juego, no pisaremos ni una vez el suelo; aprender a manejarnos por la gravedad cero puede ser lo mejor de este título que sin duda gana enteros con unas gafas que te permitan adentrarte de lleno en lo que propone.

7. Hyper Light Drifter

por Carlos Gurpegui

7 Hyper Light DrifterSeguramente no se cuele en las listas de los mejores juegos del año pero esto no se debe a que sea un mal título sino a que 2016 ha sido un año magnífico en cuanto a títulos. La aventura de Heart Machine es uno de los ejemplos más potentes de las posibilidades visiales del videojuego al contarnos su potente historia (que a su vez es la de su creador Alex Preston) sin utilizar ni una sola línea de diálogo. Hyper Light Drifter nos pondrá contra la espada y la pared por sus puntuales cotas de dificultad y por la complejidad de su mundo que nos invita a perdernos durante horas gracias a su apartado visual y a la imponente banda sonora de Disasterpiece.

8. 1979 Revolution: Black Friday

por Judith Romero

8 1979 RevolutionCuando el estudio neoyorquino iNK stories, formado por los cineastas de origen iraní Navid y Vassiliki Khonsari, publicó 1979 Revolution: Black Friday el pasado mes de abril, pocos esperaban una representación tan bien documentada del episodio que cambió el rumbo de la historia en el país persa. Protagonizado por Reza, un joven reportero aficionado a la fotografía cuyo espíritu periodístico le lleva a cubrir lo más fielmente posible el levantamiento contra el rey de Irán, este juego gustará a aquellos interesados en la historia al proporcionar una perspectiva del conflicto muy diferente al de títulos de Hollywood como Argo y más cercano a la realidad. Capturar la complejidad de la revolución iraní en apenas dos horas y representar la cultura, los distintos modos de vida, las corrientes políticas y la personalidad de las gentes del Teherán a finales de los años ochenta de una manera atractiva y con personajes coherentes no es una tarea fácil. Sin embargo, esta aventura cuyo modo de juego recuerda al de las sagas de TellTale Games consigue enganchar al jugador en una historia real, cruel y oscura sin ninguna dificultad.

9. Enter the Gungeon

por Jaime García

9 Enter the GungeonTodo lo que se respira dentro de Enter The Gungeon se nota que está trabajado con una pasión indescriptible. Ese enfrentamiento con la enorme diversidad de enemigos y jefes de cada fase, esa manera en la que están diseñados los patrones de ataque de cada oponente para ofrecer una diversidad incuestionable, la ingente cantidad de armas y objetos, el diseño mimado de cada una de las salas, etc. En fin… esa mezcla de bullet hell y roguelike es una verdadera maravilla. Un título, que a pesar de jugar en terrenos a día de hoy sobreexplotados, sabe reinventarse y utilizar de forma inteligente la multitud de referencias acumuladas, que lejos de resultar un experimento caótico, consiguen dotar al juego de una personalidad propia. Un título que como ya hicieron Nuclear Throne, Downwell, Spelunky o Binding of Isaac; ha dejado su huella, una difícil de eclipsar.

10. Megamagic: Wizards of the Neon Age

por Cipri Cáceres

10 MegamagicUna auténtica revelación que ha pasado totalmente desapercibida. Ochentero, divertido, profundo y gamberro. Su sistema de batalla es chulo, aunque no tan pulido como me hubiera gustado, y su historia es larga e inmersiva (sabe perfectamente como hacer uso de los tópicos). Aún no he entendido del todo por qué se le ha dado tan poco bombo a esta pequeña joya, hay pocos RPG que me hayan dejado esa sensación ‘old but gold’ que consiguió en su día The leyend of Dragoon y este lo consiguió.

11. Stardew Valley

por María Darko

11 Stardew ValleyQue nuestro avatar abandone la vida normal para escaparse a la granja es una réplica perfecta de lo que nos sucede en la realidad al jugarlo. Stardew Valley siempre nos recibe con los brazos abiertos, una manta y una taza de chocolate caliente y escucha atentamente como nos ha ido el día. Además, es un juego en el que se nota el mimo puesto en cada píxel, cada mazorca de maíz y cada gallina, y que se adapta a las necesidades del jugador. Sin duda, el simulador de granja más bonito y completo que se ha hecho nunca.

12. Owlboy

por Manu Delgado

12 OwlboyEl juego de los 9 años de desarrollo. Menuda mochila a la espalda llevaban los chicos de D-pad Studios. Como dije en su crítica Owlboy acabó decepcionándome, esperaba más de él, al menos más que un simple plataformas de aventuras con un pixel art precioso y una banda sonora versátil, ágil en los combates y emotiva cuando toca. Creía que iba a ir más allá. Evidentemente reconozco mi parte de culpa, el maldito hype (si puede llamarse así) me falló y quizás no supe ver todas las bondades de este título… Pero es que me sigue dando pena sentir que es un juego desaprovechado, que se ha conformado con ser un buen juego, con ser bonito y jugarse bien, y se ha olvidado de contarnos la historia de Otus, el niño-búho sordo, y cómo aprende a cooperar para sobrevivir en un mundo hostil.

13. The Turing Test

por Enrique Grandes

13 The Turing TestApoyados por Square Enix Collective, en Bulkhead Interactive deciden mezclar puzzles y ciencia ficción con el fin de definir nuestra humanidad. Con inspiraciones, tanto a otros títulos como al cine ochentero, muy claras nos adentraremos en las entrañas de Europa, el satélite de Júpiter para bien decepcionarnos con los puzles o dejarnos llevar con una historia interesante. Si bien es cierto que la mecánica principal no mira muy lejos y que la dificultad no supone un reto en ningún momento, en Bulkhead se las apañan para hacernos pensar en otras cosas como nuestra situación respecto a la protagonista. The Turing Test está muy lejos de alcanzar a grandes obras del género pero destaca sobre el resto a su manera.

14. House of the Dying Sun

por Alberto Venegas

14 House of the Dying SunHouse of the Dying Sun no vamos a encontrarlo en ninguna lista de los mejores juegos indies de 2016, o quizás si, pero sin duda merece estarlo. Un arcade espacial efectivo y coherente. Clásico y simple en la acepción del término más elegante posible. Uno no puede dejar de recordar al magnífico Descent o al no menos clásico X-Wing vs Tie Fighter cuando se sitúa a los mandos de la nave y comienza a disparar contra todo aquello que se mueve. Todo aderezado con una trama que se mantiene por sí misma y un recuerdo amargo de lo que pudo ser No Man´s Sky y no fue.

15. Nest

por Manu Delgado

15 NESTEs un juego pequeñito, tan pequeño que quizás tardes más en leer estas líneas que en pasártelo. Una pequeña joyita que se oculta en lo más recóndito de itch.io. Cuenta la historia de un pajarito que tiene que construir su nido con la ayuda de las otras aves que pululan por el bosque. Claro que eso lo cuenta sin contarlo; no hay textos ni voces, hay poco más que píxeles toscos pero de colores bonitos. Volar, aunque con las limitaciones que propone Nest, es un placer animal, es seguir tu instinto olvidándote de cualquier posible recompensa final.

16. Beglitched

por María Darko

16 BeglitchedLos Tamagotchi son, en realidad, videojuegos. Pequeñitos y simples, pero videojuegos al fin y al cabo. Beglitched es también un juego pequeñito y puede parecer simple, pero no os engañeis por sus sprites adorables de gatitos y búhos, es implacable y severo con el jugador. Es como si los Tamagotchis se hubieran enfadado por nuestras negligencias al cuidarlos en el pasado y hubieran vuelto para vengarse en forma de ataque DDoS. Nuestra única solución es usar el ordenador con el sistema operativo más cuchi del mundo y vencerles al ritmo de una música pastillera y pegadiza.

17. The Witness

por Jonathan León

17 The WitnessEste año, en materia de indies al menos, los primeros meses fueron una absoluta locura. Gran parte de la culpa la tiene el hecho de que en enero recibiéramos a The Witness, la nueva obra de Jonathan Blow junto con su equipo de Thekla. Se esperaba con ansias cuando se anunció hace unos años, por aquello de venir del mismo tío que nos trajo Braid, el juego que prácticamente inició el boom indie. Sin embargo, con el paso del tiempo y los retrasos, la mayoría fuimos perdiendo el interés hasta que, de repente, lo tuvimos aquí. Y ese desinterés se esfumó enseguida. The Witness es la confirmación definitiva de que Blow es un genio. Es puro diseño de videojuegos plasmado en el paraíso perfecto para cualquier loco de los puzles. Nunca deja de reinventarse, todo está milimétricamente planeado. Además, pocas veces se ha abrazado con tanto ahínco la progresión significativa, esa en la que es el propio jugador el que avanza, y no su avatar. Se trata de un título sobre el viaje personal de aprender, de superar las adversidades y empezar a encarar los nuevos problemas con la cabeza bien alta, algo que consigue transmitir magistralmente a través de sus puzles. Es por ello que, 11 meses después, sigue siendo mi favorito del año. Maldito seas Jonathan Blow.

18. Flat Heroes

por Manu Delgado

18 Flat HeroesDe Flat Heroes hay que destacar muchas cosas. En primer lugar su gamefeel, la sensación que sin darnos cuenta invade nuestro cuerpo mientras estamos a los mandos de este videojuego. Sentir cómo los cuadrados pesan, cómo se agarran a las paredes para evitar todos y cada uno de los peligros que nos acechan en cada nivel, las simples líneas que deja atrás nuestro personaje cuando salta… Detalles que salen directamente del código del juego, sin sprites de por medio -y esta es otra de las cosas que hay que tener en cuenta de Flat Heroes-, directamente para atacar nuestro subconsciente. Por otra parte tenemos su minimalismo artístico, tanto en el apartado sonoro como en el gráfico, que sólo podía ser mejor con una paleta de colores simple, plana, pero escogida con estilo para que no desentone. Lo mejor para el final: su versatilidad. Es un videojuego pensado para jugar en compañía, ya sea en cooperativo o en rollo competitivo, pero la gran sorpresa es que funciona muy bien en el modo para un jugador. Definitivamente, y aunque esto suene paradójico, Flat Heroes es un juego redondo.

por Carlos Gurpegui

El ganador indiscutible entre cualquier grupo de amigos que suela juntarse alrededor de los videojuegos, cervezas y pizzas. Su diseño minimalista y el mimo puesto en los niveles convierten Flat Heroes en una pequeña obra de arte que sacará lo mejor y lo peor de todos nosotros al jugar con nuestras amistades. Sentarse delante del ordenador con Flat Heroes es sentarse frente a una máquina del tiempo, nunca sabemos cuándo dejaremos de jugar y eso es una maravilla.

19. Lovely Planet Arcade

por Enrique Grandes

19 Lovely PlanetImitando la jugabilidad de los primeros first-person shooter en los que no existía eje Y, aparece la secuela del rápido y encantador Lovely Planet. Con un estilo idéntico a su predecesor, Quicktequila apuesta por algo más convencional pero igual de adictivo. A excepción de poder saltar, nuestro ratón solo nos permitirá desplazarnos por el eje X para hacer frente a los enemigos que estarán distribuidos por el mapa con la intención de hacernos usar la cabeza más que nuestra habilidad. La curva de dificultad mejora respecto a la anterior entrega, planteando verdaderos retos a los más completistas. Por otro lado tenemos la banda sonora que vuelve a ser un punto fuerte en esta entrega llegando a hacer algo más amenos los quebraderos de cabeza que supondrán algunos niveles. Lo único negativo que destaca es la falta de tabla de clasificaciones, que fue en mi caso la piedra angular para volver a Lovely Planet.

20. Va-11 Hall-a

por María Darko

20 Va11 HallaNormalmente me suelo fijar en si un juego cumple el test de Bechdel, en este caso no solo se cumple con la protagonista, también entre los propios personajes. Y esto es maravilloso. En Va-11 Hall-A tendremos que servir bebidas absurdamente caras en una distopía cyberpunk algo horterilla. Se notan las influencias de los neones del Blade Runner o Policenauts, pero también hay mucho del anime, de la cultura pop de internet y del shitposting más desvergonzado. Todo esto impregna el juego de algo familiar, cómplice y sin darnos cuenta, acabaremos deseando ir a la barra, perdirle a Jill un Sugar Rush y que nos cambie la vida.

21. Slap Village

por Manu Delgado

21 Slap Village

No soy mucho de aventuras gráficas, pero cuando me encontré con esta alocada historia de vaqueros, alienígenas, conspiraciones gubernamentales, hippies y ecologismo algo hizo tilín en mi interior. El resultado final mola, es un juego al que es fácil cogerle cariño gracias al carisma de sus personajes, a su toque humorístico, a las pinceladas anacrónicas y a las notas meta-industria del videojuego que vamos encontrando por ahí. Su acabado artístico nos hace pensar que estamos protagonizando una serie de animación, de esas que veíamos de pequeños los sábado por la mañana. Por otra parte, y esto es bueno para el que no le atraigan mucho las aventuras gráficas, este primer episodio (sí, es episódico) trae varios minijuegos que ayudan a descansar entre puzle irresoluble y puzle irresoluble.

22. Virginia

por Violeta Sarabia y Álvaro Meléndez (Leño y Palmera)

22 VirginiaVirginia comienza invitándonos a “iniciar un nuevo viaje”. Antes siquiera de empezar a jugarlo ya nos da a entender que no va a tener un formato habitual, ni siquiera para los estándares del género de exploración. Puede decirse que es una ambiciosa obra híbrida que nunca termina de dar lo que promete en el plano narrativo ni en el formal. Sin embargo, tiene una identidad visual única, con personajes que comunican con sus gestos y expresiones todo lo que callan sus bocas. Este silencio es parte integral del juego y, aunque se usa de manera original, puede pesar a la hora de entender mejor la compleja y a veces confusa historia que relaciona a dichos personajes. Lo más destacado de la aventura, además de su preciosa banda sonora, se encuentra en aquellos momentos que acaban quedándose en tu mente una vez has finalizado tu viaje: el café del pequeño pueblo de Kingdom, la gala del FBI, verte en el espejo cada mañana… Esas instantáneas de las vidas que confluyen en el personaje principal del juego, en Kingdom, son lo mejor de Virginia. Ellas consiguen con éxito la unión de sus numerosas influencias formales y la idea conceptual de contar todo sin palabras, creando una obra que, acompañada por sus no pocos defectos, tiene más vida en alguno de sus personajes y tramas silenciosas que muchos otros juegos charlatanes.

23. Heart&Slash

por Cipri Cáceres

23 heartandslashUn roguelike genial que tuvo la desgracia de caer en mis manos después de Nuclear Throne. Con varios finales alternativos, chorrocientas armas, un sistema de mejora que mola muchísimo y lo mejor de todo: en 3D. Lo único malo son los niveles, pocos y excesivamente largos, pero enganchar engancha lo indecible.

24. Mother Russia Bleeds

por Manu Delgado

24 Mother Russia BleedsMamporros, mamporros y más mamporros. Eso es Mother Russia Bleeds; un beat’em up que utiliza las mecánicas clásicas del género y se las lleva a una URSS en la que una pandilla de malvivientes tiene que enfrentarse a una conspiración científico-mafiosa-gubernamental a base de puñetazos y patadas. Lo que ves es lo que hay, tampoco pretende reinventar nada. Buscarle una vuelta de tuerca puede llevar a posibles decepciones, así que mejor quedarse con sus aire retro, con su divertido multijugador cooperativo, con su sucio pixel art y con su irreverente locura.

25. Okhlos

por Javier Alemán

25 okhlosAhora que Masa Enfurecida ya no está en Twitter pueden recurrir a la masa original, que, evidentemente, es griega. Okhlos es un simulador de turba helénica, una bizarrada que mezcla gestión estratégica (decidiendo los componentes de nuestra horda y sus héroes) con la pura violencia y el frenesí. Una Odisea (sí, ese guiño de mierda he hecho) con permadeath enfrentándonos a los secuaces de los dioses del Olimpo (y, con suerte, calzándole también a los Olímpicos). Okhlos es divertido, es absurdo y tiene su lógica interna. Quizá también tenga algo de educativo.

26. Reigns

por Javier Alemán

26 Reigns¿Cómo no enamorarse de un videojuego que roba la mecánica de Tinder y la trasplanta a un drama absurdo de gobernación, de reyes y juglares? El rey aquí es el prisionero de su propio reinado, y a medida que avancemos por la (simpática) trama del juego nos quedará bien claro lo jodido que es tomar decisiones que afectan a tantísimas personas a la vez. Reigns acierta también con una estética minimalista que le va al pego, un sentido del humor que es gracioso de verdad (qué difícil es encontrarlo) y varias formas simpáticas de salir del embrollo del que nos hemos metido, haciendo que nos salgamos del pensamiento matemático al que nos ha encadenado para no enfadar a nadie. ¡Bien jugado!

27. Slain: Back from the Hell

por Jonathan León

27 SlainCon Slain tengo una relación especial. Seguramente, si el juego se mantuviera tal y como salió la primera vez allá por marzo no entraría en esta lista ni de coña. Y también es bastante probable que si lo hubieran lanzado de primeras tal y como está ahora, con todas las correcciones y añadidos, tampoco. Pero el caso es que esta nueva versión significa mucho más que unos simples arreglos, y me alegré tanto cuando me enteré, que le volví a escribir una crítica dejándolo bastante bien esta vez. No es un gran juego de plataformas, ni tampoco una maravilla en el campo de la acción, pero al menos es divertido de principio a fin. Ahora cuenta con un sistema de combate más que solvente y satisfactorio, amén de esa estética pixel-metal que te impide quitarle los ojos de encima de lo increíble que es. Puedo decir orgulloso que Slain es uno de los indies que recomiendo este año.

28. Inside

por Alberto Ruiz

28 InsideInside es el nuevo título de Playdead, el estudio que nos trajo Limbo. En esta ocasión nos vuelven a presentar a un niño que huye por un bosque, en un mundo tétrico y oscuro. Si, esto es muy similar a Limbo, pero es intencionado. Los chicos de Playdead son conscientes de donde vienen y lo usan para demostrar que partiendo de la misma base son capaces de crear algo completamente nuevo y mejor, han evolucionado. Inside trata al jugador de forma adulta, presentándole puzles que se resuelven de forma natural, sin ser demasiado fáciles o injustos como los de Limbo. Es consciente de que el jugador está inmerso en su mundo por lo que evita cualquier aspecto que pueda sacarle de él. Tiene una historia que contar, un mensaje y lo hace de la mejor forma que se puede hacer en un videojuego, dejando que el jugador lo juegue. Inside es sin duda mi juego favorito de este año. Por su historia, su madurez, sus mecánicas, sus puzles, su control. Todo en Inside tiene una razón de ser, cada elemento del juego está ahí para apoyar el mensaje que quiere enviar, incluso los pequeños detalles que añaden profundidad a su mundo. He pasado miedo, alegría, incertidumbre y tristeza, he vivido Inside y me ha encantado.

29. Hard Reset Redux

por Alberto Venegas

29 Hard Resert ReduxHard Reset fue toda una revelación cuando fue publicado. Un título de disparos en primera persona que volvía a la esencia, al núcleo, a la cueva donde todo empezó. Nada de recuperación automática de la salud, nada de coberturas, nada de compañeros que hacen todo el trabajo sucio, nada, tan solo el jugador frente a decenas de enemigos a cada cual más grande, más audaz y más peligroso. Para los que amamos juegos como Doom, Quake o Half-Life Hard Reset ha venido a recordarnos que no estamos solos, que aún hay esperanza para nosotros.

30. Abzû

por Alberto Ruiz

30 AbzuMatt Nava, director de arte de los videojuegos Flower Journey, ha fundado el estudio Giant Squid, y su primer título ha sido Abzû. Un juego en el que controlamos a un submarinista que recorre el fondo de los océanos. Este es el planteamiento de Abzû y no necesita más. Matt quería mostrar en un videojuego el amor y el cariño que le tiene al mar y para ello se pasó 6 meses practicando submarinismo. Quería experimentar las sensaciones que vive un buceador con la mayor exactitud para poder reproducirlas en un videojuego. Y en mi opinión, lo consigue. La sensación de ingravidez, el sentirte ligero y veloz con las corrientes acuáticas, las piruetas con los delfines. Todo eso está en Abzû y el jugador lo experimenta a través del mando. Además nos muestra toda la fauna y flora que hay bajo el mar, la belleza que se esconde bajo los océanos y que muchos no son conscientes de ella. Por supuesto no es mejor que Journey, pero tampoco pretende serlo. Es un juego que copia la estética del juego de That Game Company, pero en ningún momento pretende superarle. Simplemente está ahí para decirnos: “¡Hey!, mirad como mola bucear y las maravillas que albergan los océanos de nuestro mundo”.

31. Moon Hunters

por Manu Delgado

31 Moon HuntersContar la misma historia una y otra vez, que pase de boca en boca, de generación en generación. De eso va Moon Hunters. Es una alegoría de la transmisión de relatos por tradición oral; cada partida, una narración. Cambian pequeños detalles, pero la estructura básica permanece imperturbable. Nosotros los jugadores, como héroes casi anónimos, tenemos el papel de buscar solución a un problema que nos supera, que transciende lo humano. Para ello emprenderemos un viaje -solitario o cooperativo- en el que además de combatir contra los enemigos con nuestras armas y poderes también iremos evolucionando en base a nuestras decisiones y relaciones interpersonales.

32. We Happy Few

32 We Happy FewUno de los títulos más prometedores de este año que, a causa de su lanzamiento en early access, se ha quedado en juego de supervivencia en un mundo generado proceduralmente. Poco a poco, cuando vaya avanzando su desarrollo, podremos adentrarnos más en la historia que nos propone: una sociedad distópica en la que una droga hace feliz a todo aquel que la toma, un férreo control de los medios de comunicación por parte del Gobierno en el que el jugador actúa como engranaje y una estética idealizada con toques sesenteros. Hay que seguirle la pista.

33. The Lion’s Song

por Jaime García

33 The Lions Song

The Lion’s Song es de esos títulos que no escogen la senda sencilla, pudiéndose considerar una propuesta arriesgada, no destinada a todo el público, sino a aquellos que quieran compartir una experiencia llena de sentimientos, emociones y porque no decirlo, de valores. Hace grande los pequeños momentos. The Lion’s Song se presenta como un point and click donde no existen las mecánicas vistas en otros títulos del mismo estilo. No existen los inventarios, ni la recolección de objetos para su uso o combinación, ni tan siquiera aparecen puzles y, en todo momento, evita que nos quedemos atascados. La obra nos ofrece una experiencia totalmente inmersiva que se disfruta, pero que no pretende atraer a aquellos jugadores que busquen pasárselo bien a través de su jugabilidad. Un título que defiende la presencia del videojuego como un arte competente a la hora de contar historias que son capaces de trasmitir, de conectar con el jugador y hacer que se sumerja y se implique. Cabe alabar la capacidad de los desarrolladores de haber sido capaces de humanizar a sus protagonistas, de hacer que olvidemos parcialmente que son parte de un videojuego. Se sienten humanos hasta el punto de que nos afectan sus cambios de estado si nos sumergimos lo suficiente en la historia.

34. Metamorphic

por Manu Delgado

34 MetamorphicSi ves este juego por Steam no te va a llamar la atención, lo vas a descartar rápidamente, pensando que es el enésimo videojuego de puzles de físicas en un entorno futurista. Si haces eso estás cometiendo un pequeño error. Metamorphic no viene ni a descubrir nada ni a redefinir un género, viene a proponer puzles y eso lo hace estupendamente bien. Nos encontramos con una física tan maleable y controlable por el jugador que cada uno de los rompecabezas puede ser resuelto de tantas formas como personas lo intenten. Quizás no tantas, pero quiero que quede claro que Metamorphic trata muy bien el sistema de físicas y consigue que sea divertido hacerle trampas. Eso sí, olvídate de cualquier atisbo de trama narrativa.

35. Furi

por Alberto Ruiz

35 FuriFuri no inventa nada nuevo pero con sus mecánicas hace lo que muchos intentan imitar y pocos consiguen. La sensación de sacrificio y recompensa de la saga Souls, el notar que aprendemos con cada error y que con nuestro esfuerzo y habilidad, podemos superar cualquier reto. Si un enemigo se nos resiste, lo mejor es dejar de jugar, descansar con otra cosa y cuando volvamos, lo derrotaremos sin problemas. Furi no pasará a la historia por su gran trama ni su innovación, pero desde luego sabe cautivar con un espectáculo de luz y sonido.

36. The Temple of No

36 The Temple of NoCrows Crows Crows, el estudio indie encabezado por el co-creador de The Stanley Parable, William Pugh, sigue adelante con la idea de lanzar juegos cortos, innovadores, con grandes toques de humor y gratuitos. Después del genial Dr. Langeskov, Pugh da el salto a los videojuegos basados en texto para contarnos una historia absurda como la que más, con toques metajuego (como también vimos en el primer título de este estudio) y un estilo de dibujo hilarante, bonito y sencillo, que funciona a las mil maravillas con el tono general de The Temple of No. Con este pequeño juego los chicos de Crows Crows Crows demuestran una vez más que controlan a la perfección la narrativa interactiva.

37. Ghost 1.0

por Manu Delgado

37 GhostCreo que decir que recuerdo a Ghost 1.0 como uno de los juegos más vastos que he jugado este año es decir mucho de él, teniendo en cuenta que le he dado fuerte a The Witcher 3 y Fallout 4. El hermano espacial de UnEpic no sólo propone una historia sólida que se adapta naturalmente a una jugabilidad innovadora, sino que también deja espacio para aquellos jugadores que prefieran el reto por encima de todo. Un plataformas de aventuras y acción que se puede transformar en una suerte de roguelike más enfocado a la jugabilidad. Buen trabajo. Además, todo esto está regado por el peculiar sentido del humor de Francisco Téllez de Meneses, su creador, que para esta ocasión ha contado con varios cameos de personalidades reconocidas del mundo de los videojuegos.

38. Anima: Gate of Memories

38 Anima Gate of MemoriesEste JRPG de sabor patrio nace del universo Anima: Beyond Fantasy, una serie de libros y un juego de rol creados por Carlos García. A pesar de eso no hay que conocer esos productos antes de comenzar a jugar a Anima: Gate of Memories, ya que el videojuego se basta él solito para contarnos la historia de La Portadora de Calamidades, una agente de la orden de Nathaniel, que lucha por derrotar a los seres malignos que quieren hundir el mundo en el caos. La lucha presenta mecánicas de hack’n’slash con la peculiaridad de que podremos cambiar entre personajes en el momento que queramos, lo que se traduce en batallas vertiginosas llenas de combos variados y potentes.

39. American Truck Simulator

por Fran Pinto

39 American Truck SimulatorLa carretera como refugio del solitario, entregado a los caprichos de la onda media y sabedor de que el camino es lo importante aunque a uno le paguen al llegar. American Truck Simulator nos ofrece la experiencia de un ermitaño esclavo del movimiento perpetuo, un juego que trasciende los objetivos, que soslaya deliberadamente el punto A y el punto B, e invita al jugador a acomodarse en una fantasía mundana pero muy seductora: cruzar los vastos desiertos de Nevada en un monstruo mecánico de varias toneladas acompañados de la radio local.

40. TASTEE: Lethal Tacticts

por Jaime García

40 TASTEETASTEE me hace rememorar esos grandes juegos de mesa en los que se podía disfrutar de unos combates intensos y llenos de matices estratégicos, en los que los elementos de azar no están presentes en ningún momento. TASTEE recuerda al ajedrez, similar en la complejidad que presentan, llena de posibilidades que están visibles desde un comienzo, pero que quedan ocultas para el inexperto. Cuando disfruto de algunas de sus partidas, me sigue persiguiendo la sensación de desconocimiento, pero al menos, es una alegría arriesgarse a sumergirse en un título con las características de este TASTEE, que premia el pensar, no el disparar.

41. Push Me Pull You

por Manu Delgado

41 Push Me Pull YouSin duda uno de los juegos más divertidos que he jugado este año. El planteamiento es grotesco, pero la ejecución es adorable. Básicamente se trata de dos seres humanos unidos entre sí arrastrándose por el suelo para vencer a otro engendro similar en algún tipo de juego que incluya una o varias pelotas. Estos seres viscosos que se estiran y se encogen sólo pueden moverse utilizando sus brazos, lo cual lo hace todo más desagradable y convierte cada partida en una lucha patética digna de una peli de serie B. Pero es bonito. Tiene colorines, la música es alegre y juegan en un parque. Ellos parecen pasárselo bien, así que tú al jugarlo también lo haces. Es un juego ideal para las fiestas en casa, ya que se va volviendo mejor conforme más cerveza entra en tu cuerpo.

42. Genital Jousting

42 Genital JoustingLa idea de crear un juego de pollas flácidas que tienen que tienen que encular a otras pollas flácidas puede ser peligrosa, ya no por la posibilidad de causar molestia a las mentes más conservadoras que se alteran por ver un pene haciendo cosas de pene, sino porque puedes acabar desarrollando un videojuego burdo, soez y gratuito que parezca salido de la mente salida de un adolescente pajillero. Afortunadamente los chicos de Free Lives (desarrolladores de Broforce) han sabido llevar bien el tono de Genital Jousting, sin caer en la gracieta facilona. Colores pastel, rabos de estética cartoon y una jugabilidad placentera es todo lo que vas a encontrar en este cooperativo que ya ha sido rebautizado como “el juego de las pollas”.

43. Désiré

43 DesireUna aventura gráfica de point and click que el propio autor define como “una crítica del mundo moderno y de la perversión de los deseos causada por la sociedad capitalista y de consumo”. Blanco y negro son sus colores, la apatía su idioma. Es fácil encontrarse con gente a la que no le haya gustado este juego, pero sin duda es de ese tipo de títulos que hacen reflexionar a aquellos que lo juegan. Tanto para bien como para mal Désiré no pasa desapercibido. Más allá de sus mecánicas nos encontraremos con una historia seca, directa, sórdida y soez que trata temas tan delicados como la pornografía infantil o la cultura de la violación.

44. Neon Chrome

44 Neon ChromeNos encontramos en Neon City, una ciudad controlada por una IA maligna que, cuando alguien se sale del redil, lo elimina. Así, con saña, nocturnidad y alevosía. Nuestro personaje parece algún tipo de rebelde con causa o algo así, un personaje que se dedica a intentar eliminar al Overseer (El Skinet de turno) pero que, tras nuestra primera muerte (2 segundos aproximadamente) se nos desvela como una extraña Hacker capaz de introducirse en una serie de cuerpos artificiales llamados “Assets”. Es un juego curioso; a pesar de ser un roguelike bastante genérico y sin muchos sobresaltos tiene una serie de armas que lo hacen único. ¿Es suficiente para que destaque por encima del amplio abanico de roguelikes que existen? Más bien no, pero oye, ¡es tela de divertido!

45. Overcooked

45 Overcooked¿Alguna vez has intentado cocinar algo a contrarreloj con gente que no sabe ni siquiera freir un huevo? Overcooked lleva el caos de la cocina al mundo digital, convirtiendo cada receta en un reto para todos aquellos jugadores que se atrevan a cocinar en condiciones extremas. Lo más normal es que todo acabe lleno de fuego como si de Homer Simpson haciendo un bol de cereales se tratara. En definitiva, es uno de estos videojuegos a tener en cuenta a la hora de organizar fiestas con amigos, porque su multijugador local asegura risas y diversión, aunque también puede acabar con más de una relación…

46. Subterrain

por Jaime García

46 Subterrain Subterrain resultó ser una sorpresa inesperada en su momento, a pesar de que, aun hoy en día, no he acabado de entenderme con su propuesta. Aún así, soy incapaz de ignorar las virtudes que hacen de este juego una experiencia única, compleja y extensa. Subterrain es un claro representante de la ambición y pasión que poseen muchos de los estudios dedicados al desarrollo independiente. Una joya del survival horror, elaborada con un cariño que se manifiesta en todos y cada uno de sus aspectos; pero que se encuentra orientado hacia un público muy concreto, aquel que disfruta con las mecánicas de supervivencia tan de moda hoy en día. Un título, sin lugar a duda, muy a tener en cuenta.

47. Punch Club

47 Punch ClubLa historia de un boxeador que quiere vengar el asesinato de su padre a base de pegar puñetazos a todo ser viviente. Vale, quizás suena a trama genérica de videojuego, pero el punto fuerte de Punch Club no recae en su premisa sino en cómo la trata. La evolución de su personaje se podrá ir percibiendo tanto en sus técnicas de lucha como en sus relaciones interpersonales, de las que se servirá para desentrañar un misterio que le llevará de las batallas sin normas de los suburbios de la ciudad a los combates elitistas organizados por el Club del Puño. Todo esto aprovecha las mecánicas de gestión de personaje y ambiente (casi como un tycoon) que presenta el juego, que además presenta un acabado pixel art que deja de la última pincelada ochentera a un título que rebosa nostalgia.

48. Pharaonic

por Alberto Ruiz

48 PharaonicPharaonic, el último título del estudio español Milkstone Studios, es otro de esos videojuegos que han adoptado la fórmula ‘souls’ como principal protagonista de sus mecánicas. Aunque en esta ocasión nos presentan un videojuego con un apartado visual ambientado en el antiguo Egipto y un sistema de combate en scroll lateral. Tomamos el control de un esclavo al que acaban de liberar y que tiene la misión de derrocar al malvado Faraón Rojo. Las momias, los golems, los esclavos y los guerreros serán nuestros principales enemigos a la hora de cumplir nuestro objetivo. El sistema de combate, aunque lento y simple, evoluciona progresivamente llegando a darse encuentros distintos y desafiantes. Los Jefes medios son algo olvidables pero los principales presentan unas batallas impresionantes, es una pena que sean muy escasos. Me alegra ver que cada vez se crean videojuegos más variados en nuestro país. Veremos si seguimos evolucionando.

49. Lieve Oma

por Miguel Moreno

49 Lieve OmaFlorian Veltman quiso regalarnos este año una obra pequeña y personal, que dura lo que se tarda en comer un caramelo y deja el mismo dulce sabor en los labios, añadiendo además un toque de melancólica nostalgia. Temas como la infancia, la madurez, el amor, la pérdida o el descubrimiento, son algunos de los que se tratan en esta obra jugable que, si bien no se colará en las listas de los juegos más destacados del 2016, deja un significativo poso en aquellos que le dan una oportunidad. Una situación tan cotidiana como un paseo con la abuela puede dar lugar a una meditación introspectiva más profunda que la ligereza superficial de Lieve Oma. Reflexiones ocultas entre setas del bosque y árboles de colores pastel.

50. Momodora: Reverie Under The Moonlight

por Jonathan León

50 MomodoraLa cuarta entrega de la saga Momodora supone un salto brutal en valores de producción con respecto a las otras, que eran juegos mucho más pequeños y simples. Visualmente nos encontramos ante un título que dan ganas de coger el mando y ponerse a jugar de solo echarle un vistazo a ese precioso pixel art y a esas animaciones. Y jugando no defrauda, pues hace gala de un magnífico game feel que convierte la experiencia de saltar, esquivar y golpear enemigos en algo casi religioso. Su diseño de niveles con estructura metroidvania no está demasiado inspirado y su énfasis en parecerse a Dark Souls no termina de cuajar, pero aun con esas, este Momodora sigue siendo un juego de lo más disfrutable y seguro que no te arrepentirás de haberle dedicado tu tiempo.

51. Everspace

51 Everspaced

Naves combatiendo en el espacio, explosiones impresionantes, estética futurista buscando el realismo… A simple vista este título podría entrar en la lista de los “1oo videojuegos más genéricos de este año” si algo así existiera, pero no. Everspace incluye elementos de roguelike como la acción continua, el mundo generado proceduralmente y una fuerte penalización por muerte. Eso, junto a su impecable estética de ciencia ficción, sus animaciones y efectos de sonido y, en general, su gamefeel, hace que esté en la lista en la que de verdad merece estar: la de los mejores videojuegos indies de 2016.

52. Severed

52 SeveredCuenta la historia de Sasha, una guerrera que a pesar de tener sólo un brazo no duda en empuñar una espada viviente y recorrer el mundo acabando con todos los monstruos que se le pongan por delante. Su cámara en primera persona es innovadora, ya que está pensada para jugar en pantallas táctiles (está disponible en PS Vita e iOS), haciendo uso de los gestos para enfrentarse a los enemigos y moviéndose por un entorno hostil aunque con un diseño colorido y preciosista. No podían faltar los toques roleros con la subida de habilidades, recolección de ítems, mejora de equipo… Todo esto bajo el incontestable sello DrinkBox Studios, creadores de Guacamelee.

53. Walkboy

53 Walkboy¿Un runner de móvil entre lo mejor de 2016? Puede parecer raro, pero la verdad es que los españoles de Upware Studios se han sacado de la manga un título que, sin ser una revolución del género, añade unas cuantas características que dan un soplo de aire fresco a las mecánicas clásicas de esta serie de títulos. Nos ponemos en la piel de un chico que viaja a través del tiempo gracias a su walkman. Prehistoria, Primera Guerra Mundial, Medievo… En cada una de estas etapas históricas nos tendremos que enfrentar a enemigos y obstáculos, pero ojo, que si la liamos mucho podemos provocar cambios en la linea temporal y acabar viendo a un dinosaurio en las filas del ejército alemán.

54. Block’hood

54 BlockhoodEntender la ecología construyendo ciudades en dioramas. De eso va Block’hood. Conocer la necesidad de cada persona, de cada sociedad, para así conseguir un espacio de vida en el que todo confluya. Una suerte de SimCity reflexivo que reduce al mínimo sus aspectos gráficos para conseguir una atmósfera de calma y tranquilidad en la que sea apetecible vivir. El jugador va a perseguir este fin sin ni tan siquiera darse cuenta, y así entenderá la vida de la ciudad que ha ido viendo crecer.

55. The Great Palermo

por Cipri Cáceres

55 The Great PalermoUna visita guiada por la capital de Sicilia. Gastronomía, leyendas, historia y deportes. Gráficos delirantes y repetición como premisa central, un juego que consigue hacerte sentir como si fueras por las laberínticas calles de una ciudad con sabor propio. Solo aptos para aquellos que les guste mucho Sicilia y disfruten aprendiendo sobre Palermo.

56. The Guest

por Miguel Moreno

56 The GuestUna aventura gráfica en primera persona de las de toda la vida: estás encerrado en una habitación, no sabes qué haces ahí ni cómo demonios escapar. Los ingredientes clásicos del género se encuentran en esta aventura de Team Gotham, en la que la atmósfera de misterio y opresión acapara todo el protagonismo. Puzzles bien diseñados y exigentes se entremezclan con una historia deliberadamente confusa, con tintes de terror y de ciencia ficción, que atrapará al jugador hasta que este llegue a su revelador (o todavía menos esclarecedor) desenlace final. Se trata de un juego que nos deja con ganas de más, y que demuestra que el estudio madrileño tiene talento de sobra y una carrera más que prometedora por delante.

57. Devil Daggers

por Fran Pinto

57 Devil DaggersCorrer como un loco por una plataforma rectangular que flota sobre la nada, perseguido por bandadas de calaveras demoníacas con la única defensa de una especie de dagas de fuego que salen disparadas de nuestros cinco dedos. La de Devil Daggers una premisa tan poco convencional sobre el papel como familiar cuando uno la juega: se trata de un ejercicio de síntesis extrema que extirpa y hierve hasta dejar el hueso limpio la esencia misma del primer y el segundo Quake. Su estética, su filosofía y su maldad envolvente y satánica describen una conclusión inequívoca y terrible: aguantarás lo que puedas, pero al final vas a morir.

58. The Flame in the Flood

58 The Flame in the FloodUna chica, un perro y un mundo devastado. Este original roguelike nos transporta a unos Estados Unidos postapocalípticos en los que la supervivencia es ahora el más preciado de los bienes. Un río vertebra una zona rural que tendremos que explorar con nuestra balsa buscando cualquier extensión de tierra, por muy pequeña que sea, con la esperanza de encontrar allí víveres y útiles con los que continuar nuestro viaje hacia una Tierra Prometida que nunca llega. Es un juego muy exigente, en el que cada decisión puede acarrear la muerte de la protagonista, ya sea de forma instantánea como a posteriori, tras haber caído enferma por alguna causa que se escapa a nuestro control. Construcción, combate, exploración y supervivencia en un mundo con un diseño artístico muy cuidado. Un juego al que echarle muchas horas.

59. El Conde Lucanor

por María Darko

59 El Conde LucanorUn Demon’s Souls chiquitito y lindo, muy críptico en la manera de desarrollarse y que juega con las expectativas como nadie. El Conde Lucanor nos pone en la piel de Hans, un niño que se pierde por el bosque y acaba en un misterioso castillo. Con la excusa de averiguar el nombre de un duende, tendremos que recorrer el mapa a oscuras, solo acompañados por la tenue luz de las velas que vayamos colocando por el camino. El diseño artístico es maravilloso, pero la música no se queda atrás y le dan forma a un survival horror atípico pero brillante, coherente tanto en las mecánicas, como en el diseño de niveles y la estética.

60. Darkest Dungeon

por Alberto Venegas

60 Darkest DungeonComencé a jugarlo durante su período de acceso anticipado y ya, desde entonces, me atrapó. Cuando era pequeño no recuerdo donde leí que los buenos juegos, los que eran importantes para ti de alguna manera, eran aquellos en los que pensabas tras apagar el ordenador o la consola, y Darkest Dungeon ha sido uno de ellos. Una ambientación soberbia y coherente con la mecánica del juego. Unos personajes a los que, después de un tortuoso camino, acababas conociendo y cuidando y un sistema de emociones nunca visto hasta entonces han convertido al juego de Red Hook Studios en una una joya del videojuego moderno.

61. Orwell

por Manu Delgado

61 OrwellEl nombre de este videojuego indie lo dice todo. Orwell es una combinación de las mecánicas de Papers, Please, el tono distópico-tecnológico de Black Mirror y el miedo al control estatal de 1984. Los jugadores nos ponemos en la piel de un trabajador que utiliza el software Orwell para invadir la privacidad de los ciudadanos con la excusa de mantener la paz de un estado que quiere evitar a toda costa cualquier duda sobre su legitimidad política. A pesar del despliegue tecnológico, muchas de estas intromisiones en la vida de las personas podremos hacerla a través de sus propias redes sociales, lo que deja entrever una cierta moraleja en forma de toque de atención que se va desarrollando a lo largo de sus sucesivos episodios.

62. That Dragon, Cancer

por Cipri Boris

62 That Dragon CancerUn juego, o un “no juego”, que va directo al alma. Mi crítica de él no podía ser una crítica. That Dragon, Cancer no pretende ser jugable, pretende transmitir las sensaciones, transmitir la energía, el dolor y la pena de su historia de la forma más descarnada posible. Pretende afectarnos más allá de la experiencia que suponga el jugar y hacernos llorar, y desgarrarnos por dentro. Bello, dolorosamente bello, y difícil de disfrutar… pero necesario.

63. Order of the Thorne: The King’s Challenge

63 Order of the ThorneEn Infamous Quests aman las aventuras gráficas, aman el pixel art, y aman el trabajo bien hecho. Y es que Order of the Thorne: The King’s Challenge destila cariño y buen hacer, y sigue la estela dejada por Quest for Infamous, su primera aventura gráfica y de similar apartado artístico. Sus aproximadas cuatro horas de juego nos dejan con ganas de más y saben obsequiarnos si exploramos y descubrimos todo, ya que así se nos revela la historia de fondo del mundo de Uir, que continuará próximamente en The Fortress of Fire.

64. One Night Stand

por María Darko

64 One night standEl tratamiento de la sexualidad en los videojuegos, por lo general, suele ser increíblemente simple. La mayoría de las veces se reduce a las mismas escena entre personajes parecidos sin ir mucho más allá de ser un premio para el jugador. En One Night Stand sabemos que dicha escena pasó la noche anterior, y ahora nos encontramos confusos y con resaca en la cama de una desconocida, intentando averiguar quién es y dónde están nuestros pantalones. Un juego incómodo, pero bonito y cálido.

65. Metal Tales

por ManuDOMB

65 Metal TalesUn roguelike tiene que ser como tiene que ser: difícil, duro, exasperante, tedioso… Si hay una palabra que puede definir el género esa es “hostilidad”, es por eso que vemos videojuegos de este estilo enmarcados en estéticas grotescas como sótanos diabólicos, mazmorras pestilentas o parajes postapocalípticos. Los chicos de Nuberu Games quisieron llevarse esta idea a su terreno y construyeron un roguelike alrededor de la iconografía metal. El resultado es un título solvente, carismático y más que disfrutable. Aunque no inventa nada nuevo parece que tiene mucho que decir en el género, puede mirar cara a cara al resto de videojuegos que beben del clásico Rogue, competir con ellos e incluso aportar ideas refrescantes como las salas que apuestan más por el plataformeo que por el combate contra enemigos. En definitiva, está cargado de buenas intenciones bien ejecutadas.

66. The Minotaur

por Judith Romero
66 The Minotaur

A principios de año, el estudio leonés Ratalaika Games publicó un arcade de estética retro llamado The Minotaur. Preso en el laberinto de Creta, el jugador debe utilizar su agilidad y su inteligencia para aplastar a los minotauros que acechan por los pasillos empujándolos contra bloques de piedra. Son listos, se mueven en diagonal y persiguen a sus presas sin piedad, y aunque a priori parezca que no es muy difícil eliminarlos, la historia se complica cuando son muy superiores en número y traen consigo a sus amigos los superminotauros. Olvidar un detalle como que el minotauro que está encerrado entre los bloques pertenecía en realidad a esta especie superior –sus ojos rojos y su cara furibunda los delatan- y que entonces se multiplique, por ejemplo, puede complicar en gran medida la partida. Este mundo de escenarios pixelados se inspira en el juego ASCII para MS-DOS de 1984 The Beast, pero incluye un modo multijugador para un total de cuatro participantes, la posibilidad de crear mapas personalizados y compartirlos en Steam y distintos retos que desbloquear.

67. Thumper

67 ThumperNada de lo que veas en un tráiler te va a convencer de lo bueno que es este juego protagonizado por un escarabajo espacial. Es gamefeel puro. Y no podía ser de otra forma teniendo en cuenta que se trata de un videojuego de ritmo, de esos en los que la música guía tus pasos por un mundo psicodélico y sientes cómo formas parte de algo que te supera. Y aun así te gusta. Claro que te gusta, el enemigo final es una cabeza gigante del futuro, ¿cómo no podría gustarte? Si quieres velocidad, acción y ritmo (y además tienes unas gafas VR con las que sacarle todo su partido) este es tu juego.

68. Majotori

por Jonathan León

68 MajotoriCuando piensas que ya se ha hecho todo con el concepto de “historia que cambia según nuestras acciones” en los videojuegos, llegan los chicos de Majorariatto y te plantan un narratrivia. ¿Que qué es un narratrivia? Pues, en este caso concreto, consiste en responder preguntas para decidir el devenir de los personajes de numerosos relatos cortos. Que les vaya bien o mal depende de lo mucho que sepas sobre cultura popular contemporánea: videojuegos, cine, anime, comics, Internet, etc… Un curioso estilo de juego que se ve complementado por unas historias de lo más simpáticas y divertidas (y a veces algo crueles) convierte a Majotori en un título que te deja con una sensación muy agradable tras jugarlo. A no ser que no hayas visto Madoka Magica y por culpa de eso se muera un pobre ciervo.

69. The Way

69 The WayTraer de vuelta a su amada recientemente muerta es lo que mueve al protagonista de The Way a través de unos mundos desconocidos para él, en los que la muerte, de mil cruentas formas, acecha en cada esquina. Una aventura en 2D repleta de puzles y exploración, inspirada en clásicos de Another World, con un pixel art simplificado y unas animaciones detallistas que hacen sentir el peso de un universo ficticio.

70. Shardlight

por Alberto Venegas

70 ShardlightWadjet Eye Games se ha convertido en el bastión de la aventura gráfica canónica y tradicional. Entre su catálogo de juegos encontramos obras como Primordia, Resonance o Gemini Rue, clásicos contemporáneos de la aventura. Una de las grandes bazas del estudio es el talento de los artistas que aglutina y entre ellos destacan, para mí, dos, Ben Chandler y Matt Frith. Gracias al trabajo del primero, junto al de Francisco González, este año se ha publicado una historia cyberpunk con estética pixelart y una trama a la altura, Shardlight. Una aventura seria y fascinante que nos muestra un potencial futuro repleto de peligros y amenazas.

71. Butcher

por Jaime García

71 Butcher¿Recordáis los tiempos de DOOM, QUAKE y WOLFENSTEIN 3D? BUTCHER recoge el testigo de estos tres titanes, engulléndolos y regurgitándolos en formato 2D. No os dejéis engañar por sus gráficos ultra pixelados, es uno de esos juegos que encandilan por su simple jugabilidad. Un homenaje a los clásicos que cumple con creces sus propósitos, ofreciendo una dificultad exageradamente elevada, repleta de combates que irrumpen con una violencia salvaje y frenética.

72. Calendula

por Manu Delgado

72 CalendulaNo se me ocurre mejor manera de definir este videojuego español que la frase que utilizaron sus autores para la campaña de marketing prelanzamiento: “¿cómo juegas a un juego que no quiere ser jugado?”. Calendula es uno de esos títulos que sitúa al jugador en el papel de protagonista sin romper la cuarta pared, sino llevándolo por delante de ella. Su ambientación es grotesca, sucia y desagradable. Provoca tensión sin recurrir a recursos gratuitos y juega contigo en todo momento… incluso antes de que tú te des cuenta. La conjunción entre narrativa y jugabilidad es tan buena que no necesita más de 3-4 horas (por decir algo aproximado) para contar todo lo que quiere contar.

73. No Man’s Sky

por Carlos Gurpegui

73 No Mans Sky

Entiendo los disgustos de la gente y  los enfados. De verdad, los entiendo. Sin embargo, las decenas de horas que he invertido en la exploración de No Man’s Sky han sido catárquicas y unas de las experiencias más relajantes de 2016. Explorar la galaxia creada por Hello Games funcionó como una suerte de bálsamo frente al estresante día a día. El propio concepto contemplativo que se deja entrever entre los añadidos de última hora me parece una de las decisiones más innovadoras dentro de la vorágine de juegos clónicos que a veces se apodera de la industria. Entiendo los enfados, sí, pero entiendo también la importancia de la tranquilidad de algo como No Man’s Sky.

por Nacho Cerrato

La polémica hecha videojuego. No recuerdo una lapidación tan voraz y desmedida como la que sucedió al lanzamiento del proyecto abanderado por el ahora “criminal más buscado” Sean Murray. Y me gustaría reivindicar su valor, porque con sus muchos defectos, lo tiene: experimentar la soledad y el desconocimiento profundo ante todo lo que nos rodea, lo insignificantes que somos en un vastísimo y abrumador universo, las maravillosas estampas que nos ofrece con bastante frecuencia, la melancolía ante la partida desde un planeta que nos resulta hermoso (cosa que se pierde un poco con el gran parche), una banda sonora que nos acompaña y nos incita a descubrir, a viajar, a maravillarnos con la inmensidad del cosmos, la increíble sensación de ir rodeando un planeta y que la estrella de ese sistema se vaya descubriendo, deslumbrándonos. No Man’s Sky es un juego indudablemente imperfecto, demasiado ambicioso quizás, pero es único, y merece al menos que se le dé una oportunidad.

74. Samorost 3

74 Samorost 3El estudio checho Amanita Design ha lanzado este año la tercera parte de lo que fue en su día su primer juego, Samorost, una aventura gráfica para navegadores publicada en 2003. Samorost 3 ha venido a demostrar la evolución que han sufrido tanto el estudio como los videojuegos que han creado. Pero es una evolución conservadora, pues las características básicas de Amanita Design siguen estando: jugabilidad sencilla, escenarios preciosistas, estilo minimalista e importancia magna de la música. Son los toques que hacen reconocible cualquier juego de este estudio, desde Samorost a Botanicula pasando por Machinarium. También se repite la sensación de estar perdidos debido a la ausencia de objetivo, lo que nos invita a explorar cada rincón de su mundo. Y claro, eso puede llegar a ser tedioso en muchos otros juegos, pero en Samorost 3 no. Aquí estamos deseando ver cada zona, cada escenario… Es lo que tiene ser así de precioso.

75. Wheels of Aurelia

por Judith Romero

75 Wheels of AureliaEn 2016 el estudio italiano Santa Ragione ha desarrollado lo que denomina un juego narrativo de viajes de carretera en la trepidante Italia de los años 70. Una ficción interactiva que también se vende como un juego de carreras, nada más alejado de la realidad. La rebelde y misteriosa Lella conduce a través de una isométrica Via Aurelia en la costa oeste de Italia mientras el jugador se limita a escuchar su cháchara pretenciosa y decidir qué bichos raros se suben a su coche. Curas, violadores, locos y mujeres que se plantean abortar en una época en la que aún estaba prohibido componen el elenco de personajes con el que Santa Ragione trata temas polémicos en 1978 pero de lo más cotidianos en la actualidad. A priori Wheels of Aurelia promete una aventura madura basada en decisiones y la historia reciente de Italia, pero su guión se reduce a un libreto morboso lleno de situaciones inverosímiles como carreras ilegales o idiotas dispuestos a regalarte su coche y una serie de afirmaciones políticas.

76. GoNNER

por Manu Delgado

76 GoNNERMorir en los videojuegos es algo más que habitual, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de producciones siguen ancladas en interpretar la realidad como un entorno hostil en el que o matas o mueres. GoNNER también se expresa en esos términos -al fin y al cabo no deja de ser un roguelike-, pero intenta buscarle las cosquillas a la concepción clásica del respawn. Aquí la muerte es tu amiga; te ayuda a elegir el equipo que quieras utilizar antes de cada partida, te da tregua cuando tus enemigos te matan al permitire recoger todas tus partes corpóreas y volver a la carga… Y cuando mueres, ahí está ella, para volver a ayudarte a empezar. Tienes un mundo hermoso, pero hostil y desconocido. Te sientes a gusto moviéndote por él, pero tienes que avanzar con cuidado. Tu única amiga es la Parca, o al menos eso crees. Coge tu mochila, tu arma y tu cabeza y avanza hasta que alguien más fuerte que tú te lo impida. Después, vuelve a intentarlo.

77. The Final Station

77 The Last StationEn un mundo infectado, que palidece hasta perecer, la única opción aparentemente segura es permanecer en movimiento. Más por sobrevivir que por huir. La figura del tren se propone como una buena solución a este problema, o al menos la más aceptable. ¿Un monstruo de acero que viaja a cientos de kilómetros/hora? No hay zombi que pueda sobrevivir a eso. A los mandos de este ferrocarril podríamos ser invencibles si no fuera porque tanto él como nosotros necesitamos energía con la que movernos. Quedan pocos recursos en el mundo y la plaga de zombis que asola las ciudades no hace que sea fácil llegar hasta ellos. Aquí es cuando toca remangarse, bajar del tren y entrar en faena. Todo lo que hacemos en The Last Station es conducir, explorar estaciones, gestionar recursos y ayudar a gente. La ambientación es de lo mejor del juego, que llega a ofrecer momentos de verdadera tensión.

78. Oxenfree

por Joan González-Conde Cantero

78 OxenfreeOxenfree fue publicado por Night School Studio a inicios de este año, y durante estos meses ha sido bien galardonado y recibido por la crítica. En esta aventura gráfica, se nos ofrece una narrativa de ciencia ficción adolescente, y en sus puntos fuertes encontramos el carisma de los personajes, escenarios que parecen dibujados a mano, y el trabajo del equipo de doblaje. El resultado es un juego que supone una experiencia memorable especialmente para los fans de la temática ochentera de Stranger Things o Los Goonies, y cuyo universo promete expandirse en los próximos meses con una película.

79. We Know the Devil

por María Darko

79 We Know The DevilJunta lo mejor de la generación tumblr y El Proyecto de la Bruja de Blair en una aventura gráfica. Con una estética noventera y a la vez muy de Instagram, We Know the Devil nos trasladará a un campamento en el que tendremos que hacerle frente al Diablo en persona. Su frescura radica en que, al contrario de como es habitual en el género, no tomaremos decisiones, sino que elegiremos a nuestra pareja preferida. Como decían en Steam, un juego que incita al satanismo y el lesbianismo no puede ser malo.

80. Kentucky Route Zero (Act IV)

por Violeta Sarabia y Álvaro Meléndez (Leño y Palmera)
80 Kentucky Router Zero

La saga Kentucky Route Zero maneja a su antojo el sonido ambiente y son pocas las escenas acompañadas de música: tan pronto como escuchemos los primeros acordes sabremos que es un momento trascendental para la trama del juego. Este cuarto acto minimiza el uso de instantes espectaculares al que nos tiene acostumbrados esta maravillosa serie en pos de buscar una línea más sobria y posando su mirada en lo cotidiano. La base narrativa está conformada por anécdotas, diálogos informales entre amigos, historias de personas que no están presentes… Florece una sensación de pérdida, algo que nos dice que hemos llegado tarde: los diálogos hablan todo el tiempo sobre aquello que ya no está. De alguna forma su extraordinaria e inquietante banda sonora representa esa misma pérdida, poblada por sonidos de música ambient a los que nos vemos abocados a volver una y otra vez. Es un acto de transición maduro que demuestra mucha confianza en sí mismo, con gráficos como siempre diferentes y mejorados a los de anteriores entregas, lleno de atrevimiento y grandeza en su dirección y fotografía y en su toma de decisiones. El cuarto acto de Kentucky Route Zero deconstruye y reinventa la saga y la aventura gráfica de nuevo, funcionando efectivamente como puente entre los tres primeros actos y el final, que está por venir.

81. Fossil Echo

81 Fossil EchoLo que más destaca de Fossil Echo es su acabado artístico, que simplifica las figuras hasta convertirlas prácticamente en los esquemas de lo que representan y deja que luces y sombras terminen el trabajo de hablar a través del diseño. Este plataformas 2D sabe que es un plataformas 2D y nos propone una trama a la altura (nunca mejor dicho): nuestro objetivo principal es escalar una gran torre y en eso se irá gran parte de las horas que le echemos. Al contrario de lo que pueda parecer, el reto jugable tiene más peso que la historia que nos intentan contar. Quizás eso decepcione o eche para atrás a alguien, pero no es un juego que se pueda descartar a la ligera.

82. Between Me and The Night

82 Between me and the NightJugar a un videojuego en el que encarnas a un niño que está solo en su casa de noche es algo que se sabe de antemano que no va a acabar demasiado bien. Y así es. En Between Me and The Night las pesadillas del protagonista cobran vida y le amargan la noche al pobre chaval, que para colmo tiene que ir solucionando problemillas caseros en forma de puzles. El minimalista diseño de personajes y escenarios es lo que le pone la guinda a una aventura gráfica que con una simple y llana limitación de inventario te enseña el valor de los objetos que llevas contigo, al contrario de otras que te permiten recoger y transportar hasta un elefante africano si es necesario. Para los amantes de las aventuras gráficas debería ser un must play.

83. Pony Island

83 Pony IslandUn ordenador ha sido poseído por el demonio convirtiendo un infantil e inocente juego en un videojuego satánico. De ese modo, lo que era un título alegre llamado Pony Island se convierte en una experiencia tan siniestra como desagradable. Sus características metanarrativas lo acercan a juegos como Calendula, Cibele o Emily is Away, aunque con un toque terrorífico, por supuesto. Un cócktel que le ha convertido en uno de los indies más relevantes del último año.

84. This Is the Police

por Judith Romero

84 This Is The PoliceEn This is The Police el estudio francés Weappy Studio ha logrado aunar las dificultades y el modo de juego del género de gestión de recursos con un guión noir y adulto. La relatividad del poder, que a menudo depende de un cargo temporal, es el tema principal de esta aventura de 180 días en la que el comisario Jack Boyd se ve forzado a cooperar con la mafia para salvar a la ciudad de Freeburg, representada en un mapa de vista isométrica. Además de decidir cuántos agentes enviar a cada misión y en qué momento –a veces con resultados catastróficos- Boyd deberá hacer lo posible por ahorrar medio millón de dólares antes de jubilarse y dejar para siempre su maltrecho Departamento de Seguridad. No obstante, los hombres de negocios, los fantasmas del pasado e incluso su propio personal harán que no le resulte tan sencillo. Esta trama, que pone a prueba la integridad del jugador cada pocos minutos, está acompañada de una banda sonora para los amantes del jazz y de la música clásica que dota al videojuego de un ambiente único y lo convierte en uno de los títulos indispensables del 2016.

85. Deadbolt

85 deadboltLos creadores de Risk of Rain se han sacado de la manga un videojuego en el que podemos controlar a la Muerte en una misión especial: devolver al infierno a una serie de no-muertos que han escapado sin permiso. Como si hubieran cogido la sinopsis de Little Nicky y le hubiran dado un par de vueltas para hacerla jugable. El caso es que aquí no tenemos una petaca satánica, sino que vamos por ahí con un par de pistolas buscando escondrijos que nos permitan llegar a los zombis pandilleros sin que el resto de sus coleguis nos cate. Es acción dura en 2D, con sangre pixelada y golpes de esos que pesan y duelen. Un cúmulo de muertes gratuitamente gamberras que está a caballo entre Hotline Miami y Gunpoint.

86. Ultimate Chicken Horse

86 Ultimate Chicken RunEn este party game poco importan los amigos, de hecho pasar por encima suya será la clave para acabar venciendo la carrera. Tenemos un punto al que llegar, con la peculiaridad de que debemos construir el camino. Exacto, construir el camino implica poner trampas con las que obstaculizar la carrera a tus contrincantes. En cada una de las rondas no sólo se valorará quién llega primero, sino también cómo ha llegado hasta la meta. La creatividad da puntos.

87. RIVE

por Jaime García

87 RIVECuesta entender RIVE como una despedida por parte de su estudio desarrollador Two Tribes, un estudio, con una gran experiencia en el sector, como ha demostrado, habiendo dibujando una trayectoria sólida que concluye con una obra fresca, frenética, llena de vitalidad y mala hostia. RIVE forma parte de esos juegos en que más de una ocasión, os generará episodios de frustración desbordante por la mala hostia que suscita. Porque si, RIVE es muy exigente, demasiado en algunos puntos, penalizándonos por cualquier mínimo fallo realizado; pero ahí se encuentra el sentido de RIVE. Superar esos retos, a nosotros mismos, nuestra frustración y obtener el premio de la victoria tras superar cada uno de sus obstáculos y enfrentamientos. RIVE consigue aunar de forma magistral unas mecánicas jugables sencillas pero exigentes, con un diseño de niveles absolutamente brillante. Vamos…los ingredientes suficientes para que se convierta en mi juego independiente favorito del año. Hasta siempre Two Tribes.

88. Beholder

por Jonathan León

88 BeholderEste juego nos pone en la piel de un casero al servicio de un régimen totalitario que debe vigilar a sus inquilinos contra la voluntad de estos para poder denunciarlos cada vez que se requiera la ocasión. Llevando por subtítulo “Cada decisión tiene consecuencias”, plantea una diatriba moral en la que debemos elegir si obedecer a rajatabla a nuestros superiores o por el contrario ayudar a los vecinos y arriesgarnos a sufrir una dura represalia si nos pillan. Nuestras acciones tienen todas sus pros y sus contras, y el juego nos permite total libertad para decidir qué priorizar guiándonos por nuestro propio sentido de la moral. Se mantiene completamente vago y neutro a la hora de realizar un comentario político reflexivo, relegándolo a simple transfondo de la acción y condicionando que los valores que guíen nuestras decisiones sean los mismos para todos: los totalitarismos son malos. No obstante, la continuidad de estas decisiones está muy bien llevada y el resultado es una obra la mar de interesante.

89. Shadow Tactics

por Cipri Boris

89 Shadow TacticsLa dificultad y el sigilo a la máxima potencia. Un juego que sorprende por lo brutalmente pulido que está en todos sus aspectos, llegando al nivel de un Triple A sobradamente. Un Japón real y vivo, un grupo de cinco “héroes”, un enemigo en las sombras… y la idea de que si haces saltar una alarma estás muerto. A pesar de mis problemas técnicos con él solo puedo catalogarlo como sublime.

90. Mystic Messenger

por María Darko

90 Mistyc MessengerLo que parecía que iba a ser un clásico simulador de citas ha acabado siendo uno de los juegos con mejor diseño del año. La interacción con otras pantallas es algo que ya hemos visto en Cibele o Her Story, incluso se ha hecho en móviles con Sarah Is Missing, pero en Mystic Messenger el gamefeel es prácticamente perfecto. Hasta el punto de que el propio juego incluye en la historia que te lo hayas descargado de la tienda de aplicaciones. Quizás lo mejor es que es muy consciente de lo que es y no duda en reírse de sí mismo y romper una y otra vez la cuarta pared. lololol

91. Even the Ocean

por Manu Delgado

91 Even the OceanLuz y oscuridad son dos elementos asiduos en el mundo de los videojuegos, casi demasiado, por eso es difícil encontrarse con juegos como Even the Ocean que no sólo aprovechen esta dicotomía para construir una historia, sino que también lo adapten a la jugabilidad de forma excelente: Aliph, la chica protagonista, no tiene una barra de vida al uso, de esas que mata al personaje cuando se acaba; ella necesita balancear constantemente su luz con su oscuridad para que ninguna de las dos fuerzas se hagan con el control de su ser. Mientras intenta equilibrar su persona, el mundo en el que vive también se tambalea, y su misión será la de intentar salvarlo. Una historia intimista, con toques ecológicos y críticos hacia el papel de la raza humana en el Universo. Una joya indie que ha pasado desapercibida injustamente.

92. VIDEOBALL

92 VIDEOBALLImagina un Rocket League en 2D a vista de pájaro. Ahora cambia los coches por la nave de Asteroids. Eso es Videoball. El objetivo es llevar la pelota hasta la línea de puntos del rival, y para ello lo único que puedes hacer es dispararle triángulos, cuyo tamaño variará dependiendo del tiempo que dejemos pulsado el botón de disparo. Además de multijugador local también tiene modo online, aunque en consolas es relativamente difícil encontrar partidas por el bajo número de jugadores que tiene

93. King Lucas

por Jonathan León

93 King LucasEl desarrollo español nos ha dado bastantes joyas en este 2016 para agrado de todos. Muchos de esos títulos están recogidos en esta lista, y entre ellos no iba a faltar el King Lucas de Devilish Games, que ha sido uno de los últimos en llegar. Aquí tenemos a otro metroidvania que intenta poner su granito de arena por hacer las cosas con estilo propio, que en este caso se traduce en introducir la friolera de 1.223 habitaciones diseñadas a mano con sus enemigos, sus plataformas y sus tesoros; nada de generación procedural. Bueno sí, la que nos baraja todas esas salas y que permite que cada vez que nos adentremos en el castillo tengan una disposición distinta, haciendo del manido periplo de rescatar princesas siempre algo interesante. King Lucas es un juego que tal vez no destaque tanto como otros, pero lo que tiene de simple lo compensa siendo divertido, directo y simpático. Mención especial al buen trabajo que hace incitando al pensamiento lateral y espacial en el jugador.

94. Breached

por Jonathan León

97 BREACHEDSi algo nos mola de los indies es su capacidad para ofrecernos propuestas tan propias que los hacen la mar de distintivos. Breached es un juego que mezcla un poco de todo, con cosas que ya hemos visto en otros títulos, pero el resultado de esa conjunción le da un toque único a la obra de Drama Drifters. Estamos hibernando en el refugio de un planeta abandonado y hostil, cuando de repente algo falla y nos despertamos para darnos cuenta de que debemos reparar y reponer los suministros de oxígeno si queremos seguir viviendo. Para ello, utilizaremos un dron que recolectará fuera los recursos que necesitamos, los cuales hemos de gestionar para que no se nos acabe nuestro tiempo de vida. No hay ninguna garantía de que lo consigamos, lo cual añade una gran tensión al título. Además aprovecha para abordar con soltura temas como la soledad y la muerte en una narrativa que, por el contrario, se sobreexpone mucho más de lo que debería y propicia un ritmo algo aburrido. Sin embargo, es un elemento de agradecer en una obra cuyo concepto es, cuanto menos, interesante.

95. Hue

por Enrique Grandes

95 HueCon el fin de rescatar a nuestra madre nos veremos obligados a usar el espectro anular, uno de los conceptos más novedosos que hemos tenido el placer de disfrutar este año. Con un movimiento de joystick podremos cambiar el color del fondo para hacer aparecer y desaparecer una serie de objetos de nuestro plano. Si bien la trama del juego es una simple excusa para que podamos jugar y no tiene un desarrollo muy elaborado, casa muy bien con el resto pues tanto el diseño artístico como la progresión y la dificultad nos dejarán muy buen sabor de boca. Sorprende que esta mecánica, tan simple como original, no venga de la mano de Nintendo, siendo los encargados los chicos de Fiddlesticks Games. Hue y los 8 colores del espectro anular me enamoraron a primera vista y estoy seguro de que cautivaran a más y más gente.

96. Salt & Sanctuary

96 Salt and SanctuaryNi el juego ni sus desarrolladores intentan esconder que Salt & Sanctuary es, básicamente, un Dark Souls en 2D. No sólo las mecánicas son idénticas -aunque adaptadas-, sino que también el tono, los términos y los enemigos son prácticamente iguales a los de la saga de Hidetaka Miyazaki. ¿Es esto malo? En parte sí y en parte no: a algunos les causará rechazo tanta similitud con la saga Souls y lo tacharán de plagio, otros disfrutarán de esta especie de homenaje y entenderán que se trata de un juego que ha interpretado a su manera lo que ya parece haberse convertido en un género. El caso es que los amantes de los retos y las estéticas oscuras en entornos hostiles van a pasárselo pipa con este videojuego indie.

97. Silence

por Alberto Ruiz97 Silence

Daedalic Entertainment nos trae Silence, la secuela de la aventura gráfica The Wishpered World. Un título que continúa la historia de Noah y en esta ocasión, junto a su hermana Renie, deben escapar del mágico mundo que al pequeño Sadwick tanto le costó dejar. Pero el mundo ha cambiado, ahora se llama Silencio y esta asolado por una malvada reina que junto a sus criaturas oscuras lo está consumiendo todo. Noah y Renie deben decidir si quedarse y luchar, o por el contrario, volver a casa y olvidarse de todo. Silence es una aventura gráfica al uso pero adopta la estética que han puesto de moda las aventuras de Telltale. Puzles guiados y sencillos acompañados de continuas escenas cinemáticas con elecciones de diálogos que determinan el final de la historia. Silence es un cuento que nos cuentan nuestros familiares y que nosotros moldeamos con nuestra imaginación. No es un juego largo ni complicado, es más parecido a una película de animación en la que las escenas de video, la música y la actuación de los personajes marcan el ritmo de una historia bonita y divertida.

98. Mr. Shadow

por Joan González-Conde Cantero

98 Mr ShadowMr. Shadow es el primer juego de Bycomb Studio. Después de décadas de aparecer como cómic y en diferentes ilustraciones, sus creadores han dado el paso al formato digital. Nos encontramos ante un aventura gráfica 2DD point and click, con mecánicas de puzzle similares a la saga Samorost. En esta aventura tomamos el papel de un niño cuyas sombras, monstruos y fantasias cobran vida, y donde Mr. Shadow, el principal antagonista, lo quiere atrapar en el mundo de las sombras. Es recomendable para aquellos que disfruten de juegos breves, relajados, y muy cuidados a nivel visual y jugable.

99. Conga Master

99 Conga MasterEl objetivo de Conga Master es, oh, sorpresa, bailar. Hay que menear el body por toda la pista para conseguir que tu conga sea la más larga del lugar, evitando obstáculos en forma de cerdos y haciendo uso de los bonus y power-ups. Dos botones, seis modos de juego y 30 personajes diferentes. Diversión y sencillez, ¿para qué más? Eso debieron pensar los chicos del estudio español Undercoders cuando desarrollaron este título, que se puede disfrutar también en multijugador local.

100. Fragments of Being Her Demise

por Alberto Venegas

100 Fragments of her dimisedUna aventura en tres actos, A Fragment of Her, Being Her Darkest Friend y Ceasing to be Her Demise gratuita y emocional. Una historia íntima compuesta por las vivencias de una joven artista intimidada por sus profesores y amigos que, al verse superados, intentan enterrarla. Una aventura gráfica con una interfaz point and click donde sus puzles son recuerdos y emociones. Una historia seria, íntima y emotiva con un apartado artístico cuidado y delicado. Una joya del indie menos conocido.

Los 100 mejores videojuegos indies de 2016
Comments
To Top