MechaNika
Críticas

MechaNika: crear para destruir, destruir para crear

Conquistaré el mundo y lo reharé a mi gusto. | Equilateral

¿El sistema educativo te parece una farsa? ¿No encuentras trabajo? ¿La gente te cae mal? MechaNika es la destrucción que construirá un nuevo mundo.

MechaNikaMechaNika es un juego de formato point and click en 2D desarrollado por Mango Protocol en 2015, momento en el que una crisis cristalizada en la escasez de empleo y valores azota con fuerza a España (y continúa haciéndolo). En este contexto, son abundantes las opiniones en contra del sistema, del orden establecido, incluso el odio hacia ciertos individuos.

Si no mola, desaparecerá. Si no molas, escóndete. MechaNika está aquí

Así reza el manifiesto de MechaNika, un proyecto devastador que quiere acabar con el régimen actual y forjar una sociedad a la carta, en la cual Nika Allen es la dueña de la baraja. Nika es una inquieta niña de 7 años que, no contenta con las actividades lúdicas típicas de su edad, se decanta por desarmar cacharros y experimentar con la tecnología. Estas habilidades harán posible la construcción de Mecha, un robot destructor que será controlado mediante Nika (de ahí el título del juego).

MechaNika

Desde bebé, a Nika no hay objeto roto que se le resista. | Equilateral

En contraposición a su infantil aspecto visual, MechaNika es brutalmente realista y mordaz. Especialmente aguda es su crítica hacia el sistema educativo, mostrando a una profesora que se pasa la clase jugando al móvil y a un colegio negligente en el que no hay ningún tipo de control. El patio de recreo es la salvación de jóvenes que, como Nika, sueñan cada noche con verlo arder hasta sus cimientos. Apoyada en uno de los muros, Agatha te cuenta que tiene insomnio porque de noche trabaja en la carnicería de sus padres, le gusta estar cerca de los animales… y de su carne (profundizaré en este “lore” más adelante). A escasos metros, el grupo de breakdance Mongo Tropocol ensaya unos pasos. Bajo la canasta, dos chicas estudian mecánica cuántica y Marcus trafica con todo tipo de objetos bajo su abrigo.

MechaNika

El típico patio de colegio con valla electrificada. | Equilateral

Nika se aburre en el patio y decide intercambiarle su almuerzo a Marcus por unos sprays para pintar graffitis en el cuarto de baño. La profesora la pilla in fraganti y el director la expulsa del colegio durante una semana (justo el tiempo necesario para poder completar el proyecto MechaNika). Una vez que Nika llega a casa, aún resuenan en mi mente las siguientes palabras:

“Los exámenes han funcionado siempre y en esta clase mando yo, a ver si va a resultar ahora que una niña va a decirme cómo hacer mi trabajo”

Esta respuesta de la profesora de Nika ante su propuesta de “en lugar de exámenes podríamos hacer otro tipo de tareas más interesantes, trabajos en grupo o investigar algo” no podría ser más representativa del paradigma docente que impera en las aulas españolas. Detengo el juego por unos momentos y pienso en el retrógrado modelo de enseñanza autoritaria del contexto educativo que es reflejado por MechaNika con la crudeza y sencillez de la que solo es capaz un dibujo. Nika incluso llega a fantasear con la idea de fundar “un nuevo sistema educativo donde cada niño y niña pueda estudiar lo que quiera”, una sentencia con la que estarían de acuerdo pedagogos de la talla de Paulo Freire.

Sin embargo, MechaNika es algo más que una aventura sobre una niña que no quiere ir al cole, es un alegato contra el actual sistema diseñado para obtener títulos que resultan inútiles en el mundo laboral. Paseando por el barrio de Nika, me encuentro con un punky tirado en el suelo echando el rato y le pregunto qué está haciendo: “Aquí, tomando el fresco. No tengo otro sitio al que ir”.

MechaNika

¿Cuál es la finalidad del sistema educativo? | Equilateral

Prosigue el chaval: “En todos los sitios a los que intenté ir pedían 4 años de experiencia mínima. Que alguien me explique cómo voy a ganar experiencia si nadie me da una oportunidad.” En tono sátiro-humorístico, MechaNika denuncia la situación laboral de jóvenes que emplean todos sus recursos en estudiar para acabar sin trabajo. Agradezco que se incluyan momentos como este durante el juego, pues conecta con nuestra realidad más cotidiana y justifica por qué Nika quiere llevar a cabo una revolución tan drástica.

Elaborar un maquiavélico plan para cambiar la sociedad no significa que no puedas divertirte por el camino

El robot del proyecto MechaNika no se construye solo, para ello es necesario recopilar una serie de artefactos que irás encontrando y fabricando a partir de objetos cotidianos haciendo uso del ingenio. Los personajes nos ayudarán a conseguir piezas para ensamblar al robot pero eso no los convierte en meros medios para obtener un fin. Cada personaje tiene particularidades (más allá de su instrumentalización) un tanto inquietantes que te hacen volar la cabeza y descojonarte al mismo tiempo. No recuerdo la última vez que me reí de verdad con un videojuego (quizás ciertas interacciones en Animal Crossing: Wild World), pues ya desde el inicio MechaNika inserta un elemento que descoloca: Nika se toma un brebaje de coñac con colacao para aclararse las ideas. El resultado de tomar este cóctel especial es una frase pronunciada por Nika a modo de pista que te ayudará a saber qué hacer cuando no sepas cómo continuar, y que puedes usar tantas veces como quieras.

MechaNika

El coñac con colacao es la única bebida alcohólica que no te hace ver doble sino ver más claro. | Equilateral

Entre los personajes más variopintos está su hermano Dennis y su abuela, que comparten adicción a los videojuegos, un vagabundo aficionado a la pornografía, y Agatha, la inquietante compañera de clase de Nika. Buscando un objeto cortante que funcione como arma para equiparla al robot, se me ocurre visitar la carnicería donde trabajan los padres de Agatha. Mientras atiende al público, su madre me informa que Agatha está preparando carne en la trastienda. Inocentemente imagino a Agatha haciendo albondiguillas, pero me encuentro con esto:

MechaNika

Ritual carnivorista en pleno proceso. | Equilateral

Agatha es adepta a una religión que ella misma ha inventado, el Carnivorismo. Su dogma se basa en que los animales encontrarán en el interior de Agatha “la protección infinita que les puedo dar gracias al poder de hacer feliz a los animales con el calor de mi estómago”. Esta bizarrada es uno de los exponentes en el universo Psychotic creado por Mango Protocol, en el que puedes profundizar más con su otra aventura Agatha Knife.

En MechaNika se celebra el frikismo, lo raro y lo enfermizo, pero de una manera adorable

El peculiar formato point and click de MechaNika me recuerda (no sé muy bien por qué) a unos juegos didácticos de ordenador desarrollados por ediciones Saldaña SA allá por 1997, con una dinámica de desplazamiento y opciones para interactuar similares pero obviamente sin diversión alguna. Respecto al diseño, puedes elegir entre dos tipografías, una de estilo Cuadernos Rubio y otra más juvenil (me decanté por ésta). El único fallo que encuentro a los diálogos (y al juego en general) es que cuando ya has seleccionado una interacción sigue apareciendo entre las opciones, dificultando elegir las que no hayas seleccionado anteriormente o repitiéndolas a veces por error. En contraposición a esto, el tutorial de inicio es afable y claro, junto a un menú cómodo que consiste en los objetos de la mochila de Nika. Otro punto a favor es la banda sonora, divertida, de excelente calidad y que contribuye a dar atmósfera al juego.

MechaNika

Construir un mecha nunca fue tan ameno. | Equilateral

Sin duda, recomiendo la experiencia MechaNika a cualquier persona que desee pasar un buen rato “crafteando” y conociendo personajes inolvidables en un entorno cotidiano, todo ello bajo una estética cándida y un tono jocoso. Obviamente todo tiene un fin, pero la aventura se me hizo corta y te deja con la miel en los labios. Al igual que crea para destruir, MechaNika acaba cuando empieza. Una vez has recopilado todos los componentes y has puesto a punto la máquina de matar, queda esperar a que Mango Protocol prepare la siguiente entrega de MechaNika en la que contemplemos el caos y la destrucción desatados por el robot de Nika. Que sea pronto.

MechaNika: crear para destruir, destruir para crear
Comments
To Top