Con una lupa no basta, hay que buscar y rebuscar. | Hidden Folks
Críticas

Hidden Folks: si rebuscas, encuentras

Con una lupa no basta, hay que buscar y rebuscar. | Hidden Folks

Hidden Folks

Aunque a primera vista parezca una versión actualizada de ¿Dónde está Wally?, si observamos con detenimiento Hidden Folks tiene un estilo propio que descubre otra dimensión a los juegos de agilidad visual.

Los aparentemente estáticos dibujos de Hidden Folks, un “point and click” desarrollado por Adriaan de Jongh y Sylvain Tegroeg, esconden leves movimientos y animaciones que harán de la búsqueda una tarea harto entretenida. Se puede interactuar con el escenario, otorgando dinamismo a las escenas. En ocasiones, tendremos que modificar el medio arrastrando o moviendo elementos. Para encontrar los objetivos que se nos marcan tendremos que agitar árboles, abrir tiendas de campaña, empujar barcas, destapar alcantarillas, girar antenas parabólicas, encender radios, y un largo etcétera.

Hidden Folks nos hace fijar la atención en detalles que normalmente pasamos por alto, pues lo que buscamos no siempre estará a la vista y tendremos que “rebuscar”

Solemos pensar que aquello que estamos buscando está presente en la escena y solo hay que encontrarlo, sin embargo la cosa se pone difícil cuando tras 15 minutos contemplando la imagen no encuentras una carta. En este punto te planteas si estarás perdiendo capacidad de observación o que quizás llevas demasiadas horas delante de la pantalla y tienes los ojos cansados, pero de pronto se te enciende la bombilla y se te ocurre pulsar sobre un buzón de correos: ¡BOOM! ahí estaba la carta (claro, lo raro sería que estuviera en otro sitio), que ha salido despedida del buzón deseosa de ser encontrada al fin. Es obvio pensar que si el objetivo es encontrar una carta busquemos en buzones u oficinas de correos, pero no lo habitual en libros y otros juegos de localizar objetos (como Gardenscapes, 2009) es que estos estén parcialmente visibles en la escena, lo cual no siempre ocurre en Hidden Folks.

Hidden Folks

Habrá que hurgar entre las tiendas de campaña para pillar a Pika(chu) acaparando WiFi. | Equilateral

Hidden Folks nos hace modificar la forma de encarar cada nivel y en especial los iniciales, ya que no tenemos la costumbre de abordar este tipo de tarea con una actitud activa y ejercitando el pensamiento lateral

Con una estética similar a la de Calpurnio en su cómic El Bueno de Cuttlas, las zonas de cada nivel se dividen en jungla, desierto, ciudad y fábrica. Para acceder a nuevas zonas debemos localizar un mínimo de objetivos (personajes y objetos) señalados en el menú ubicado en la parte inferior de cada escenario o zona. Al hacer click sobre los objetivos se nos ofrecerán pistas relacionadas con su escondite, pero a veces es tan difícil encontrar algo que tendremos que descifrar los acertijos de las pistas que dejan caer vagamente dónde se encuentra. Como estas pistas no son nada claras, ello nos invita a usar el ingenio y hacer una lectura diferente al enigma propuesto en su enunciado, otorgando al juego el binomio interpretar-encontrar.

Hidden Folks

Aunque se parece, este “folk” no es el que nos dice la pista. | Equilateral

En Hidden Folks, la complejidad de localizar elementos ocultos y dinámicos se equilibra con la ausencia de distracción del color. A este respecto, Hidden Folks presenta tres modos de color: normal, sepia y modo nocturno (con el blanco y negro invertidos). También se puede modificar el brillo, lo cual es especialmente útil para quienes tenemos cierto grado de fotosensibilidad y/o tendemos a jugar en un entorno con luz tenue.

Los más de 960 efectos de sonido realizados con la boca que se reproducen cada vez que hacemos click sobre cualquier punto del escenario, contribuyen a la identidad de Hidden Folks y le dan un carisma que engancha. Los cactus “se quejan” al pulsar sobre ellos como si al hacerlo nos clavásemos sus espinas, los cocodrilos bostezan al tocar sus fauces, el agua gotea al rozar su superficie y los cajones resoplan al deslizar sus rodamientos.

Que sea un juego visual no significa que el sonido tenga una importancia menor, y Hidden Folks lo demuestra con humor y originalidad

Hidden Folks

Minijuego: en esta imagen aparece una llave, ¿eres capaz de encontrarla? | Equilateral

La sencillez de los trazos hechos a mano solo con tinta negra está en contraposición al colorido y abrumador mundo de Wally, aunque se respeta algo que aprecio de los libros de este personaje popular: el hecho de que en cada escenario haya una serie de objetos que no forman parte de los que te solicitan encontrar pero en otros escenarios sí. Por ejemplo, podías encontrar la cola del perro en una escena que te lo pedía pero también en otra que no. En Hidden Folks ocurre lo mismo, lo cual actúa como un falso positivo volviéndonos más sensibles ante cualquier objeto que encontremos, sea este objetivo necesario para desbloquear la siguiente zona o no. También se hace un guiño a Wally en este sentido, ya que podemos encontrar el famoso par de gafas y la llave.

Un aspecto a criticar de Hidden Folks es cuando existe vegetación susceptible de hacer crecer o de podarla para descubrir un objeto oculto tras ella, tendremos que clickear sin parar hasta que la planta en cuestión florezca o fenezca, lo cual puede resultar tedioso. Ciertos escenarios son excesivamente sencillos en comparación a otros, pero sirven como descanso entre zonas y equilibra el esfuerzo empleado en el juego si lo apreciamos como un conjunto y no como una serie de niveles. En definitiva, estos escenarios de transición funcionan de modo similar a los espacios en blanco utilizados en diseño editorial que dan “aire” a la página y hacen que el texto “respire”.

Hidden Folks

La opción contemplativa nos permite jugar con la escena más tiempo aunque esta sea muy simple. | Equilateral

Una vez localizados los objetivos mínimos para desbloquear el siguiente nivel, podremos continuar buscando el resto o incluso proponernos encontrar otro tipo de personajes y objetos. Personalmente, me gusta detenerme en los detalles de la escena y sus animaciones, por lo que me quedaré en Hidden Folks un ratito más.

Hidden Folks: si rebuscas, encuentras
Comments
To Top