Indiespaña

Probamos Mambo (spoiler: no es lo que parece)

Mambo no es lo que parece. | Iction Games
Mambo no es lo que parece. | Iction Games

El estudio español Iction Games me abrió sus puertas para enseñarme Mambo, el videojuego paródico en el que trabajan actualmente.

Si tuviera que definir lo que sentí ayer al ponerme a los mandos de Mambo con una palabra sin duda utilizaría “sorpresa”. Y es que a decir verdad cuando Alex Quiveu, programador del estudio independiente Iction Games, me esbozó la sinopsis del juego antes de dejarme probarlo no me terminó de calar: un shooter arcade en pixel art que es básicamente una parodia de Rambo. Una idea un poco difícil de comprar. Quizás lo que más me echase para atrás de ese resumen es la introducción del término “parodia”, algo que me traslada directamente a esos juegos cutre-facilones que sólo tienen referencias y que creen que con eso basta.

Escenarios intrincados, con varios caminos. | Iction Games

Escenarios intrincados, con varios caminos. | Iction Games

Nada más lejos de la realidad. Os puedo decir que si no hubiera probado el juego este artículo sería muy diferente de lo que va a acabar siendo. Igual ni existiría. Mientras Alex Quiveu iba enchufando todo lo necesario para dejarme probar la demo de Mambo (demo que por cierto se puede descargar gratuitamente de su web) me comentaba que su intención con este juego era la de utilizar la tecnología actual para construir un juego de aspecto sencillo pero lleno de detalles jugables. Y vaya si lo han conseguido.

La demo de Mambo empieza en una playa. Desembarcas como si fueras el mismísimo Stallone y vas dispuesto a buscar al primer soldado vietnamita al que fusilar… Pero lo primero que ves es un barco encallado con un boquete en el lateral por el que parece que puedes entrar; si lo haces despertarás a un pobre gato que dormía plácidamente dentro del acorazado. Saldrá corriendo asustado hacia la playa y podrás matarlo fríamente. No es nada, un gag humorístico que parece no tener importancia. Pero en realidad es toda una declaración de intenciones. Mambo va a estar lleno de pequeños detalles como ese que van a darle sentido a la palabra “parodia”.

Y, bueno, no es que matar gatos sea lo mejor del mundo (de hecho es lo peor, pobres gatos), pero como digo sirve para poner de manifiesto la intención de los desarrolladores para con el juego. Mientras jugamos vamos a ir presenciando multitud de chorraditas así que no tienen un sentido concreto para la jugabilidad del título, sino que persiguen una intención cómica. El resultado es un juego muy divertido.

No te fíes de las vacas. | Iction Games

No te fíes de las vacas. | Iction Games

Pero la diversión no viene sólo de estos pequeños gags, sino también de la propia jugabilidad. Como he dicho al principio Mambo es un shooter arcade y en su sencillez reside su encanto. Mientras con el joystick izquierdo o las teclas WASD controlas el movimiento, con el joystick derecho o con el ratón disparas. Y así pasas toda la partida: moviéndote y disparando. A decir verdad los controles con mando no eran todo o fluídos que esperaba encontrarlos, quizás demasiado sensibles, pero es algo que los desarrolladores me comentaron que tenían pendiente revisar. Con ratón la cosa cambia, es la forma óptima de jugar desde luego.

A lo largo de la partida las sorpesas siguieron llegando. En un momento del primer nivel tuve que enfrentarme a un puzle; pero no a un puzle clásico de pulsar botones de colores o algo así, no, el puzle estaba totalmente inmerso en el ambiente, formaba parte del escenario y la solución era tan lógica que casi ni te la esperas en un videojuego. Ese primero era relativamente sencillo, pero después Alex me mostró alguno más difícil y me explicó que había visto a gente atascarse en esas zonas durante un buen rato sin ver la solución.

Hay que tener en cuenta que los desarrolladores han pensado mucho en la curva de dificultad, así que el primer nivel sirve casi como un planteamiento de lo que te vas a encontrar en el resto del juego. Nada más llegar, como he dicho antes, te pone las cartas sobre la mesa para que tú puedas entender a qué te estás enfrentando.

Mambo está pensado para ser jugado en dificultad 'Pesadilla'. | Iction Games

Mambo está pensado para ser jugado en dificultad ‘Pesadilla’. | Iction Games

Como su jugabilidad, su pixel art también es muy sencillito. Se le nota un punto muy fuerte de dibujo a mano que le da un toque especial. Las animaciones también están muy bien trabajadas, de hecho hay algunas que aún no han sido implementadas -pero que estarán en la versión final- y que buscan aunarse con la jugabilidad para darle un ritmo propio. Esto en concreto pinta muy bien. Tampoco se queda atrás la música, compuesta especialmente por el juego por Fullbass Music & Sound Design.

En conclusión, Mambo me gustó mucho más al jugarlo que al oír hablar de él. Es por eso que me gustaría incidir en que probéis su demo para que comprendáis a lo que me refiero. Todo lo que intenta lo hace bien, y quizás por su aspecto sencillo sorprende la cantidad de detalles que presenta. Lo mejor de todo es que el juego sigue en desarrollo, pero el core ya está prácticamente terminado, por lo que todo lo que le vayan introduciendo serán pinceladas que mejoren la experiencia final.

Comments
To Top