Descubrimientos

Pequeñindies Nº2: insectos, camareros franceses y astronautas

Corona de Take and Reign. | Equilateral
Corona de Take and Reign. | Equilateral

En esta nueva entrega de Pequeñindies hablamos de cinco videojuegos indies que merece la pena probar. La mayoría -todos menos uno- gratuitos.

Una semana más -dejando a un lado las vacaciones de Semana Santa- volvemos con esta nueva sección periódica que nos hemos sacado de la manga para intentar darle un poco más de visibilidad a esos videojuegos indies pequeñitos que a veces pasan desapercibidos. Aquí abajo os dejamos una lista con cinco pequeñindies que creemos merece la pena probar, y ya sabéis, si queréis recomendarnos algunos para que aparezcan en las próximas secciones sólo tenéis que decírnoslo en los comentarios o a través de Twitter y Facebook:

Take and Reign

DE CO5MONAUT

El rey de la colina llevado al extremo. Este pequeño indie demuestra que menos es más y construye un videojuego competitivo la mar de entretenido con dos o tres simples elementos: hay tres planetas, una corona y dos contrincantes. Los jugadores -es posible jugar contra un bot- se enfrentarán por la corona dando saltos exageradamente absurdos utilizando la física gravitacional de cada uno de los cuerpos celestes. El primero que consiga aguantar medio 30 segundos con la corona puesta, gana la batalla. Parece mucho más fácil de lo que es, puesto que su impreciso control -diseñado así aposta- da para más de un momento de irritación, pero también de risas entre amigos.

– Manu

Entomo

De tdlk

A primera vista este pequeño videojuego no tiene ningún sentido, pero a medida que vamos descubriendo su mundo aprendemos las normas por las que este se rige; la colaboración entre especies se vuelve vital para conseguir entender lo que Entomo quiere contarnos, descubriendo sus diversos finales. Lo más destacable sin duda es su apartado artístico, con un dibujo sucio y tosco, pero atractivo, y una ambientación sonora en la que la mayoría de efectos están realizados con la boca. Una experiencia abstracta que nunca se va de tu cabeza y que siempre apetece revisitar.

– Manu

The Maître D’

De Powerhoof

Este metre francés se toma tan en serio la comodidad de los clientes de su restaurante que es capaz de estirar y encoger su propio cuerpo con tal de que los comensales encuentren su sitio adecuado en la mesa. The Maître D’ es un pequeño juego de puzles y plataformas en 2D en el que tendremos que estudiar las posibilidades del escenario para llevar a cada personaje a su asiento, teniendo en cuenta las veces que podemos estirarnos -dependiendo de los botes de loción que hayamos recogido- y evitando los posibles obstáculos. Una de las cosas que más me gusta de este juego es su simpático apartado sonoro, lleno de ruiditos y onomatopeyas con acento francés.

– Manu

Leaf me alone

De Acid Nerve

Como si de la paravela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild se tratase, con una simple hoja el protagonista de Leaf Me Alone surca los cielos de su simplista mundo en busca de… Bueno, en busca de nada en realidad. Es un juego en el que empezamos a explorar por el mero hecho de explorar, aunque como suele ocurrir en este tipo de propuestas la trama va ganando interés a medida que avancemos en ella. Todo aquí está diseñado para relajarnos: su diseño, su ambientación sonora, sus simples mecánicas… Es agradable de jugar.

– Manu

Orchids to dusk

De Pol Clarissou

La muerte es una constante en los videojuegos, prácticamente casi todos la tratan de una manera u otra, aunque a primera vista parezca que no. Morir significa perder, como si hubiéramos comprado un billete de lotería para la vida eterna y no nos hubiera tocado. Viendo que tampoco le va a tocar nunca a nadie, quizás deberíamos explorar el concepto de morir desde una forma menos apocalíptica, y Orchids to Dusk propone exactamente eso. Se trata de la travesía de un astronauta que está condenado a vagar por un planeta alienígena hasta que muera, y en nuestras manos está aceptar que acabará haciéndolo o resignarnos; el entorno tal vez nos cuente algo valioso al respecto, si prestamos atención.

Jonathan

Comments
To Top