The Penitent One, protagonista de Blasphemous. | Equilateral
Críticas

Probamos en primicia la demo de Blasphemous

The Penitent One, protagonista de Blasphemous. | Equilateral

Hemos tenido la suerte de ponernos a los mandos de la primera demo técnica de Blasphemous, el nuevo juego de The Game Kitchen. ¿Veredicto? Mola muchísimo.

Este fin de semana se ha celebrado el Otaku Zone 2017 en Sevilla, un evento dedicado sobre todo a la cultura manganime, pero en el que también ha habido hueco para los videojuegos. Una de las actividades que ha tenido lugar en el marco del evento ha sido la Zona Indie, un espacio que hemos organizado desde Equilateral para dar hueco a varios videojuegos desarrollados por estudios de Sevilla y Málaga.

The Game Kitchen, desarrolladores de The Last Door, ha sido uno de los estudios que se han pasado por la Zona Indie para mostrar su juego al público por primera vez. Ahora los sevillanos están enfrascados en otro proyecto alejado de la aventura gráfica de terror que les puso en el mapa. Este nuevo título se llama Blasphemous y nos pone en la piel de The Penitent One, una especie de guerrero ataviado con un capirote de hierro y una espada envuelta de espinas que vaga por un mundo decadente lleno de tétricos enemigos.

Uno de los impresionantes jefes finales de Blasphemous. | Equilateral

Uno de los impresionantes jefes finales de Blasphemous. | Equilateral

Lo primero que llama la atención de Blasphemous es su estilo artístico; el pixel art es más detallado que el de The Last Door y con él han conseguido construir un universo macabro, gris, que se lleva buena parte del atractivo del juego. Si en una simple captura del juego es impresionante, verlo en movimiento se vuelve todo un espectáculo. Lo que han conseguido hacer los chicos de The Game Kitchen con las animaciones de Blasphemous puede ser catalogado de maravilla, pero también de puta locura. Compadezco al animador del estudio. Tal y como ves el juego así se mueve, casi puedes sentir el pixel art en las manos.

Eso sí, en esta demo todavía no hemos podido ver en acción las famosas animaciones de ejecuciones – como esta– con las que sus desarrolladores nos ponen los dientes largos en las redes. Más que una demo como tal es un prototipo, una build que han conseguido montar para enseñar el juego en la Zona Indie y recibir feedback de los asistentes. Llamémoslo demo técnica, llamémoslo demo conceptual. El caso es que hay que tratarlo como una carta de presentación, un aperitivo jugable que grita “este es nuestro juego, disfrutadlo”. Y vaya si se puede disfrutar.

Saltos y espadazos

Lo que esta primera demo de Blasphemous ofrece es la posibilidad de ponernos a los mandos del core del juego. Está centrada en sus mecánicas de acción, que de momento giran alrededor de un ataque normal y uno cargado, más fuerte, y las de movimiento, que incluyen saltos y dash con el que podemos disfrutar de unos segundos de invulnerabilidad ante los enemigos. Todo esto es la base, como decimos, una base que seguirá mejorando y perfilándose en el futuro. Blasphemous inicia su Kickstarter en diez días y los desarrolladores aseguran que van a buscar feedback directo con los patrocinadores, como ya hicieron durante el proceso de creación de The Last Door.

El mundo decadente de Blasphemous. | Equilateral

El mundo decadente de Blasphemous. | Equilateral

Con esas mecánicas vamos avanzando a través de varias zonas bien diferenciadas que nos dejan ver una vez más el gran trabajo artístico y de diseño que ha llevado a cabo el estudio. Hay plataformeo y combates contra tres tipos de enemigos con habilidades propias. Nuestra espada servirá como arma redentora ante las desdichadas almas de los oponentes; todo aquí tiene justificación a nivel de lore. Pero de eso hablaremos en los próximos días, cuando publiquemos la entrevista que le hemos hecho durante el evento. Adelantamos, eso sí, que goza de un profundo e interesante fondo narrativo.

Su pulido gamefeel tampoco decepciona, y eso que la interacción con el entorno y los enemigos de momento es mínima. Aunque sea un prototipo, esta primera versión jugable es bastante sólida y funciona de manera fluida, dejando ver los cimientos de un edificio que irán construyendo durante los próximos meses. Hablando con los desarrolladores nos mencionaron algunas de las mejoras que irían añadiendo en el futuro y la verdad es que si todo sale bien va a ser un juego muy grande. Hay motivos para sentirse esperanzado con Blasphemous, sobre todo cuando ves el final de esta demo, un impresionante cliffhanger que te descoloca la mandíbula y te deja con ganas de más.

Probamos en primicia la demo de Blasphemous
Comments
To Top