Gestión, sociedad y art déco. | Project Highrise
Críticas

Project Highrise: sé el nuevo Wanda

Gestión, sociedad y art déco. | Project Highrise

Project Highrise te permite ser el nuevo dueño del Edificio España, y sin fachadas patrimoniales que “proteger”.

Seguramente atraídos por la crisis de la burbuja inmobiliaria, en SomaSim quisieron recuperar el espíritu del gestor de rascacielos SimTower, y el pasado verano lanzaron Project Highrise. Durante el último año, han ido añadiendo más contenido de acuerdo a las peticiones de la comunidad, y en Equilateral queremos aprovechar para revisar Project Highrise después del reciente lanzamiento de su último DLC: Miami Malls.

La premisa de Project Highrise es muy sencilla: ser el propietario de un bloque de edificios. Al comienzo recibes un simple edificio de dos plantas, y desde ese momento, tu único objetivo es hacerlo crecer tanto como los permisos municipales – o tu “red de influencias” – te permitan. Esto lo harás obteniendo tus ingresos a partir del alquiler de sus espacios, y encargándote de la microgestión de los suministros, los precios de alquiler, así como de la decoración y satisfacción de tus inquilinos.

El diseño recoge la esperanza de progreso después del crac de la bolsa de valores de los años 30

El aspecto gráfico de Project Highrise sigue al dedillo el propuesto por SimTower, con un plano seccional bidimensional. Para aquellas/os que no pudieron probar SimTower en su día, cabe decir que se asemeja en gran medida al diseño de juegos como Fallout Shelter o Sheltered. El diseño artístico recoge la esperanza de progreso después del crac de la bolsa de valores de los años 30. La aparición de los primeros rascacielos más emblemáticos en Estados Unidos se vió acompañada de un giro a lo industrial y funcional, con una gran presencia del art déco. Cabe decir que uno de los aspectos que quizás puedan observarse en los primeros minutos de juego es que las texturas o modelados pueden resultar un poco simples. No obstante, esta decisión por parte del equipo de diseño me parece un buen equilibrio entre detalle del apartado visual y gestión óptima de los recursos del ordenador, especialmente cuando tienes a más de 200 seres moviéndose por tu edificio.

Nada mejor que un buen café para combatir el “Monday blues” | SomaSim

En cuanto a las mecánicas, éstas consisten en la construcción progresiva de las plantas, en ir situando el entramado de suministros, y escoger la forma más eficiente de distribuir las areas residenciales y de oficinas, así como los servicios como la lavandería, copistería, o bedeles. En todo momento deberás controlar aspectos como el ruido o el tráfico de los inquilinos, el atractivo de la zona, los olores, o el acceso a los suministros y servicios. La gestión de estos espacios resulta muy importante en el “mid-” y “late-game” en pos de la mayor eficiencia de los servicios y la satisfacción de los inquilinos.

A este respecto, me resultó muy interesante la evolución que tiene la forma en la que te relacionas con el edificio y sus inquilinos. Cada vez que aumentan más tus ingresos, prestas menos atención a la microgestión, sea por lo tedioso de ir subiendo el alquiler de cada espacio uno por uno, o por como esto se vuelve una minucia ante otros aspectos más importantes como el ruido o la decoración de la planta de áticos de lujo. La verdad es que resulta sugerente como ésto pudiera darse en los gestores de inmuebles de nuestras ciudades. El desahucio de un determinado inquilino es un mal menor, que no importa tanto como la reestructuración completa de tu bloque de inmuebles en pos de la mayor eficiencia.

La influencia que tengas en la ciudad es muy importante. La intriga política puede ampliar tu libertad de acción. Desde poder atraer a más ciudadanos, construir más alto, tener mejores decoraciones, o atraer más visitantes con tu propia estación de metro, cual Príncipe Pío en Madrid. Por ello, deberás cuidar bien de tus inquilinos, y tener en tu cartera a agentes que se encarguen de reforzar tu “red de contactos”. Todo esto se acompaña de eventos en tu ciudad: material de construcción sobrante de otros rascacielos que abarata los costes del mercado, huelgas que dificultan la llegada de visitantes, y un largo etcétera. La verdad es que estos eventos le dan un punto interesante que lo aleja de lo que a veces es pura planificación de los metros cuadrados de tu edificio.

El “late game” puede volverse algo monótono en las dificultades medias

Entiendo el homenaje en las mecánicas a SimTower, pero en futuras revisiones sería ideal incorporar la posibilidad de agilizar alguno de los procesos de construcción, como poder tirar el cableado a toda una planta con un solo clic. También sería de agradecer que dentro del mismo juego se pudiese saber de antemano las medidas de las diferentes instalaciones para planificar con antelación cuanto te va a ocupar el loft de lujo en la planta 25. Estas especificaciones ya las han incorporado en un documento PDF descargable, pero no me resulta suficiente. Así mismo, el “late game” puede volverse algo monótono en las dificultades medias, cuando el flujo de caja es excesivo, recibiendo demasiados ingresos diarios.

Bonanza económica y art déco en el sueño americano | SimSoma

SomaSim ha hecho un buen trabajo recogiendo fielmente el espíritu de SimTower en Project Highrise. ¿Pero hacia donde han desarrollado este producto? ¿Se han quedado en un simple homenaje, o han ido repensando nuevas formas para refrescar el concepto? Después de su lanzamiento a mediados del año pasado,  y de actualizaciones quincenales y mensuales, han incorporado contenidos descargables con Las Vegas y Miami Malls. Más concretamente, con Las Vegas permitían transfomar tu edificio de un simple bloque de apartamentos y oficinas en una atracción turística para los amantes del Texas Hold’em, así como en un hotel con bellos recibidores y todo tipo de lujos para los huéspedes para seguir desplumando a tus visitantes.

En Miami Malls, después de la fiebre de los rascacielos y la legalización del juego, siguen adelante en la línea histórica, esta vez incorporando la posibilidad de recrear aquellos centros comerciales que aparecieron en EE.UU. a mediados de los años 50. Así, puedes focalizar el rascacielos en la venta, entretenimiento y gastronomía, para que los visitantes salgan de tu edificio con los bolsillos vacíos y un mini-crédito al 16% de interés anual para comprarse un móvil que “necesitaban claramente”. Y de paso, una vez que hayas ganado más capital e influencia, puedas construir más pisos y remodelar el Edificio España gracias a tus redes de contactos. Aquí os dejo un par de videos por si queréis ver en funcionamiento Project Highrise (por parte de Chiches, gracias a quién descubrí el juego el año pasado) y cómo funciona el nuevo Miami Malls (por parte de KatherineofSky).

Es de agradecer que los homenajes no se queden con ser una simple copia

En definitiva, Project Highrise puede resultar muy atractivo tanto para los más nostálgicos, como para los amantes de la gestión, con una dificultad muy accesible y con retos sugerentes, especialmente con la incorporación continua de diferentes escenarios con desafíos por solucionar. También es de agradecer que los homenajes no se queden con ser una simple copia. Es importante que revisiten y den vueltas al concepto original para ofrecer nuevas experiencias a los jugadores. Quién sabe si en un futuro incorporarán la posibilidad de que tus inquilinos alquilen sus pisos ilegalmente con Airbnb en una oda al realismo.

Project Highrise: sé el nuevo Wanda
Comments
To Top