Descubrimientos

Los indies más interesantes de la Gamescom 2017

Los indies de Gamescom 2017. | Equilateral

Algunas joyas pasan desapercibidas entre tantos lanzamientos, he aquí un surtido de los videojuegos independientes vistos en la Gamescom 2017 y que deberías conocer.

En la creciente y más importante feria del arte interactivo europeo hay un espacio dedicado a los indies: la Indie Arena Booth. Del 22 al 26 de agosto se presentaron más de 80 juegos entre primicias, ya anunciados y algunos lanzados como Dead Cells, Black The Fall o EVERSPACE, que aquí ya hemos tratado.

De lo visto, se aprecia una tendencia creciente de obras diseñadas específicamente para la realidad virtual o que ofrecen compatibilidad con ella, además de tropecientos juegos tipo MOBA, de plataformas a rebufo de éxitos como Super Meat Boy o Limbo, y mucha, mucha retronostálgia. He rebuscado entre ellos para traeros los que más me han llamado la atención, sea por su creatividad, su apartado artístico, su prometedora jugabilidad o porque me han roto los esquemas. ¡Al lío!

Far: Lone Sails

Imagina navegar en seco, o sea por un océano seco y en un buque de tierra. No, no; no es una travesía por el desierto, sino por el mar, sólo que sin agua. ¿Me explico? Hay que ir de un puerto a otro, donde podremos repostar, arreglar o mejorar nuestro navío de diseño steampunk para zarpar de nuevo hacia el scroll horizontal que es la mar. Controlaremos al marinero de proa a popa y de una cubierta a otra para ir dándole a los botones que activan la maquinaria, las velas y lo que sea que puedan tener los barquitos estos.

Rite of Ilk

Dos hermanos deben aventurarse en tierras remotas para salvar a su tribu. Por alguna razón van atados por una cuerda que se estira hasta cierto punto, lo cual condiciona sus movimientos de forma que deban trabajar codo con codo en sentido muy literal. Es un juego de plataformas y puzles cooperativo para dos jugadores. Inevitablemente recuerda a Brothers – A Tale of Two Sons, lo cual es positivo siempre y cuando pueda llegar o superar su nivel de calidad. Veremos. Lo que ha enseñado Turtleneck Studios pinta muy bien y estamos a la espera de que digan cuándo sale.

Fugl

Se pronuncia “fiuguel”, de nada, y es un simulador de pájaro relajante o anodino, depende de a quién le preguntes, y con unos píxeles tan grandes que a más de a uno se le atragantarán. Yo lo veo como los juegos de thatgamecompany (Journey, Flower, FlOw), hay que dejarse llevar, entrar en el flow. Be water my friend. Si te gustó el momento de llevar una paloma en Battlefield 1, Team Fugl te brinda eso a perpetuidad.

Keyboard Sports: Saving QWERTY

¿Sabes? La mayoría de teclas del teclado no las tocas casi nunca. Triband pretende reconciliarte con esos parias cuadrados mediante una aventura llena de humor en la que el joven aprendiz de Maestro QWERTY debe usar el teclado como único mando. Keyboard Sports – Saving QWERTY es una versión ampliada de Keyboard Sports que se estrenó en el Humble Bundle de noviembre de 2016 mensual y ahora sí, te obliga a usar todas y cada una de esas teclitas \{^_^}.

A Hat in Time

Éste es un colorido juego de plataformas y acción 3D en mundos abiertos de fantasía al estilo de grandes clásicos como Super Mario 64, Psychonauts o Banjo-Kazooie. Una niña viajera llamada Hat Kid (no se han roto la cabeza con el nombre) necesita recoger combustible para su nave espacial. Su sombrero y su paraguas mágicos le facilitarán las cosas a medida que adquieran más poderes. Es la primera vez que Humble Bundle edita un juego para consolas y lo desarrolla Gears for Breakfast. Alcanzó casi el 1000% de su objetivo de financiación en Kickstarter, o sea que de público va servido.

Moons of Madness

A primer vista, parece Firewatch cambiando los parajes de Wyoming por la primera estación científica en Marte. Luego la cosa se pone oscura y se convierte en un juego de terror que indaga en la locura lovecraftiana, un referente en el que insisten mucho, mediante los eventos Zone Out en los que el protagonista sufre alucinaciones. Estas “idas de olla” acabaran por confundir al jugador, dicen, al darle información que no sabrá si es real o no. A mi me recuerda a las visiones que atormentan al prota de Dead Space 2, pero qué sabré yo. Rock Pocket Games presumen de ser fieles al realismo científico —lo que se llama hard sci-fi—, un uso de puzzles consistente con la narrativa y un tratamiento respetuoso de la locura.

Lonely Mountains: Downhill

El nombre es autoexplicativo. Se trata de bajar por pistas escarpadas con una bici, atendiendo a los derrapes y saltos del recorrido para llegar cuanto antes a la meta sin pegártela. Los gràficos low poly y los efectos de luz y enfoque le dan un aspecto plástico muy coqueto, pero son las físicas realistas y gratificantes lo que enganchará a los jugadores, aunque en su vida hayan hecho mountain bike. Simple y efectivo. Pues eso, Montañas Solitarias: Para abajo, de Megagon Industries.
Si prefieres un juego de mountain bike más extremo y gráficos realistas, tienes Descenders de RageSquid, que promete “consecuencias reales” al tener accidentes y escenarios procedimentales.

Panoptic

Hay juegos por los que me planteo comprarme unas gafas de realidad virtual. Éste es uno de ellos y en la feria había unos cuantos más. Team Panoptes plantea un juego del gato y el ratón entre un jugador que lleva las gafas HTC Vive y el que juega con el ordenador sin gafas. El primero encarna un ser gigantesco llamado Overseer y el segundo es un hombrecito que debe evitar ser visto escondiéndose detrás de elementos del escenario o mezclándose entre multitudes de hombrecillos iguales como buscando a Wally, pero para matarlo.

Frostpunk

Desde que se presentó en el E3, lo nuevo de 11 Bit Studios ha generado muchas expectativas. Siendo de los creadores de This War of Mine pocos o ningún aval necesito para esperar algo interesante. Promete aún más dilemas morales en una situación de supervivencia colectiva, esta vez no es un grupito que gestionar sino dirigir una población que habita una ciudad-colmena hundida en un despiadado páramo helado que habrá que ir desarrollando. Las políticas que se tomen afectarán de forma drástica a la vida de los habitantes y no serán decisiones fáciles.

Scorn

Quizá con éste me la estoy jugando, está demasiado fresco el recuerdo de un título similar de cuyo nombre no quiero acordarme. Por muy acojonante -en todos los sentidos- que sea la ambientación, en su estado de desarrollo temprano bien podría resultar mediocre o no recaudar suficientes fondos. Si todo va bien, Scorn será un FPS de terror atmosférico en el que nos adentraremos en espacios cerrados salidos de una pesadilla, donde hasta las paredes están cubiertas de material orgánico y nunca sabes dónde empieza o acaba el tejido vivo. Las armas de fuego están hechas de injertos palpitantes y parece que deberemos usarlas con escasa munición para hacer volar horripilantes seres y desparramar aún más carne sobre el escenario. Exquisito.

Megaton Rainfall

Casi lo paso por alto, pero la obra del estudio madrileño Pentadimensional Games me ha sorprendido después de ver decenas de juegos parecidos entre sí. Es un simulador en primera persona de un ser superior, invencible, de inmenso poder destructivo que puede volar a velocidades más allá de la de la luz por la tierra, el sistema solar o mucho más allá. Nuestra tarea será salvar la tierra de una invasión a gran escala de alienígenas que vienen con naves y trípodes en plan La guerra de los mundos (Spielberg, 2005) y, detalle importante, evitar causar más daño que ayuda mientras les damos hostias con el poder de una bomba nuclear. La destrucción del escenario alcanza una escala sin precedentes, permite derribar todos los edificios y dejar cráteres de kilómetros de diámetro. La sensación de poder si juegas con Oculus Rift o PlayStation VR debe ser tremenda. Esto sí que es jugar en modo dios.

Los indies de Gamescom 2017. | Equilateral

 

Comments
To Top