Reportajes

Sensei: mirada inédita al desarrollo japonés

Sensei: Diálogos con maestros del videojuego japonés. | Héroes de Papel
Sensei: Diálogos con maestros del videojuego japonés. | Héroes de Papel

Editado por Héroes de Papel, esta obra de Luis García Navarro nos permite conocer a los desarrolladores japoneses como si nos estuviéramos tomando un café con ellos.

Dice Locomalito en el prólogo de Sensei que descubrió que se había enamorado de la particular forma en la que los japoneses hacen videojuegos a raíz de crecer rodeado de ellos, descubriendo poco a poco todo lo que había detrás de esas máquinas recreativas alrededor de las que se reunía junto a sus amigos. El desarrollador describe su relación personal de lo videojuegos con cierto romanticismo de modo que cualquiera que haya estado ligado a ellos desde su infancia pueda sentirse identificado: este es un mundillo al que entras como aficionado, por ocio, pero en el que te quedas atrapado por las sensaciones únicas que se desprenden de él.

“Sensei: Diálogos con maestros del videojuego japonés es una colección de entrevistas que busca expandir el conocimiento sobre el ocio electrónico a través de los principales creadores nipones de sueños, sin tropezar con las preguntas habituales condicionadas por la mordaza de los infames acuerdos de confidencialidad que imponen las grandes empresas de videojuegos. Cuando es el cariño a este medio el que impera en el diálogo, los secretos se convierten en anécdotas y perlas de sabiduría”

Descubrir la verdadera profundidad de los videojuegos es una tarea muy personal, de caminos ramificados, atolladeros, epifanías reveladoras y finales que no lo son tanto. Es una exploración en mundo abierto. Esta forma de presentar el libro de Luis García Navarro honra la labor del autor, que colabora con esa exploración ofreciendo a los lectores un nuevo arco de misiones en el que descubrir los entresijos de la industria de videojuegos japonesa; Sensei es una recopilación de entrevistas con grandes desarrolladores nipones que no sólo han modelado la historia de su propia industria, sino la de toda una generación que sigue bebiendo de los juegos de éxito que nos llegan desde el país asiático.

Sensei viene acompañado de varias postales exclusivas firmadas por sus autores. | Héroes de Papel

Sensei viene acompañado de varias postales exclusivas firmadas por sus autores. | Héroes de Papel

Y es que en Sensei no sólo podremos leer entrevistas a los creadores de sagas de renombre como Final Fantasy, Castlevania, Pac-Man o Sonic, sino que también se recogen charlas con creadores de obras más actuales que han continuado aportando su propia visión creativa al desarrollo japonés; desde fuera es fácil errar y creer que la industria japonesa actúa en bloque, produciendo una y otra vez los mismos juegos clónicos de estética similar y jugablemente poco originales. Sensei no se conforma con los tópicos, huye de los estereotipos y demuestra que la escena desarrolladora japonesa tiene influencias, modas y ambiciones muy diferenciadas entre sí.

Aunque, al mismo tiempo, muchas de las conversaciones que podemos leer en Sensei están protagonizadas por personas que no han perdido el arraigo a su cultura; una cultura servicial de la que se desprende una suerte de obsesión por satisfacer al jugador, una cultura de trabajo duro, de crunch romantizado. También una cultura en la que, como en la nuestra, no hay demasiado hueco para la mujer. Con Sensei podemos acercarnos a comprender cómo funciona la cabeza de los grandes genios, quienes en última instancia se muestran en el libro como los simples mortales que son; personas de carne y hueso que incluso después de haber cosechado un gran éxito con su obra ven raro estar hablando de ello “a un español”.

La excelente labor de traducción acerca el discurso de los desarrolladores japoneses, a quienes percibimos doblemente herméticos tanto por desarrolladores como por japoneses, creando un vínculo con el lector que entre otras cosas ayuda a ver con algo más de perspectiva la interesante conexión que se forma entre autores nipones y público occidental pese a unas diferencias en la comprensión del mundo, más que palpable en el discurso de los desarrolladores.

Sensei enseña muchas cosas: a los que no somos desarrolladores nos ayuda a entender los procesos creativos que hay detrás de los videojuegos, nos abre una puerta a la mente de los autores, y a los que hacen videojuegos les da una serie de pistas que sin duda le ayudarán en su futuro profesional. Si bien parece que el libro de Luis García Navarro está más enfocado al segundo grupo, a los que quieran aprender cómo crear videojuegos, en realidad cualquiera que esté interesado en este mundillo encontrará en Sensei una fuente de sabiduría única, prácticamente inédita, que facilitará la comprensión del medio y, de paso, el dejará con un buen número de anécdotas y curiosidades que recordar.

Comments
To Top