Crítica de Timothy vs The Aliens. | Equilateral
Críticas

Timothy vs the Aliens: invasión a ritmo de jazz

Crítica de Timothy vs the Aliens. | Equilateral

Los ganadores del Premio PlayStation 2016 a juego infantil llegan un año después con la versión definitiva de Timothy vs the Aliens, un plataformas de disparos en el que acompañar a un gánster de la vieja escuela, en la lucha por liberar su ciudad de una invasión extraterrestre.

La noche en que los alienígenas buenos llegaron a Little Fish City, Timothy fue al primero que pillaron. Un clásico caso de estar en el lugar erróneo en el momento equivocado, pero sin ningún tipo de drama o ceremonia. Un aquí te pillo, aquí te doy poderes, bajo pretexto de un futuro en que los extraterrestres malos llegarán a la Tierra y Timothy será el elegido para combatirlos. No por ser un niño especial, matizan los visitantes, sólo por ser el que más a mano estaba.

Veintidós años después Timothy es un gánster de provecho, el jefe del cotarro. Durante más de dos décadas ha puesto el regalo de los aliens al servicio de su propia ambición, aunque el recuerdo de ese lejano día en que todo cambió le visita cuando duerme y sueña. Justo lo que hacía en el momento en que se cumplió la profecía y la ciudad se lleno de color, tentáculos y ojos saltones.

Timothy vs the Aliens llega algo más de un año después de alzarse con el premio a mejor juego para niños en los Premios Playstation de 2016. Bajo el auspicio del programa PlayStation Talents de la división de Sony, los españoles Wild Sphere han aprovechado el tiempo para madurar su propuesta para los más jóvenes de la casa.

Timothy es el elegido para salvar Little Fish City. | Wild Sphere

La palabra que mejor define el juego es la de mezcla, un cóctel compuesto por dos partes de humor de Mars Attacks!, un chorrito del anacronismo de Gintama y un toque del estilo visual de Sin City. Todo ello acompañado por una banda sonora jazzera que le viene como anillo al dedo, servido en un pequeño mundo abierto por el que los jugadores, a los mandos de Timothy, irán cruzándose con diferentes personajes, resolviendo puzles y desbloqueando atajos, al tiempo que se llenan los bolsillos de dinero y algún que otro coleccionable.

A lo largo de la aventura, el protagonista deberá enfrentar las hordas de alienígenas que le saltarán al paso, cuya variedad es bastante escasa, pero cumple gracias a que la duración del título no es muy alargada. Para ello podrá emplear el variado arsenal a su disposición, desde la pistola básica a una potente escopeta, si bien la curva de dificultad no es muy exigente, algo lógico teniendo en cuenta su cualidad de juego infantil.

Las hordas extraterrestres no darán ni un respiro al jugador. | Wild Sphere

Técnicamente, Timothy vs the Aliens no es el juego más pulido que uno puede encontrarse. Las animaciones son bruscas, el Unreal Engine renquea inexplicablemente en ocasiones y la imprecisión en el manejo del titular provocará que alguna sección de plataformas se atragante más de lo que debería. Son pequeños fallitos que lastran un título que posee más potencial que el que consigue alcanzar, pero de nuevo, a ojos del público objetivo me atrevería a decir que no supondrá un gran problema.

En esencia, esta es una aventura sin demasiadas pretensiones, cuya trama lineal dará para un par de buenas tardes frente a la pantalla. Su precio, algo elevado, invita a esperar alguna rebaja, pero es una buena opción para quienes tengan niños en casa y quieran iniciarlos en el noble entretenimiento de la caza de aliens a la luz de la luna y el canto de los oboes.

Timothy vs the Aliens: invasión a ritmo de jazz
Comments
To Top

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Estas cookies son necesarias para el correcto funcionamiento de WordPress

_wc,_wp

Publicidad

Analytics

Otras