Crítica de Baobabs Mausoleum Ep 2. | Equilateral
Críticas

Baobabs Mausoleum Ep.2 quiere ser incómodo

Crítica de Baobabs Mausoleum Ep.2 | Equilateral

Baobabs Mausoleum es una experiencia chirriante, disonante, un movimiento artístico en si mismo. ¿A qué juegas cuando lo estás jugando? Ni idea, pero te lo pasas genial

Antes de la llegada del surrealismo y de Dalí, de la interpretación del subconsciente, de los relojes derretidos y de Freud en general, existió un movimiento artístico que algunos consideran el precursor de esa forma de ver el arte como un reflejo de la realidad interna de cada uno: el dadaísmo, anterior a la Primera Guerra Mundial, un movimiento cafre y contestatario, basado en la vacuidad y el escándalo, en hacer del día a día algo especial y meterse con todo y con todos. Pintores, escritores y escultores que llevaban a cabo obras “vivas”, que se reunían para producir altercados con la policía por el simple propósito de la estética, que mandaban noticias falsas a las redacciones para criticar la sociedad ávida de sensacionalismo, que colocaban un urinario en la exposición de un museo para criticar el concepto elitista del arte… En definitiva, gente que tenía un tirito dado.

Cuando critiqué la primera parte de Baobabs Mausoleum dije que era surrealista, que era una mezcla de unas tendencias oscuras y otras aparentemente naíf, una huida de lo que estábamos acostumbrados a llamar “videojuego” que se disfrutaba con una permanente cara de pasmo. Creo que erré en la definición. Baobab´s Mausoleum es mucho más descarnado, mucho más basto y al mismo tiempo efectivo, de lo que lo fueron nunca los surrealistas: Baobabs Mausoleum es dadaísmo puro.

¿A quien no le ha pasado esto en su casa? | What´s On Steam

¿A quien no le ha pasado esto en su casa? | What´s On Steam

Aquí no caben engaños: el segundo episodio de Baobabs Mausoleum es una experiencia incluso menos comprensible que la anterior. Si no te gustó la historia del primer episodio, la huida constante a ninguna parte y los puzzles absurdos esta segunda parte no va a solucionarlo. Watracio Walpurgis, nuestra simpática berenjena-vampiro-agente del FBI, continúa sus andanzas por el pueblo fantasma de Flamingos Creek aunque, eso sí, esta vez se permite tener un poco más de libertad en la ruta a recorrer. El pueblo donde desembarcamos tras nuestro periplo por todo el primer episodio es una experiencia abierta y llena de secretos, básicamente una excusa para que nos maravillemos conociendo a los personajes sin sentido y las situaciones extrañas por las que pasan sus habitantes.

Aunque bueno, realmente no estamos hablando de una sola excusa sino de dos: en esta entrega Flamingos Creek es un escenario doble dependiendo de en qué momento del día lo juguemos. Si jugamos por la noche, y me refiero a nosotros, a la vida real, visitaremos la cara nocturna de Flamingos Creek, un pueblo ligeramente más oscuro y donde los personajes estarán haciendo vida nocturna; si jugamos por el día, por el contrario, Flamingos Creek nos mostrará su cara diurna aparentemente más relajada. Esta mecánica de día y noche parece que va a ser una de las nuevas marcas del juego, y tendremos que aprender a desenvolvernos en ella so pena de quedarnos muy, muy atascados. Por otra parte las mecánicas generales se mantienen: ese point and clik + RPG de 16 bits + FPS + whatever que era la seña de identidad del juego en la primera parte lo seguirá siendo en esta segunda.

De noche se monta un guateque curioso en la iglesia. | Wha´s On Steam

De noche se monta un guateque curioso en la iglesia. | What´s On Steam

El batiburrillo que siempre ha sido Baobabs Mausoleum vuelve a la carga en esta segunda parte con un arranque ya in situ, a diferencia del primer episodio: Watracio, atrapado en el pueblo, comienza a buscar  a la chica del bar mientra el chico lunar va descubriendo más y más de oscuros planes que envuelven al pueblo. No nos libraremos de las tareas absurdas en esta nueva entrega, que continuará dejándonos con la miel en los labios y sin saber muy bien qué cojines está pasando.

Hay una constante, eso sí, que une ambas obras y que se me ha desvelado como un flechazo en esta segunda parte: Baobabs Mausoleum es una experiencia intencionadamente ortopédica. Por increíble que me parezca entre su humor bizarro, su sonrisa macabra y su mezcla delirante de conceptos se esconde un cierto mensaje, una intención, que aprobarían los dadaístas más recalcitrantes. Baobabs Mausoleum trata intencionadamente de ser incómodo, trata de tener zonas molestas, de enfadar al jugador… E incluye todo eso en su propia narrativa como algo natural. Nos viene a decir un mensaje que tiene muchas interpretaciones dentro de su mundo lleno de alegorías extrañas, pero nos lo transmite de la forma más cafre que ha podido encontrar para ello.

Tron y American Mgees Alyce tiene cabida también en esta entrega . | What´s On Steam

Tron y American McGee’s Alice tiene cabida también en esta entrega . | What´s On Steam

Acabo la crítica de este segundo episodio diciendo que solo puedo esperar a que salga el tercero, no se me ocurre con qué piensan sorprendernos ahora Celery Emblem y Jacob Jazz, pero estoy seguro de que la tercera parte de esta locura (y en teoría la última) no me va a dejar indiferente.

Baobabs Mausoleum Ep.2 quiere ser incómodo
Comments
To Top