Indiespaña

Crónica de Valencia Indie Summit: els jocs de la terreta

Valencia Indie Summit: els jocs de la terreta | Equilateral
Valencia Indie Summit: els jocs de la terreta | Equilateral

Los pasados días 1 y 2 de marzo se celebró la primera edición del Valencia Indie Summit en la capital valenciana. El evento se presenta como una forma de conectar a los desarrolladores independientes de la zona tanto entre ellos como con la ciudad. Desde Equilateral nos acercamos a visitar este evento.

En esta primera entrega, organizada por el Cercle Valencià dels Videojoc, antes de su arranque se habían inscrito ya unas cuatrocientas personas, contando desarrolladores y visitantes. Los asistentes tuvieron la oportunidad tanto de acudir a charlas y mesas redondas de desarrolladores nacionales - junto algún invitado internacional como Jana Palm de Stugan -  como de probar demos de proyectos, la mayoría creados en la Comunidad Valenciana.

El evento tuvo lugar en el edifico Las Naves de Valencia, unos antiguos almacenes de grano cercanos al puerto marítimo que, lejos de su antiguo propósito, buscan, con el apoyo del ayuntamiento, convertirse en lugar de referencia para la innovación social, cultural y tecnológica de la ciudad. Así pues, no es de extrañar que fuera la localización escogida para un evento centrado en videojuegos, ya que ambos comparten el espíritu de impulsar el crecimiento de la escena local y convertir a Valencia en un centro de referencia tanto a nivel nacional como internacional. Y para transformar Valencia hacen falta esta clase de eventos pero, además, también es necesaria una radiografía de la situación actual, saber desde donde se parte. Por ello, en la presentación del evento, se habló sobre la puesta en marcha de la elaboración del Libro Blanco del Videojuego en la Comunidad Valenciana: una iniciativa conjunta de diversas entidades públicas, incluyendo el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana, que pretende realizar un diagnóstico del tejido empresarial existente, lo producido, las necesidades de cara al futuro y los eventos que se celebran en la zona.

Esta situación actual de la industria del videojuego en la Comunidad Valenciana fue el tema de la primera mesa redonda del evento. Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la región es la falta de un tejido empresarial apropiado, que atraiga la inversión y permita que los desarrolladores locales puedan vivir de su labor. Asímismo, existe el problema a nivel nacional de que no se perciben los videojuegos como oportunidad de negocio y que las ayudas públicas para desarrollo son muy exigentes  -e incluso puede pasar mucho tiempo desde que se solicitan hasta que se reciben-, por lo que la tarea de financiarse es difícil y para los estudios pequeños todavía más. El resumen es que existen una serie de problemas estructurales y estos quedan confirmados cuando se pregunta a gente del exterior por su visión, ya que comentan que hay mucho talento infrautilizado. Pero no todo está perdido, Valencia Indie Summit pretende ser una primera piedra en un camino para hacer más fuertes a las empresas, atraer las miradas de inversores exteriores u organismos públicos y, en definitiva, convertir la escena independiente de Valencia en algo sólido y cohesionado.

Y una de las cosas más imporantes para hacer de Valencia un lugar atractivo es resaltar la fuerza de los proyectos de la región. Por ello, junto a las conferencias planteadas, se organizaron los Valencia Indie Awards, que contaron con más de cincuenta participantes; de entre ellos se escogieron los que se pudieron probar en el evento. Así pues, se habilitó otra sala en Las Naves para albergar decenas de versiones de prueba de juegos de modo que los visitantes y desarrolladores pudieran conocer de primera mano la calidad de los productos locales. Finalmente, el viernes se entregaron los galardones con forma de paella, algo que era prácticamente obligatorio al ser premios que se entregan en Valencia.

Moonlighter, Deiland, Monogolf y Etherborn.

Moonlighter, Deiland, Monogolf y Etherborn.

El premio a mejor juego de PC recayó en Moonlighter, de Digital Sun. Un juego en el que alternamos dirigir una tienda, un poco en la línea de Recettear, con exploración de mazmorras para conseguir materiales y descubrir la historia de la región. El tiempo que pudimos probarlo confirmó las buenas sensaciones que ya transmitía hace tiempo, con sus bonitos sprites y exploración simple pero efectiva, y sólo queda esperar unos meses para la oportunidad de jugarlo tanto en consolas como PC.

Deiland de Chibig se llevó el premio a mejor juego de consolas. Un juego encantador inspirado en El Principito que ya salió en móviles pero que, gracias a Playstation Talents, ha podido sacar una nueva versión en Playstation 4 y PC. En él debemos cuidar nuestro propio planeta construyendo edificios y plantando cultivos, además, respecto a la versión para móviles, añade mayor profundidad en las mecánicas e historia. Tiene también el honor de ser el primer juego de Playstation 4 en valenciano, un detalle precioso, y, como nota curiosa, el primer día del evento coincidió con su estreno en Playstation 4.

El premio a mejor juego de móviles fue entregado a monoGOLF, disponible gratis en Android. Un juego de minigolf en el que tenemos vidas limitadas para poder meter la bola en todos hoyos que podamos, con el pequeño detalle de que cada uno debe resolverse de un único disparo y una vez se agotan las vidas toca empezar de cero.

Etherborn de Altered Matter fue el ganador a mejor arte. Un juego en el que gracias al poder de alterar la gravedad se pueden recorrer sus niveles en búsqueda de la voz que el personaje que controlamos ha perdido. Gracias a sus escenarios flotantes de arquitectura intrincada y paletas de color muy bien escogidas consigue transmitir esa sensación de estar viviendo un sueño.

Timothy vs the Aliens, Clarisse, Rise and Shine y Disembodied.

Timothy vs the Aliens, Clarisse, Rise and Shine y Disembodied.

Timothy vs the Aliens de Wild Sphere, se llevó el premio a mejor sonido gracias a la banda sonora al ritmo del jazz que acompaña a Timothy mientras lucha contra la invasión alienígena. Se trata de otro juego de PS4 publicado gracias al apoyo de PS Talents y que, al igual de Deiland, tiene un ojo puesto en los más pequeños de la casa, como ya comentamos en la crítica publicada en Equilateral.

Gracias a Clarisse, Not Human Games se llevaron el premio a mejor narrativa. Una aventura gráfica en la que controlamos a una inteligencia artificial, llamada Clarisse, que ayuda a su creador. En la demo llamaba la atención como vemos la sala desde los ojos de la IA y el doctor nos habla en segunda persona, algo no muy usual en un género que suele recurrir más a controlar personajes en tercera persona. Hace un tiemplo, en Equilateral publicamos una entrevista a sus creadores.

El premio Espacio Arcade a mejor juego valenciano recayó en Rise and shine de Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team. Una combinación de shooter en dos dimensiones, bullet hell y plataformas que es una delicia visual. Ya salió en PC y consolas pero ahora prepara su lanzamiento para Switch, por lo que se pudo probar esta nueva versión.

Finalmente, el público votó por su favorito y este fue Disembodied de Berlin:By:Ten, un grupo antiguos alumnos de la U-Tad. Un juego de acción, puzzles y plataformas, con el que es difícil no pensar en Medievil, en el que controlamos a un esqueleto que debe cargar con el cráneo del señor del inframundo y protegerle siempre que pueda.

La sala para jugar.

La sala para jugar. | Equilateral

Pero los ganadores no fueron los únicos juegos presentes, también pudimos probar otros como Max & the book of chaos de Orenji Games: un juego de acción, que recuerda en dinámicas a cosas como Pang o Metal Slug pero que se centra en la supervivencia contra oleadas de enemigos. Otro de ellos fue Tower Princess, que, aunque la demo estaba limitada dado que se están centrando en preparar el núcleo jugable, pretende ser una mezcla de plataformas y acción con niveles y personajes generados procedimentalmente. También estuvieron presentes DevilishGames con Path to Mnemosyne, que cuenta un apartado artístico surrealista que recuerda a dibujos hechos a lápiz y una jugabilidad que parece fusionar la dinámica de los juegos de runner infinitos con rompecabezas.

Juegos como FOS, de Mad Controller, sirven como muestra del poder de las jams para sacar pequeñas ideas con las que crear posteriormente un juego mayor, en este caso se desarrolló durante la Global Game Jam de este año. En él un haz de luz debe moverse a oscuras en un tiempo limitado por el nivel hasta la meta sin tocar las paredes, conseguirlo es más difícil de lo que parece. Y en la misma jam nació RipIt de Aftermind: un juego que recuerda tanto en estética como funcionamiento básico a lo planteado con los BIT.TRIP pero que va un paso más allá con la inclusión de un segundo personaje que se controla simultáneamente. Ahora bien, la gracia está en que el segundo personaje imita los comandos del primero con un ligero retraso y cada uno sortea unos peligros diferentes, por lo que se complica bastante la tarea.

Tristemente, por problemas de tiempo, no pudimos ver todo lo que nos hubiera gustado pero el evento dejó en evidencia el talento que hay en Valencia. Como dijeron al principio de todo, esperemos que esto sirva para asentar unas bases con las que contruir una escena regional mucho más fuerte y se convierta en un referente a nivel nacional e internacional. De momento, esperamos noticias de una futura edición para ver la evolución del evento y si han conseguido avances desde entonces.

Comments
To Top