Indiespaña

Comienza Rayuela de Arena, una game jam sobre mitología y religiones

Logo de Rayuela de Arena. | Rayuela de Arena
Logo de Rayuela de Arena. | Rayuela de Arena

Rayuela de Arena es una game jam sobre mitos y religiones inspirada en Borges y Cortázar que se extenderá durante todo el mes de agosto.

El próximo miércoles 1 de agosto dará comienzo Rayuela de Arena Game Jam, una competición de desarrollo de videojuegos que retará a los autores a crear obras interactivas con una curiosa temática: mitos y religiones. Al contrario que la mayoría de game jams, este evento no durará un fin de semana, sino que se extenderá a lo largo de todo el mes de agosto. Una vez finalizada, los usuarios podrán jugar, votar y dar feedback a los desarrolladores durante todo el mes de septiembre. Será entonces cuando se decida quién ha conseguido dar forma al Mejor Juego Narrativo de esta jam.

Aunque la competición de desarrollo empiece en agosto, Rayuela de Arena ya lleva un tiempo en marcha: sus organizadores principales, Eduardo Sánchez de CreativeWhisper y Ruber Eaglenest de Textualiza, han coordinado toda una serie de actividades online enfocadas a divulgar y tutorizar a los participantes y no participantes para que amplíen sus conocimientos sobre el desarrollo de videojuegos narrativos. Ponencias, mesas redondas, tutoriales, entrevistas, artículos de divulgación… Rayuela de Arena nos ha dejado una cantidad tremenda de material de interés incluso antes de empezar. Ese material está disponible de forma gratuita en el índice de contenidos del evento online. Lo último que han publicado es una entrevista de una hora con Enrique Cabeza, game designer de Blasphemous:

En cuanto al tema, los organizadores de Rayuela de Arena se han inspirado en “dos grandes escritores de las letras hispanas que compartían una enorme fascinación por la mitología y la religión”: Borges y Cortázar.  Cualquier videojuego que utilice esos temas como eje central de su narrativa es válido para esta jam, ya sea focalizando su historia en una mitología existente, inventando una nueva, aprovechando ciertos recursos religiosos o tocando la ausencia de fe. Como dicen sus organizadores, “la idea del mito o de la religión (o la ausencia de la misma) debe estar en el punto central de la historia que el juego narre, pero el modo de incluirlo es a total discreción del creador o creadores”.

Comments
To Top