Crítica de Baobabs Mausoleum. | Equilateral
Críticas

Baobabs Mausoleum Ep.3 y el concepto del círculo

Crítica de Baobabs Mausoleum. | Equilateral

Un episodio 3 tan delirante como los anteriores… y una formula que quizás se ha quedado un poco vieja. Baobabs Mausoleum se despide a lo grande, cerrando un círculo.

Pocos juegos han conseguido causarme una mezcla tan grande de curiosidad, interés e incomodidad como Baobabs Mausoleum (del cual ya critiqué su primer y segundo episodio). La gamberra historia de una Berenjena Vampiro agente del FBI y sus andanzas en un pueblo fantasma llega a su fin en esta tercera entrega… y con ello es inevitable dar un paso atrás e intentar ver la obra en su conjunto.

Un bucólico desentierro, con todos los familiares ardilla del fallecido cantando. | Equilateral

Un bucólico desentierro, con todos los familiares ardilla del fallecido cantando. | Equilateral

Para empezar, y vaya por delante, este capítulo de la saga es más de lo mismo: más delirante absurdez, más momentos cafres, más puzles sin sentido y personajes que nos hablan desde la ribera de la cordura. La fórmula a la que ya nos tenía acostumbrado el primer juego de la saga se repite, solo que con menos acierto esta vez, quizás porque ya haya perdido frescura. Lo que hizo grande al primer capítulo de la saga, esa idea absurda de entremezclarlo todo a ver qué pasa e intentar no pensar mucho en un hilo conductor serio, sigue ahí… pero ha envejecido mal.

En el segundo episodio teníamos una cierta libertad de movimiento, muy de agradecer, que mejoraba al primer capítulo de la saga: el camino no era exactamente lineal y podíamos resolver los puzles un poco a nuestra bola. En esta tercera entrega, sin embargo, volvemos a la dicotomía del primero, en el cual los rompecabezas se van sucediendo según un camino predefinido del que no podemos salir. Esta vuelta a los inicios no le ha hecho mucho bien al juego, y si a eso le sumamos que los controles no han mejorado prácticamente nada…

Los minijuegos, en esta ocasión, han estado desacertados. Especialmente este, que es una pesadilla. | Equilateral

Los minijuegos, en esta ocasión, han estado desacertados. Especialmente este, que es una pesadilla. | Equilateral

Pero bueno, vayamos por partes: el tercer episodio de Baobabs Mausoleum dura unas dos horas, más o menos, y continúa la estela de sus predecesores. Todo empieza tal y como uno se esperaría que empezara algo tan absurdo como esto: con un juego-vídeo (rollo Dragons Lair) de los desarrolladores jugando con una berenjena. Ya va apuntando maneras la cosa. A partir de ahí, no obstante, todo se va un poco a pique: los minijuegos comienzan a tener controles realmente pésimos (hay un momento de conducir un cochecito mientras atropellamos seres indescriptibles que… dios mío, imágenes en blanco y negro de Vietnam) y la historia deja de tener el más mínimo hilo conductor.

La idea principal del juego, lo que siempre le había añadido algún cierto valor, era el sentimiento agridulce de estar progresando en el pesadilloso mundo de Flamingos Creek. La historia, aún con sus momentos de simple desconcierto, mantenía una línea mínimamente lógica, y era en realidad lo que te hacía seguir pasando por cada una de las desternillantes ocurrencias de Jacob Jazz. Todo eso se pierde en esta entrega. Sin un mínimo de hilo conductor, con un personaje que ya directamente deja de ser «esa luz de coherencia en un mundo loco», el efecto chocante de todo el juego queda diluido en un simple «Meh». Y el gameplay nunca fue precisamente su fuerte.

Situaciones normales, del día a día, cosas cotidianas... justo lo que nos falta en este título. | Equilateral

Situaciones normales, del día a día, cosas cotidianas… justo lo que nos falta en este título. | Equilateral

Y con esto llegamos a la pregunta que yo mismo me he hecho unas cientos de veces ¿Merece la pena Baobabs Mausoleum? Los tres episodios al completo son un viaje sin sentido por las profundidades de la psique de un loco. Algo así como un Alguien voló sobre el nido del cuco en formato audiovisual. Desde su intrigante principio hasta su más que absurdo final, Baobabs Mausoleum vive con la intención de sorprendernos, de hacernos reír, y eso sin lugar a dudas lo consigue. Para mí este último es el peor de los tres episodios que componen la experiencia pero… ¿quién soy yo para juzgar? ¿Se puede siquiera juzgar algo como esto?

Lo único que puedo decir sin temor a equivocarme es que el círculo se cierra con esta última entrega, que como experiencia jugable no he encontrado nada igual y que, si tenéis la oportunidad de jugar a toda la saga por un precio módico le deis un tiento. Quizás no sea lo que buscáis, pero ¿Como vais a saberlo sin caer en la locura de Flamingos Creek?

Baobabs Mausoleum Ep.3 y el concepto del círculo
Comments
To Top